María, Si Eres Virgen Haz Un Milagro, Quítame De Incrédulo

Por • 4 Mar, 2012 • Sección: Tribuna Abierta

Estoy salado, tengo tiempísimo-mucho tiempo-que no pesco una virgen y, para peor, aunque no tengo la certeza de que, dado el caso, yo pueda así de sopetón echarla al bote, pienso que tocar la puerta no es entrar.

Exigente no soy, sólo pido buena pesca y no más, y sí acaso se me concede la gracia, daré un paseo en bote y ella quedaría encantada de pasear.

Explico mejor, algunos tienen la costumbre de decir “En nombre de Dios” cada vez que les empieza a ir bien pero yo prefiero decir “En nombre de una Virgen”-lo que es más escaso, puesto que “Dios” está en todas partes mientras que la virgen no parece estar en ninguna parte-por lo que soy incrédulo.

¡María, te suplico me digas la verdad!

Sí tú, María, en verdad eres virgen y accedes a mis modestos requerimientos, prometo llevarte a ver los pajaritos del bosque, los pececitos de colores y etc pero, fundamentalmente, prometo llevarte a ver las nubes del cielo.

Pero, si tú, María, no eres virgen-lo cual no importa en nada-pero decides bajarte del pedestal en el que te encuentras inútilmente encaramada, baja tranquila que todavía pareces estar útil para algo, abajo.

guillermo guzman
oceanoatlanticoguillermo@gmail.com



Tu opinión es importante. Escribe un comentario