La guerra cobarde del imperio sionista yanqui, sus lacayos, contra Venezuela y otros pueblos

Por • 28 Nov, 2012 • Sección: Tribuna Abierta

El ataque no es disimulado. Es una agresión frontal y descarada. En ella se usan los más sofisticados métodos de guerra para producir victimas mortales, afectación de la infraestructura, de la estabilidad económica, política, social y militar y sicológica. No se trata de un ejército formal armado y en forma masiva, utilizando las armas a su disposición para vencer a otro ejercito, no. Se trata de una invasión que apunta a destruir el punto álgido y fundamental de cualquier nación: “la población”. En esta perversa y cobarde invasión se está utilizando lo más peligroso de los conocimientos científicos de demolición de la conciencia, estabilidad emocional y sicológica de la psiquis del pueblo venezolano. Para ello se recurre a la inducción a la droga, la prostitución, y otros vicios, así mismo se ataca el valor patrio, el sentido de pertenencia, se estimula el desprecio a la vida, el consumismo, se hacen loas a la delincuencia, incluso se presta el propio territorio Norteamericano y de los países cómplices, para refugio de asesinos, ladrones, terroristas y traidores.

El contrabando de armas, municiones, drogas y paramilitares, está concatenado con los intereses de un sector minoritario de la población que siempre ha vivido de las tetas del estado. Pero como ha perdido privilegios. Se presta y se pone a los pies del gran capital miserable para ser instrumento del enemigo externo para desmoralizar y destruir al país.

Los medios masivos de comunicación privados internos y externos, son el vehículo de promoción de esa carnicería. La programación de la televisión, los argumentos del cine y el contenido de los videos juegos de libre venta y emisión dentro del país hacen el trabajo inductivo y de quiebre de la resistencia mental. A la vez los medios escritos son los que imponen campañas de desprestigio de las cosas que hacen oposición al ataque y promueven a la vez los falsos valores materiales e inmorales.

El sicariáto pasó a ser la soldadesca imperial, mediante el cual matar es un negocio, como negocio es también la venta de armas y municiones. Las noticias tergiversadas, sirven de mensajeros de las mentiras que refuerzan el plan de dislocación ideológica y sicológica, que redondea la escena para que a diario mueran tanto física, como moralmente en las calles de nuestros barrios y poblaciones, los jóvenes que servirían de fuerza para defensa del país. Es todo un plan demoniaco. Como ese imperio Sion yanqui no descarta ninguna opción en su ambicioso y criminal plan, impiden la venta de los repuestos para las armas, naves y otros objetos de defensa nacional, a los fines que nos quedemos desarmados e indefensos ante su posible ataque militar ¿Recuerdan la estrategia antes de invadir a Libia y asesinar a Gadafi? Bueno ese es su nuevo método. Lo mismo intentó contra Siria, pero les falló el plan, por el momento.

No es ninguna idea descabellada la de usar a Colombia como instrumento de guerra formal y no creo que esté descartada semejante barbaridad. Recordemos que la oligarquía servil colombiana, sigue imponiendo su dominio a sangre y fuego en esa nación, que la metodología de aterrorizar y destruir la moral de pueblo colombiano es una herramienta que se utiliza desde hace mucho tiempo. Afortunadamente el grueso del pueblo colombiano aun mantiene su dignidad y su honor. Más, una parte importante de los anti patria, basan su modus vivendi en el narco trafico, el sicariato, el paramilitarismo, el crimen organizado, etc. Que esa conducta está siendo exportada ahora a México, Honduras, Venezuela y otras naciones de Centroamérica, es una de las razones de la fortaleza de la industria armamentista yanqui y su deber ser

Estamos siendo atacados por el poder dominante en usa. De eso no hay dudas, pero lamentablemente nuestro gobierno sigue suministrando la energía que esa diabólica potencia necesita para mover su industria asesina y sus vehículos de muerte. Esa guerra produce bajas humanas a diario, pero no somos capaces de dar las respuestas adecuadas ¡es que en verdad es imposible vivir sin relaciones diplomáticas y comerciales con esa nación infierno? ¿O es falta de comprensión de la situación de conflicto en que nos tienen inmerso esas bestias? Pienso que la libertad y la libre determinación de los pueblos merecen todos los sacrificios que sean, más aun, aquellas necesidades ficticias creadas a la sombra del aparataje medico – consumista. El sentido de la oportunidad es uno de los mejores aliados, cuando de preservar lo que se es y se tiene se trata. Si no muere el capitalismo y sus agentes, desaparecerá la humanidad
Toda la salud y bienestar para mi camarada presidente, para el pueblo venezolano y todos los pueblos combatientes del mundo.

Javier Del Valle Monagas
javierdelvallemonagas@gmail.com



Tu opinión es importante. Escribe un comentario