¡La mafia unida! ¿Jamás será vencida?

Por • 7 Nov, 2012 • Sección: Tribuna Abierta

¿Cuándo surgió la mafia? Probablemente hace mucho tiempo, pero algunos estudiosos consideran que por el siglo XVI aparecieron en Italia, grupos organizados autodenominados “protectores” imponiendo su favor a ricos, comerciantes y terratenientes a cambio de fuertes sumas de dinero.

A principios del siglo XIX, surge la palabra Mafia (1) Una de las leyendas asegura que una joven siciliana fue violada por soldados franceses que ocupaban Italia. Para vengar la ofensa, un grupo de sicilianos se levantó en armas contra los soldados de Napoleón al grito de ¡Morte A la Francia, Italia Anela! Las siglas formaban la palabra Mafia.

Otra versión relata la misma ofensa, pero en este caso es la madre que al enterarse salió a las calles de Sicilia gritando “Ma fia, ma fia” (Mi hija, Mi hija), en dialecto lugareño, lo que provocó el levantamiento contra los franceses en vendetta. Sea cual sea el origen de la palabra mafia, en nuestros tiempos alude a grupos organizados de delincuentes.

En Bolivia, esta palabreja acaba de ponerse en la primera plana de periódicos, radios y televisión, con motivo de una ley que pretende combatir de frente al contrabando, el narcotráfico y el enriquecimiento ilícito. La propuesta fue de inmediato rechazada por transportistas y comerciantes minoristas, bajo el justificativo de ser los inmediatos afectados.

Una primera versión de la propuesta de ley fue enviada por el ejecutivo al parlamento, provocando la movilización de los presuntos afectados con amenazas de bloqueos y violentas manifestaciones callejeras en las principales ciudades de Bolivia. Los empresarios privados, legalmente registrados, manifestaron su pleno acuerdo con la norma que consideran adecuada.

El proyecto pretende que el contrabando detectado sea incautado. Si sus propietarios no justifican su legal importación serán monetizados para beneficiar a las organizaciones estatales, principalmente de beneficencia, salud y educación. En la actualidad, ningún contrabandista se encuentra en la cárcel y los narcotraficantes, tienen grandes posibilidades de salir impunes.

Transportistas y comerciantes minoristas, claman por consensuar el proyecto de ley, para no ser afectados. El Ministro de Gobierno, acaba de señalar que para el caso de las incautaciones a narcotraficantes, no se puede llamar a sus representantes para tratar este tema. Estos actúan, sin duda, tras las anunciadas movilizaciones de transportistas y minoristas.

¿Cómo se mueve el contrabando y el narcotráfico? Las incautaciones de la aduana y la Fuerza de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn), se realizan precisamente en camiones que se prestan a las importaciones ilegales de mercadería y droga como la cocaína. ¿Y quiénes son sus distribuidores?

Los narcotraficantes tienen sus propias organizaciones que llegan hasta el micro tráfico barrial utilizando medios que las autoridades no se interesan mucho en ponerlas al descubierto. Los narcos son hasta presentados a la prensa, pero las autoridades les permiten ocultar sus rostros para evitar su identificación plena por el pueblo.

¿Y quiénes distribuyen la mercadería contrabandeada por los grandes magnates de la delincuencia? Aquí tienen que haber varios niveles que van desde los mayoristas hasta los verdaderos minoristas que distribuyen la mercadería ilegalmente ingresada. En los primeros anuncios de violentas manifestaciones para oponerse a la norma, aparecieron los principales testaferros del contrabando.

En La Paz, apareció el eterno dirigente de los comerciantes minoristas que seguramente aparece inscrito como propietario de un pequeño anaquel donde presuntamente comercializa galletas, chocolates y chicles, pero vive en una mansión cuyo valor supera el millón de dólares.

La ciudad de Santa Cruz, es otro ejemplo. Allá se puso al frente de los minoristas un dirigente que de vendedor de tomates en carretilla, es en pocos años, multimillonario poseedor de una mansión, igualmente superior al millón de dólares. Son estos, los que se oponen tenazmente a las normas que pretenden disminuir drásticamente el contrabando y el narcotráfico.

No cabe duda que el gobierno boliviano, se encuentra en una feroz pulseta de fuerzas contra el contrabando y el narcotráfico. Ojala que las masivas y violentas manifestaciones callejeras anunciadas por transportistas y comerciantes minoritas no lleven descaradamente pancartas con leyendas como ¡La mafia unida! ¡Jamás será vencida!

Fortunato Esquivel



Tu opinión es importante. Escribe un comentario