No Hay Otro Camino

Por • 12 Mar, 2012 • Sección: Tribuna Abierta

El racismo es uno de los productos más genuinos del capitalismo como forma de control y dominación del trabajo humano y de las grandes masas humanas clasificadas bajo este patrón. La tarea más inmediata para el proletariado mundial consiste en la abolición del dominio burgués, mediante la movilización permanente del pueblo y los trabajadores en función de sus objetivos de clase. Planteamos la revolución socialista como único camino histórico de superación a la explotación del capitalismo racista. Engels, decía “en la actual fase presente del capitalismo, en que la clase explotada y oprimida, el proletariado no puede ya emanciparse de de la clase que la explota y la oprime (BURGUESIA), sin emancipar para siempre, a la sociedad entera de la opresión, explotación y las luchas de clases”. Hoy en día, tenemos una situación, en la que está en juego el destino de la humanidad. No es solo una parcela de la explotación lo que hay que destruir, sino toda forma de explotación y dominio. La confrontación de hoy, es muchísimo más compleja y difícil, dado que la capacidad militar de destrucción de la burguesía, hace aun más peligrosa la lucha, pero no hay otro camino. Entre Reforma y Revolución no hay intermedios.

Si no hay una Revolución Socialista inmediata en el periodo histórico en el que vivimos en los actuales momentos, la humanidad entera y la vida misma del planeta, están amenazadas por una catástrofe sin paragón en la historia conocida. Toda la civilización humana, explotados y explotadores, esta amenazada, por la extinción al destruirse las posibilidades de reproducción de la vida en el planeta, por la voracidad del modelo de explotación. Acabar con la explotación capitalista, en toda la formas, es lo más inmediato para el proletariado mundial.

Marcelino Torres…Trabajador Petrolero del Zulia
marcelinostl@hotmail.com



Tu opinión es importante. Escribe un comentario