Mosca que golpistas aceleran el paso

Por • 1 Feb, 2013 • Sección: General

Al cumplirse 14 años de la muerte del puntofijismo, que azotó a Venezuela por más de 40 años y dejó más de 10 mil torturados, asesinados y desparecidos políticos, la amenaza contra la revolución bolivariana toma las mismas características de 2002, donde la oposición fascista alimenta y multiplica los escenarios en busca de generar eventos que provoquen la ingobernabilidad y la intervención externa, cuya gendarmería está presta para caer sobre la presa, que está hoy más que nunca en la mira del imperio.

Esa presa no es otra que la República Bolivariana de Venezuela, cuyo “mal ejemplo” ha contaminado al continente y a buena parte del mundo entero, Asia, África, Medio Oriente e incluso Europa, donde los pueblos, como el caso de Andalucía en España, está organizándose para fortalecer y proyectar el poder popular, contra la monarquía corrupta, entreguista y represiva.

El mal ejemplo, y los pecados cometidos por la Venezuela bolivariana, liderada por el Comandante Hugo Chávez Frías, son: Aliarse con la hermana Cuba martiana , para desarrollar programas conjuntos para el beneficio de ambos pueblos, declararse independiente de cualquier tutelaje colonial, romper sus relaciones con el Fondo Monetario Internacional y promover alternativas, contra el vampiro imperial, para la región sur. Echar del territorio a los capos del narcotráfico, ocultos tras las siglas de la DEA, que durante su permanencia en el país, jamás se capturó a un jefe de cártel y mucho menos se hicieron grandes decomisos de estupefacientes, como ha ocurrido, desde que el Estado venezolano, prescindió del convenio con el norte.

Echar de Fuerte Tiuna a los oficiales espías del Pentágono, que dominaban todo el terreno estratégico de la Fuerza Armada Nacional, de la IV República, que no podía tomar decisiones sin consultar a los gringos. Abolir los convenios de la apertura petrolera, que entrega en bandeja de oro, nuestras riquezas energéticas y mineras alas transnacionales, saqueadoras del mal llamado Tercer Mundo. Promover la ALBA, para oponerla al ALCA del imperio, aupar a UNASUR, como bloque liberador de los países bolivarianos, de la bota imperial y finalmente impulsar la creación de la CELAC, para cristalizar los sueños de nuestros libertadores, abortados con el saboteo al Congreso Anfictiónico de Panamá, por parte de Estados Unidos. Crear Petroamérica y Petrocaribe, para evitar que las transnacionales continuaran expoliando a nuestros hermanos de la gran patria, con el comercio de combustibles, abrir las puertas del continente a socios, como Irán, China, Rusia, Biolurrusia, India y al Mundo Árabe . Lanzar al espacio dos satélites, uno de ellos para vigilar la integridad de nuestro territorio. Erradicar el analfabetismo y crear las misiones educativas, para darle oportunidad al pueblo de formarse y tomar conciencia a cerca del verdadero enemigo. Erradicar casi en su totalidad la pobreza y disminuir la pobreza crítica a una mínima expresión. Dotar al pueblo de un sistema de atención a la salud y cumplir las metas del milenio, potenciar el deporte y hacer de Venezuela, una referencia musical a través del sistema nacional de orquesta infantil y juvenil.
Este mal ejemplo lo han seguido otros pueblos del continente que han aceptado la alianza con nuestro país, para fortalecer lo que se ha constituido en un bloque económico, cultural, político y militar, que se presenta ante el mundo como un sólido interlocutor y no dividido como lo hacía antes. Eso no lo perdona el imperio y por eso azuza sus jaurías tanto en el ámbito internacional como nacional y para
muestras un botón.

No hay más que pasearse por el discurso de la canalla mediática, que se construye sobre la base de “una crisis política”, que no existe, porque la ausencia física del Comandante Hugo Rafael Chávez Frías, en absoluto ha incidido en el accionar del gobierno, cuyo tren ministerial, guiado por el Vicepresidente Ejecutivo Nicolás Madura, sigue ejecutando el proyecto de la patria, para lo cual se reúnen semanalmente con el presidente, en su centro de recuperación de la Habana Cuba.

