Siembra

Por • 8 Mar, 2012 • Sección: Cultura, Tribuna Abierta

“Para la mujer el mundo es el corazón”. (Christian D. Grabbe)

Me he sembrado en ti,
en tu cuerpo mujer,
germinando en hijos,
en vida.

Vivo en tu savia y me nutro de tu vida.
Estoy presente en tus sueños,
que me evocan a diario,
mantengo silencios y olvidos,
como un recuerdo aferrado a la memoria,
en el intento de ser uno contigo.

Vivo en ti mis cuatro estaciones completas,
el tiempo es irrevelante cuando estoy contigo,
cuando cubro tu cuerpo con el mío.
Tu sangre y la mía tienen el mismo calor,
tus ojos muestran mi realidad.

Hay algo telúrico en nuestra relación,
vivo sembrado en ti,
como la semilla enterrada en la tierra,
esperando germinar en vida,
sueños y esperanzas.
Eres mi entorno y mi interior,
mi silencio y mi voz,
dolor y consuelo,
muerte y renacer.

Acógeme en tu seno mujer,
dame el calor de tu cuerpo,
permíteme seguir viviendo en ti,
como la simiente que espera dormida
la esperada primavera,
para nacer y dar frutos,
en el cuidado y calor de tu cuerpo,
que es para mí suelo fértil,
sagrado.

Obed Juan Vizcaíno Nájera.
Maracaibo – Venezuela.
08 /03 /2012.



Tu opinión es importante. Escribe un comentario