Hay tipos que siendo flacos caen pesados como el plomo; en cambio, otros, gorditos, siempre encuentran acomodo

Por • 3 Feb, 2013 • Sección: Tribuna Abierta

¡Tic tac tic tac tic tac tic tac tic tac…!

Al parecer, Potamito y El Flaco -valgan sin “”- están asustaos como palo´e gallinero porque Dios(dado) y (San) Nicolás pueden descorrerles el velo y exhibirlos ante el pueblo, tal cuales son exactamente: como el gas de los pantanos.

Cuando entran en juego las escalas de valores que cada quien defiende, eso del bien y el mal se torna en pugilato de clases porque la postura de cada quien, ante lo que debe ser incorrecto y/o correcto, se torna irresoluto, mas, ponernos de acuerdo, siempre será posible mientras el pueblo pobre no sea quien pague los platos rotos.

Los valores neutrales suelen conducir inequívocamente al guabineo y, en consecuencia, a llevar a la sociedad a un callejón sin salida. Valga aclarar que nuestro partido PSUV no tiene ni debe tener bajo pretexto alguno, tal o cual determinado modelo de persona ideal ni mucho menos un modelo de sociedad que no sea la que el propio pueblo decida; no obstante, el hombre nuevo es una formidable propuesta de persona de pensamiento abierto, flexible, crítico, fundamentado en valores de solidaridad y cooperación, de tal modo que asuma la defensa patria, ante el ataque brutal de oligarquías como Primero Justicia de Julio Borges y Capriles Radonsky.

Parece ser que, una vez más, hay evidencias de que “El Julio Borges” junto con “El Henrique Capriles” -ambos, supuestos pranes de “Primero Justicia”- discrepan, por el control de la banda.

No obstante, hay tipos que siendo flacos, caen pesados como el plomo -helos ahí una muestra-, mientras que otros, gorditos, siempre encuentran acomodo.

Guillermo Guzmán
oceanoatlanticoguillermo@gfmail.com



Tu opinión es importante. Escribe un comentario