Pero hagamos un panéo por lo que está ocurriendo: En el parlamento, la batuta de la desestabilización
la lleva la bancada de un partido, cuyos integrantes ahora se están erigiendo en ayatolah contra una supuesta “corrupción”. Se olvidan estos señores que son hijos de un parto, producto de los cobres que la madre de uno de sus fundadores le expropió a PDVSA, cuando era gerente de Asuntos Públicos en tiempos de la IV República y su inmaculado hijo era también funcionario y entre ambos se cobraron y dieron el cambio y fundaron Primero Justicia. Por ahí anda rodando el fascimil del cheque, emitido y cobrado de manera ilícita.
En el ámbito internacional, vimos la canallada de El País de España, devenido en vocero del franquismo. Pero no contentos con ese artero ataque contra el presidente Chávez, su familia y el pueblo venezolano, ahora lo corea la Human Rights Watch, una descalificada falange internacional pagada y mantenida por la CIA a través de sus fachadas, cuyo vocero para América Latina, es un chileno, chulo del Departamento de Estado que fue declarado persona non grata por el pueblo venezolano.

La misión de la HRW, por sus siglas en inglés a nombre de la cual habló el pinochetista José Miguel Vivanco, es una organización desestabilizadora de las democracias en el mundo y se abroga roles que no le corresponden, como en el caso de Venezuela, a quien señala como el vigésimo séptimo país mas corrupto del mundo y donde según su informe de 2012, el Ejecutivo Nacional, tiene secuestrado el resto de los poderes y, descalifica la soberana decisión del Tribunal Supremo de Justicia, en cuanto a la juramentación del Comandante Hugo Rafael Chávez Frías, como presidente reelecto. Cuestiona y descalifica a la CELAC porque nombró presidente pro témpore al presidente cubano Raúl Castro y porque se reúne sin Estados Unidos y Canadá.

La HRW de Vivanco, denuncia y cuestiona a todos los países del ALBA y a los que no se arrodillan ante Estados Unidos de Norteamérica, pero calla e ignora lo que representa para los derechos humanos en el mundo el antro de tortura, crueldad y muerte que es la base naval gringa de Guantánamo.

Vivanco siempre ha estado bajo la égida del billete verde, antes de tener la beca de fachada HRW, era abogado de otra fachada del Departamento de Estado, la Comisión de Derechos Humanos de la OEA, también pagada y sumisa del imperio.

Esta corrupta organización tiene también sus voceros en Venezuela y aliados como Transparencia Internacional de Venezuela, de la señora Ospina, que está arremetiendo contra la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, Control Ciudadano de Rocío San Miguel, Instituto de Estudios Parlamentarios “Fermin Toro”, donde estuvieron los profetas Diego Baptista Urbaneja, Ramón Guillermo Aveledo y María Corina Machado y decretaron la muerte de la revolución, la Casa Arturo Uslar Pietri, donde Antonio Ecarri fue a descalificar al Consejo Nacional Electoral y toda esa caterva de ONGs, que organizan conciliábulos contra la estabilidad democrática de Venezuela y que todos los días gozan de generosos espacios en Televen, Venevisión y Globovisión y en la gran vorágine de medios impresos y radioeléctricos, ni hablar.

A esto se añade la alianza pública, notoria y comunicacional de la derecha venezolana, con un ex narco presidente colombiano, para invadir a Venezuela con paramilitares, que paulatinamente se alojan en nuestras barriadas y zona campesinas, donde pasan como humildes refugiados o trabajadores.

El titulo de este artículo, no fue traído por los cabellos, sino como un llamado de atención a toda la militancia revolucionaria, para que organicemos los comandos por la defensa de la revolución, para estar mosca porque los golpistas aceleran el paso.

Cástor Díaz
Periodista
CNP 2414
cd2620@gmail.com



Tu opinión es importante. Escribe un comentario