La seguridad ciudadana (DIBISE), el teléfono celular y los rezagados de la Metropolitana (Al Sr. Luis Fernández)

Por • 2 Feb, 2013 • Sección: Tribuna Abierta

Hoy vengo cual agricultor de sueños y esperanzas, a tratar en lo posible, crear un poquito de consciencia en nuestros camaradas guardianes de la patria, en la figura de POLICIA NACIONAL BOLIVARIANA, en tal sentido debo expresar que; hay momentos de mi vida en la que me pregunto:

¿A qué responde el hecho de los ataques y los asesinatos de nuestros funcionarios de la Fuerza Policiales del País?

Y en varias oportunidades he llegado a la irresponsable conclusión de contestar, que eso responde a varios supuestos. Pero, como para que nadie llegue a pensar que mi escrito obedece a una visión estrecha de mi poca capacidad de análisis y/o de síntesis en cuanto a esta eventualidad; antes de presentar, exponer o plasmar uno de los supuestos, me voy a permitir referir un hecho que sucedió hace mucho, muchos años atrás, en cuanto al hecho de no saber ni conocer a la personas que tenemos a nuestro lado o en frente.

Es el caso a referir se refiere a un muy apreciado amigo de la infancia, pero luego, no tanto de mi adolescencia…por razones meramente de principios…de nombre Enrique Landaeta; y quien luego mas tardes adoptaría el remoquete o apodo de “IKA”. Enrique Landaeta o IKA, era o fue, en su momento uno de los delincuentes más aguerridos del sector donde habitaba y lógicamente de la parroquia, y estoy hablando de la parroquia San Agustín en su parte sur, pero mucho más allá de eso, “IKA” tenía una ventaja a su favor, y es el hecho de que, a pesar de su alto renombre en las filas de la delincuencia y sus grandes hazañas criminal, a este personaje, cuando los funcionarios de los cuerpos policiales de la época, lo capturaban y lo retenían en los antiguos módulos policiales de la también antigua Policía Metropolitana…y cuando funcionaban el grupo policial de represión mal llamados PANTANEROS…estos se veían en la obligación de ponerlo en libertad, debido y motivado al hecho de que solo conocían a “IKA” por su apodo y no por el nombre de pila como el de Enrique Landaeta, amén de que los señores funcionarios, no contaban con una foto del susodicho hampón, ni siquiera como retrato hablado.

El cuento es más largo, pero lo dejo hasta aquí para poder referirme al caso que me trajo a mi trinchera de luchas interminable, donde se ganan más enemigos que aliados en razón de las luchas por la razón lógica de diversidad de pareceres.

El hecho cierto camarada Luis Fernández (Director General de P.N.B), es que algo paso con nuestra Policía Nacional Bolivariana, porque al igual que el caso referido de mi amigo “IKA”, le sucedió a la ese cuerpo policial, y se lo explico en pocas palabras: y es que; así como sucedió con el caso de “IKA”, de esa misma manera sucedió con algunos funcionarios de la extinta policía metropolitana, que varios muchos de los funcionarios metropolitanos, que tuvo que absorber la Policía Nacional Bolivariana, estaban afectados y contaminados de corrupción, pero como no reposaban en los archivos denuncia alguna contra estos funcionarios, lógicamente había que presumirlo inocentes, es así, como ahorita tenemos que ver situaciones, que por razones meramente jurídicas legales, no estoy en la condiciones de referir, debido y motivado a que no poseo los elementos de convicción para plasmar cierta y determinadas actividades delincuencial de algunos funcionario, que bajo el manto de la noches cometen sus delitos.

Por otra parte camarada Luis Fernández, está el bendito problema con casi todos los funcionarios y sobre todo las funcionarias, mejor dicho, y para que suene más bonito, los SERVIDORES y SERVIDORAS públicos y publicas, que tienen el deber sagrado y consagrado en la constitución de velar por la seguridad de los ciudadanos de esta Republica Bolivariana de Venezuela, y estos muy señores y señoras, en lugar de estar realizando sus labores como Dios manda, solo se la pasan metidos y metidas de cabeza en el bendito chat de los BLACKBERRY (que muchos de ellos cargan hasta tres teléfonos al mismo tiempo), que ostentan todos y cada uno de ellos y ellas, y se olvidad que mucho más allá del teléfono celular existe una población que esta habido de respuestas contundente en contra de la delincuencia. Si no me lo quieres creer a mi camarada Luis, solo revise los videos del circuito cerrado de seguridad del Metro de Caracas, ahí encontraras la respuesta y las pruebas de lo que digo. No es un chisme, es una prevención

Lo más triste camarada Luis Fernández, es que mientras estos camaradas efectivos policiales, están en un constante chateo por sus teléfonos celulares Blackberry, en los alrededores están sucediendo cualquier cantidad de eventos, incluso camarada, podría especular y llegar a decir, que varias de las muertes o asesinatos de estos camaradas, pudiera ser producto de este tipo de descuido, que se ha convertido en una constante en nuestro camaradas Servidores Policiales. No es un chisme, es una prevención

Y como para salvar mi integridad, puesto que mi rostro y figura, aparece asignado a mis escritos en las páginas web de información alternativas, solo espero no llegar a ser víctima, de algún montaje por parte de los diseñadores de expediente, y en cualquier momento aparezca involucrado en algún caso inventado, por los señores funcionarios que no aceptan ser descubiertos en sus hazañas delincuenciales, y luego entonces como para amedrentarme quieran hacerme pagar por pajuo y chismoso, espero este atento a estas observaciones que ciudadanamente le ofrezco y se hagan los correctivos del caso o de los casos. No es un chisme, es una prevención

No siendo otro el objetivo del presente documento, quedo de usted muy atentamente y muy pendiente de cualquier respuesta. No es un chisme, es una prevención

CHÁVEZ sigue siendo, el camino y la razón
Sin CHÁVEZ ni patria, ni revolución que valga

JESUS CHUA ESPINOZA
cabacote@gmail.com



Tu opinión es importante. Escribe un comentario