Anzoátegui, Política Y Babosidad

Por • 4 Mar, 2012 • Sección: Tribuna Abierta

“La soberbia nunca baja de donde sube, pero siempre cae de donde subió”
Francisco de Quevedo

Como ya saben los lectores de www.aporrea.org , valoro mucho a Tarek William Saab como gobernador y político, aunque tengamos enfoques diferentes dentro de la revolución. El articulo “Anzoátegui, el epicentro de un triunfo”, www.aporrea.org/regionales/a139051 ,y su publicación en varios diarios regionales de Anzoátegui, donde explico porque Tarek, debe ir a la reelección, al parecer causó ronchas en mucho ‘tísico intelectual de la revolución’, lamento que no se me ocurrió decir que no era recomendable para necios, babosos y aduladores de baja estofa, con compromisos rastreros y majunches; y que era solo para revolucionarios y políticos. Y que no la podía recomendar con buena conciencia para la mediocridad.

Algunos ‘revolucionarios ultrosos’, que adscriben con una babosidad intelectual a la revolución bolivariana, suelen a veces ser menos confiables para el gobierno, que los mercenarios tarifados de baja estofa.

Una cosa es abrazar la fe revolucionaria, y otra muy distinta es realizar chismes rastreros y adular. Es así como no basta con ser revolucionario para ser querido en el partido rojo: hay que ser además un soldado. Repito, por desgracia hay en la militancia anzoatiguense algunos sujetos que resultan sinceramente ‘in-políticos’ pero que mantienen, a la vez, un cierto ejercicio del cinismo, y la hipocresía. No son, por supuesto, los más intelectuales, por ejemplo: “A Tarek, muchos diarios de Anzoátegui lo vapulean injustamente”. Repito: una cosa es ser defensor del gobierno de Tarek, y otra muy distinta es ser baboso y tarifado, como lo insinúa la canalla regional.

Esto es solo un resumen para los que piensan que yo estoy en la nomina del gobierno regional con un alto sueldo, y percibo grandes sumas de dinero o sea un tarifado, por defender la obra de gobierno de Tarek.

Y vale, el comentario ya que no es mi caso, la adulación rastrera y exagerada. A cualquier gobernante le suena mala, y también a los que no son sus afectos, y a larga opera en contra.
Algo de esto se nota en los corrillos políticos de baja estofa de este estado, en el manejo del odio, y la envidia como hecho político. Además, lo que es más grave, muchos dirigentes se acostumbran a ese coro. Y después la realidad los golpea muy duro.

Tarek William Saab desarrolla (maneja) una buena descripción del mecanismo por el cual los funcionarios, que manejan programas sociales o los múltiples mecanismos que tiene el Estado para la ayuda social, no terminen en los bolsillos de la corrupción.

Este mecanismo ha sido eficaz y real. Lo conoce muy bien la canalla y la oposición regional.
En los tiempos de Balza, Rosas y De Lima, cuando lo manejaba la ‘Cosa Nostra’, la corrupción andaba al aire libre, eran unos choros muy primitivos. De ahí el interés de la canalla regional por defenestrar a Tarek de la candidatura, faltara poco para que se les marchiten sus deseos en todo su esplendor.

En esos gobiernos regionales pasados los chupamedias se conseguían muy barato, por eso cada ladrón juzga por su condición. Y que nuestra población no les exigía rendir cuentas. Mientras apareció el que les aguó el festín.

Entonces, las notas que he escrito a favor de Tarek, son muy recomendables para los ciudadanos de Anzoátegui, creo yo. Porqué pienso han entendido que no es engañosa, por lo que se dice, no se puede ignorar cómo se defiende, lo que es evidente para cualquier persona alerta: que una gobernación tan organizada, o más como lo que se ha descrito, en sus siete años de gestión.

El gobernador a sus adversarios les ha resultado ser una persona inteligente, les deja siempre preparado el argumento “revolucionario” con el que le responde automáticamente a quienes, se le ocurre señalar sandeces:”El problema es que la chequera regional es para todos los anzoatiguenses”. Se ha establecido la idea o matriz de opinión, de que es el gobernador que mas ha hecho por Anzoátegui, claro, que del otro lado lo que hay son ambiciones personales, que financian su hobby de hablar mal del gobernador, y de los que hablen bien de su gestión. Como podrían coleccionar tusas bucales.

Quiero responderle a la canalla chismosa simplemente con hechos concretos: que los mecanismos de propaganda política existen, el nacional, el estadal, y el municipal.

La alianza de algunos grupos dentro de la revolución anzoatiguense. Que, por ahora, buscan un candidato para suplantar a Tarek. Y que solo sirven, como en todas las guerras de justificación para su adversario. Los revolucionarios con escrúpulos, podemos justificar que se puede defender una gestión de gobierno ‘pelando bolas’ por solidaridad, y convicción si ser tarifado. Sin la manipulación de la opinión en los medios, sin ocultar; eso si señalando la ambición desmedida del adversario.

Aunque a veces les escribo con ironía, estoy aludiendo a una realidad política inevitable en Anzoátegui. Para quienes pelean por el poder regional, los medios son uno de los campos de batalla. Y no los voy a dejar de usar, si tengo acceso a ellos.

En esta pelea, el pensamiento crítico es un arma muy valiosa, hacia adentro. Pero lastimosamente son muy pocos los que tienen la sabiduría de la tolerancia para incorporarla.
En este aspecto, tengo que decir que Tarek William Saab, con todos sus errores, ha mostrado ser un buen revolucionario en estos siete años.

Éste columnista, socialista de formación, con libertad de pensamiento, digo son muy marginales, los que me atacan en la pelea por el poder regional. Y es necesario que lo sepan. Yo hago política, y puedo mantener separado lo que escribo aquí de mi compromiso con el psuv, porque quienes me leen en aporrea, y en los diarios donde escribo, son por naturaleza, hombres y mujeres politizados, que ya tienen sus propias opiniones. Como el que esto escribe no es traidor, y es un hombre de palabra, la cual la considera sagrada; debo advertirles a los que adversan mis opiniones, nadie esta obligado a creer una palabra de las que escribo.

Otro hecho muy importante, y que me parece necesario destacar, es que con toda su importancia, los medios no son decisivos. Los adversarios por carecer de argumentos, y de opinión para los medios, para destruir la obra del gobernador de Anzoátegui. Están presenciando su derrumbe frente al avance de la gestión de Tarek. O pregúntenle a los encuestadores, y ahora al pueblo anzoatiguense.
Pero eso sí, la opinión en los medios es más participativa, y por lo tanto su manejo requiere políticas más complejas y sutiles. Ninguna opinión es muy importante por sí, pero la posibilidad de su existencia, y su multiplicación cambia la naturaleza de la comunicación política. Hoy el Twitter, y el Facebook sirven para divulgar rápidamente a la velocidad de la luz verdades, rumores y mentiras, Al igual que la prensa chicha, vieja herramienta del periodismo amarillista político del pasado.

Edgar Perdomo Arzola
Percasita11@yahoo.es



Tu opinión es importante. Escribe un comentario