Colombia: Bastión De Los Megapoderes Y La Dominación Popular Mediatica

Por • 1 Mar, 2012 • Sección: Tribuna Abierta

Una corta visita a Bogota me encrespó el alma con el terror de ver de cerca lo que el imperio mediático hace ante la victoriosa marcha independista de las patrias centro y suramericanas.

El sentido libertario que traía de Venezuela se fue empañando de indignación al sentir la cruel dominación que ejerce la oligarquía sobre nuestro hermano pueblo. La lluvia mediática es un invierno contante sobre las masas, mentiras tras mentiras que se repiten desde el gigante aparato mediático me hicieron sentir el terrible poder, el veneno mortal y la dominación que somete a un pueblo que termina siendo sumiso e inconciente, entregado y cómplice de los mismos poderes que los explotan y dominan.

Siempre me preguntaba ¿por qué Colombia, país tan castigado no solo por la miseria sino por el terrorismo, la violencia y oligarquía no despertaba y se sumaba al sentir del resto del continente? ¿Por qué no prendía esa llama libertaria que incendia al resto del continente? Pocas horas escuchando sus emisoras de radio, leyendo sus diarios y mirando sus canales de televisión, me hicieron comprender como Colombia está sumida en la terrible distorsión que producen estos emporios al servicio de las clases dominantes. Los ataques indiscriminados contra Chávez y contra Correa, disfrazados de opinión libre, a China y a los países no tributantes a Estados Unidos y el sionismo, me dieron una visión espeluznante ante lo que este poder mediático e hipnótico pretende hacer con la humanidad. Un pueblo vilmente castigado, una clase obrera vulnerada a diario, además mediatiza, hipnotiza y estupidiza a quienes domina.

La enfermedad de nuestro comandante Hugo Chávez era diariamente usada en “debates” dados por supuestos expertos, todos ex funcionarios de pdvsa y de los gobiernos oligarcas, donde se comparaba a Chávez con Fujimori o Perón para hacerlo ver como un fenómeno particular y distanciarlo del proceso histórico dentro del que actúa. Dictador sin heredero al final de su vida, moribundo fetiche del populismo, uno más de esos seres personalistas que se olvidarán apenas mueran. Correa era fustigado con un enjambre de entrevistas a los dueños de los medios del mundo, su perdón al director sentenciado a tres años de cárcel y al pago de 40 millones de dólares, transmitido como una victoria de los países libres de que desde Colombia defendieron la libertad de expresión, todo el acontecer mundial atrás de la importancia de los premios Oscar de la academia o del asesinato de un estudiante disfrazado de suicidio por la familia burguesa de su noviecita me enseraron una Colombia realmente dominada por la mentira. Quien ve a Colombia desde afuera sabe lo que pasa dentro de ella, pero quien vive allá está envenenado por un poder mediático insospechable.

El anuncio de las FARC de no hacer más secuestros fue rápidamente manipulado para sembrar dudas y vestir de asesinos mentirosos a los combatientes camaradas.

Yo me decía en mi interior ¿Cómo era posible que atacaran a mi gobierno socialista de Venezuela de coartar la libertad de expresión?? Colombia es un vivo ejemplo de los medios que engañan y manipulan a un hermoso pueblo sometido. Allá se mata y se ejecuta a cualquiera que valientemente diga la verdad, allá se engaña las 24 horas al pueblo en un incesante bombardeo mediático.

País de la burguesía santandereana, la misma que asesinó a Bolívar, la misma que en cualquier momento jugará a favor de su amo para agredir a Chávez y a nuestro pueblo, las misma que he visto hoy engañando descaradamente a su pueblo. Definitivamente Colombia tiene que asumir otros caminos de lucha, como lo hace. Ante la violencia oligarca, necesaria es la violencia popular. Despertar al pueblo ante tanto narcótico mensaje, no es tarea fácil, pero necesario es que quienes allá luchan y están en pie de guerra, se enfrente decididos ante una oligarquía que ostenta el primer lugar en entreguismo, en servilismo y en explotación y dominación de las clases populares.

Adelante Colombia y los pueblos del sur, viviremos y venceremos.

Raúl Bracho
brachoraul@gmail.com



Tu opinión es importante. Escribe un comentario