54 años de la firma del pacto de Punto Fijo

Por • 2 Nov, 2012 • Sección: Historia de Venezuela, Tribuna Abierta

Pacto de Punto Fijo, suscrito por AD, COPEI y URD el 31 de octubre de 1958, fue un supuesto acuerdo de gobernabilidad mediante el cual los actores políticos y sociales fundamentales, en conjunción con las principales instituciones de la burguesía, como Fedecámaras, la Iglesia Católica y las Fuerzas Armadas, establecían las reglas del juego para salvaguardar y legitimar sus intereses y privilegios de clase, en este supuesto acuerdo los partidos políticos aliados a las clases dominantes se comprometían a defender la democracia representativa, como forma política, y al capitalismo subdesarrollado y rentista basado en el petróleo, en el ámbito económico, de cualquier peligro, intento de subversión y protesta de dicho estado de cosas. Esto se puso en evidencia, con manifiesta crudeza, durante los años de la lucha armada donde se criminalizo, persiguió y desapareció a cualquier venezolano y venezolana que se atreviera a disentir o alzar su voz de protesta, pero sin duda, el ejemplo más dramático en la aplicación de este pacto fue la violencia y masacre desatada contra nuestro pueblo durante el 27 y 28 de febrero de 1989, y en los días subsiguientes.

Los firmantes del pacto fueron Rómulo Betancourt, Raúl Leoni y Gonzalo Barrios (AD), Jóvito Villalba, Ignacio Luis Arcaya y Manuel López Rivas (URD) y Rafael Caldera, Pedro del Corral y Lorenzo Fernández (COPEI), reunidos en Caracas, en la residencia de Caldera, de nombre Puntofijo. Y se dejó fuera de este pacto al Partido Comunista de Venezuela (PCV), uno de los principales partidos que luchó contra la dictadura del general Marcos Pérez Jiménez. La marginación del PCV del pacto se debió, según algunas opiniones, por el rechazo a ese partido por parte de la Iglesia y de COPEI, y a una especial animadversión de Betancourt pero sobre todo por la influencia que tenía EE UU sobre la naciente “democracia” en Venezuela y en este continente, donde era imposible cualquier política de alianzas con fuerzas de la izquierda.

A pesar de lo nefasto que significo este pacto para nuestra historia política contemporánea, aun persisten reductos que defienden este criminal acuerdo, que formalizo las más cruentas represiones, asesinatos y desapariciones de cientos de Venezolanos, que durante 40 años resistieron a la privatización y entrega de nuestra patria. Hoy desde sectores como la autodenominada Mesa de la Unidad democrática (MUD) se pretende volver a la redición de este tipo de prácticas, solo que se han encontrado con un invencible muro construido por la conciencia nuestro pueblo conquistada en años de lucha y que en hechos como los de la victoria revolucionaria del 7 de octubre; tiene un voz determinada que grita: ¡Mas NUNCA VOLVERAN!



Tu opinión es importante. Escribe un comentario