La revolución hiperbárica

Por • 28 Nov, 2012 • Sección: Tribuna Abierta

Con el susto que seguro todas y todos tuvimos, salí corriendo a ver que carajo era eso que se iba a hacer mi comandante en Cuba. Google termina siendo el destino de quienes tenemos prisa para saber algo que no sabemos, a pesar de ser tremenda transnacional imperial, todos terminamos usándolo y dejando a un lado al viejo y gordo Larousse, bueno.

Primero les diré que ese terror que sentí ante la negada posibilidad de que se nos enfermara de nuevo nuestro jefe, se me ha aliviado un poquito, no del todo. Quiero que Chávez vaya a Cuba a ver a Fidel no a otra cosa, ya basta de fantasmas, Chávez tiene prohibido por el amor de todo su pueblo, volver a enfermarse.

Luego diré que eso de las cápsulas hiperbáricas, que parecen de los suplementos de superman, es algo que nos devolverá a un Chávez que tendrá oxígeno para meternos corriente los seis años de gobierno que asumirá en Enero próximo.
Es igualito a lo que el nos hace, de allí mi título para mi nota: sobredosis de oxígeno en nuestro torrente sanguíneo, cosa que Chávez logra que nos suceda a todas y todos sin tener que ir a Cuba ni encapsularnos, tan solo con uno de sus buenos discursos o regaños, a todas y todos la adrenalina nos aumenta las palpitaciones y nos llega oxígeno a las neuronas de inmediato para asumir sus tareas y mandatos, así que hiperbáricos somos todos. Solo faltaba él, que volverá de Cuba con las pilas mas cargadas que nunca.

Sepa mi comandante en jefe, que tiene una patria de pie delante de su compromiso, que quienes le seguimos también estamos llenándonos el corazón de oxígeno para hacer las tareas que corresponde en esta fase tan importante y hermosa de nuestra revolución bolivariana.

¡Esta revolución es hiperbáricamente irreversible!.

¡Patria Independiente y Socialista: Viviremos y Venceremos!

Raúl Bracho



Tu opinión es importante. Escribe un comentario