Querida Revolucion Que Jamas Te Vean Entre Secretos, Susurros Y Chismenes

Por • 4 Mar, 2012 • Sección: Tribuna Abierta

Por lo de la enfermedad del Comandante

Así como a una persona quien le desea algún mal o tropiezo le dice:” Entre abogados te viera…” Podemos parodiar a los enemigos de los cambios y al proceso bolivariano decirnos algo así como: “Entre secretos, susurros y chismees te vea”

Se ven ridículos algunos comunicadores sociales por llamarlos como les gustan le digan (concepto este de moda) y que supuestamente sirven al proceso ; cuando ante las cámaras caen en cavilaciones y profundos análisis, para decirnos “su verdad”… la cual les dura pocas horas, cuando el propio interesado (Hugo Chávez) informa la verdad de los hechos.

Ocurrió así cuando el anfitrión de la noche por VTV, informó en carnavales que el Comandante estaba en vacaciones y que la oposición usaba una vez más la mentira…y por ahí se fue alejándose de cualquier duda, ya que este personaje se ha sembrado en este lado del proceso como un juez de quien es revolucionario y quien no y de que es verdad y que no; como quien dice tremendo papel, le corresponde.

Pero todo esto es debido a que se ha implantado una de SECRETEO en los medios afines al gobierno , donde son pocos los que pueden dar o versionar las noticias, causando una impresión perjudicial a los interesados ávidos de saber por parte de las pocas emisoras y televisión afines al proceso lo que ocurre verazmente. Este secreteo lo que ha hecho es motivar a las dudas y lo peor a dejar al final en manifiesta desnudez a esos que les gusta esconder la realidad, manosear la verdad.
Nosotros jamás debemos tener secreto alguno respecto a un hombre público y no cabe duda que nuestro Presidente lo es. Los que han ocupado en el pasado dicho cargo también lo fueron y siempre se sabía, lo que acontecía, sin problemas, hoy no es así, lo vemos en el trato mediático que se le ha dado a la enfermedad del Presidente.

En el pasado nuestros políticos y gente adinerada salían rauda a Houston, USA, a verse los problemas de salud; Utilizaban sus aviones privados y se ponían en manos de excelentes especialistas, porque negar la calidad médica gringa es una bofetada a la inteligencia.
En el presente, destino hoy es también irse al exterior, vemos a Cuba como favorito de los políticos; los de dinero siguen con Houston.

Cuba y Houston son dos lugares donde se consigue ayuda médica de calidad. Donde uno entra en ciertas envidias o dudas… preguntándose: ¿Y Venezuela qué? Cuando podremos reconocernos nosotros mismos.
Observamos como a uno le es vedado la información veraz esa misma que pedía a gritos en las cárceles dos connotados revolucionarios: Julius Fucik y Antonio Gramsci, (los que por causa del fascismo nunca salieron con vida de sus encierros.)
Al final vemos como todo el País se encuentra empantanada en secretos y versiones de chismees de todos los tamaños.

Conociéndonos como parece ser al venezolano actual, es lo que da pie a hacernos la pregunta siguiente: ¿Porque se hace una virtual campaña política usando a Médicos y enfermedades, dándose supuestos y secretos partes médicos?

La respuesta es simple: Porque la mayoría (no todos) de los comunicadores del gobierno no tiene la personalidad adecuada y menos la eficiencia para oponerse a una embestida mediática de los enviados imperiales y sus explicaciones al final crean más dudas que las que lanzan los enemigos del proceso, esto porque aún no comprenden que ahora tapar u ocultar la verdad es algo pueril, sería como” tapar el sol con los dedos”…vivimos en tiempos de Internet , de acceso formidable y barato a las comunicaciones , donde analizar algo es como una tarea de niños.

El enemigo o el jefe de nuestros enemigos EEUU tiene copada todas las redes de comunicaciones a nivel planetario y ejerce la inteligencia para sus intereses malsanos desde remotas épocas; usa a diversos personajes; en pasados meses vimos como Juanita Castro(la llamaron Donna) la hermana de Fidel y Raúl Castro en un especial sobre ella que realizo la cadena televisiva UNIVISION, manifestó que fue colaboradora de la CIA después que sus hermanos llegaron al poder y que solo le pidió a los gringos cuando la enrolaron: ” no le hicieran daño a sus hermanos”.

Otro caso el de “Margarito” así se llama uno de los que desde la época de la Sierra Maestra se le infiltro por la CIA al Che Guevara, y que aparece en algunas graficas del sitio donde estuvo el cuerpo del Che en La Higuera, Bolivia, lo vemos sentado ante una radio…me conto que su otro compañero también agente, se le acercó al Che en su lecho de moribundo, ante él, el Che al reconocerlo, le espetó: ¿tu? Este le respondió luego de recibir un escupitajo del Che…”siempre fui de la CIA” Estos cubanos, agentes de la CIA, estuvieron buscando por meses al Che luego de su salida de Cuba, lo conocían porque estuvieron junto al Comandante Guevara en la lucha guerrillera en Cuba.

Ejemplos como estos han existido a lo largo de todas las luchas y nosotros en la Venezuela actual no estamos lejos de estar infiltrados, etc. Incluso algunos amigos que laboran en organizaciones de inteligencia en diversos países, han manifestado o insinuado que esa enfermedad de Hugo Chávez fue “sembrada” por los EEUU… en el pasado algo similar o parecido se le hizo a Yasser Arafat. Como dice el dicho ese: “hay tela donde cortar”, para seguir en caminos del secreteo.
De ahí en aras del respeto al pueblo y a sus luchas es de revolucionarios exigirse el seguir la máxima de Antonio Gramsci: SOLO LA VERDAD ES REVOLUCIONARIA.

Y pedir a los que tienen los timones o la dirigencia del Procesos; Dejarse de vivir encapillaos, en secreteos bastardos llenos de payasadas y de mediocridades… Ya que aquellos sin razones y verdades al servicio del imperio tiene las de ganar porque son más faranduleros (chismosos) y artistas que nosotros, además poseen casi todo el Mundo mediático a sus servicios… así de simple.
Toca apartar la cursilería y las poses de agente-periodista, de ungido celestial y ser autenticos, si REVOLUCIONARIO MEJOR.

Enrique Garcia
garzaen2@gmail.com



Tu opinión es importante. Escribe un comentario