¡Dale más duro Maduro!

Por • 30 Ene, 2013 • Sección: Tribuna Abierta

La diferencia entre la defensiva y la ofensiva es una lección que aprendimos de Chávez.

Yo almuerzo en una taguara de un portugués cerca de mi oficina, todos los días, el portu es escuálido de punta a punta y tiene
tremendo plasma de 48 pulgadas colgado justo enfrente de la barra donde me sirve la sopa de res que suelo comer de lunes a viernes.
Es mi dosis de Globovisión diaria.

Hoy pasaba Globovisión anaqueles de mercados completamente vacíos.

No hay pollo decían. Obviamente no podía dudar de que los anaqueles estaban vacíos porque los estaba viendo.

Leyendo luego Un Grano de Maíz de hoy, el compa decía que había un golpe en marcha. Yo lo vi, es verdad.

Globovisión insistirá en jugárselas todas en este momento de nuestra historia donde el comandante está afuera. A ellos les convendría que los cerráramos, armarían la alharaca del siglo.

Luego salieron los huelguistas de la OEA, encadenados y amenazando con radicalizar sus protestas.

Yo solo estuve allí una media hora y salí con una gran arrechera, cada día están mintiendo y manipulando.

Pregunto si no será posible que hagamos algo. En estas elecciones se podría pedir anexar una consulta popular en donde llega la señal de este partido político llamado Globovisión y consultar democráticamente si le revocamos la concesión.

Un concierto muy bien dirigido está llevando lentamente a Venezuela a un clima desestabilizador. No se puede seguir a la defensiva, hay que darle respuesta, hay que atacarlos, hay que usar esta constitución como arma para defendernos.

Ni un preso en Táchira, ni un reclamo por haber promovido el motín en uribana, ni un preso por acaparamiento, nada. Ellos siguen mientras apostamos a la calma.

Yo no soy quien para decirle nada, solo soy un Chávez más que almuerza donde un portugués escuálido que se le revuelve la comida en la barriga al ver cómo avanzan los enemigos día a día.
Un Chávez de los ocho millones de Chávez que estamos dispuestos a dar la batalla y apoyar lo que usted diga para enfrentar a estos cabilleros que tienen por detrás al mismo imperio de siempre.
Yo no le pido a Chávez que se apure, lo contrario, tan lleno de esta calma tan difícil y dolorosa como la de todo mi pueblo, pero me atrevo a pedirle a usted, mi camarada Nicolás, carajo, que le más duro!!!

¡Patria Independiente y Socialista, Viviremos y Venceremos!

Raúl Bracho
brachoraul@gmail.com
@hombrenuevo



Tu opinión es importante. Escribe un comentario