Se desbocan los golpistas ante inminente derrota

Por • 14 Nov, 2012 • Sección: Tribuna Abierta

Lo hemos venido sosteniendo y advirtiendo, que en la oposición no hay hueso sano. Es un engaño, pensar que allí en la Mesa de la Unidad Democrática (Coordinadora Democrática), de 2002, que articuló y ejecutó el Golpe de Estado de abril de 2012 y el criminal paro petrolero, haya sectores democráticos que están convencidos de la necesidad de participar en los procesos electorales. Es engañarnos y engañar a mucho compatriota que no tiene la suficiente claridad sobre los planes de la oligarquía y los burócratas de la partidocracia que gobernó al país durante más de cuarenta años con la llamada democracia representativa.

La prueba la tienen ahora mismo en el ambiente mediático donde, la señora María Corina Machado, Diego Arria, Antonio Ledezma, Julio Borges y toda esa caterva de ultra derechistas se han lanzado por la calle del medio llamando a la insurrección contra el establecimiento, porque de acuerdo a su apreciación el llamado del Comandante Hugo Rafael Chávez Frías, al pueblo para que se incorpore a discutir el plan de gobierno 2013 – 2019, es un atentado contra la constitución y el golpe final para instaurar el comunismo en Venezuela.

La señora Machado, quien durante el gobierno de George W. Bush fue hacer lobby, para que se agrediera militarmente a Venezuela, planteo bien claro, que hay tres caminos, ir al exilio, callarse o insurgir contra el estado venezolano y este último a su criterio es que deben tomar los adversarios del gobierno. Diego Arria,(a) Diego Mandarria, recordado por los negocios con los autobuses ( Ícaro) tipo acordeón y, abusos contra quienes no eran afectos al gobierno, cuando fue gobernador de Caracas, durante el primer periodo de Carlos Andrés Pérez; que vive la dolcce vitta en el exterior y de vez en cuando recuerda a Venezuela, también viene a reforzar la conspiración, esgrimiendo el fantasma del comunismo de Chávez. El Abuelo Monster, que es Alcalde Mayor, gracias a que el régimen comunista se lo permite, porque con su prontuario cuarto republicano, debiera estar a la orden de la justicia, también se ha desbocado, Julio Borges, uno de los beneficiarios de los cobres sacados de manera no muy lícita de PDVSA, también se ha montado en el autobús del golpe en pleno desarrollo.

La MUD o Coordinadora Democrática, no renuncia a sus sueños del 11 de abril. Ya comienza el calentamiento de calle y para ello empieza a mover sus marionetas en los diferentes frentes; sindicales, estudiantiles y a potenciar la estulticia de los “sangre azul” y aspirantes a tal distinción, para lo cual atizan el consabido estribillo de “ahí viene el coco”. Porque ya el comunismo está aquí. La convocatoria a discutir el plan de la República 2013 – 2019, es el ardid, para a comienzos del año que viene decretar el estado comunal (Comunista) e imponer el gobierno de los “barrioteros” y pata en el suelo, mulatos e indígenas, ofensa inaceptable, para esa “mayoría de venezolanos” nacidos en cuna de oro, rubios, de sangre noble y, por la gracia de Dios, procreados para mandar a los incapaces, inferiores, de piel oscura, cabello afro, o piel color de hoja seca y ojos oblicuos y cabello lacio, que no tienen derecho a nada. Solo tienen derechito, como el que disfrutábamos en los gobiernos de AD y COPEI, derechito para el calabozo, derechito para el cuartel (reclutado) alistado a la fuerza, derechito al cementerio, derechito para la cárcel, por haberle pelado los dientes a un connotado miembro de la sociedad. Porque si era lo contrario, que ese connotado no ofendía, sino que mataba a un oscurito, entonces el castigo era enviarlo a otra región del país, pero nada de juicio, porque ellos si tenían derecho a todo.

Por eso hoy les aterra, que el pueblo sea llamado a discutir el plan de la nación, que en los gobiernos de la cuarta era discutido en un conciliábulo de tecnócratas en Caracas, que planificaban para zonas, que incluso ignoraban donde quedaban, porque nunca las habían visitado. Visibilizar y darle poder a un pueblo, que ellos habían invisibilizado y excluido es una afrenta que la oligarquía y la aristocracia politiquera venezolana no puede aceptar y más aún perder las parcelas de poder, que con engañifas habían arrebatado al pueblo, pero que el 16 de diciembre serán recuperadas por la revolución para devolverlas a las manos de quienes nunca debieron entregarlas a traidores depredadores, que solo buscan enterrar los sueños de libertad y soberanía de la patria.

Frente a esta realidad, no hay que caerse a cuentos, tenemos que activar comandos para la defensa de la revolución. Viene abril, el mes de la Malinche venezolana y tenemos que estar alertas, porque frente a la incapacidad para competir democráticamente en el debate electoral, con la revolución, los golpistas se desbocan ante la inminente derrota.

Cástor Díaz
Periodista
CNP2414
cd2620@gmail.com
cadiz2021@yahoo.es



Tu opinión es importante. Escribe un comentario