Chávez, El Roble

Por • 1 Mar, 2012 • Sección: Tribuna Abierta

Una vez le dijo a Bush, el comején mayor de la época, que si aceptaba la apuesta le daría dólares a mediecitos al que permaneciera más tiempo como primer mandatario. Bush se fue por la tangente, y uno deduce acá ¿no sería que el representante del gran capital se dio cuenta de la fortaleza del hombre de Sabaneta después de los sucesos diabólicos del 11A de 2002?

No es que en nuestra imaginación se atraviesen las siluetas peliculeras del débil venciendo al fuerte a fuerza de sombrerazos. Pero sí creemos que quienes se creen mas hombres que los demás, detrás de una oficina, se detuvieron a valorar el poder de un pueblo a la hora de defender a su dirigente. De un pueblo que está dispuesto a jugárselas todas pero, así mismo, a ponerle a maneas en los caminos para que no se vayan los que le desean la muerte a nuestro presidente Hugo Chávez, de manera que también reciban los candelazos de los aviones sin pilotos que dirigen los nuevos amos del imperio desde sus cómodas oficinas. Es que los que piden a gritos una intervención yanqui en Venezuela, creen que se salvarán a la hora de la chiquita. Y descuidan que Chávez es como el roble: no revienta ni que lo peguen del piso. Se endereza.

Ahora, al hombre de las circunstancias le salpicaron, cual ventilador maligno, el “coco” del cáncer. Al final daremos señales que surgen de las deducciones. Mientras tanto tenemos que enfatizar, una vez más, que ese cáncer en Chávez es como el parche mal pegado y en superficie sólida, por eso es débil ante el coraje del Presidente de todos los venezolanos y de ese mismo pueblo que está convencido que el barines de pura cepa vivirá hasta el 2050 y que su vejeztud la cuidará la nueva camada de venezolanos y venezolanas, a partir de 2025 cuando de los hicos cuelgue la hamaca. No queremos decir que dejará Miraflores a la mitad de la centuria, pero sí cuando la inmensa población desposeída tenga su casa propia; trabajo digno y productivo; ropa y comida para la satisfacción y alegría de todos y sin quitarle nada a nadie. Para ello el pueblo necesita a Chávez hasta el 2025 en Miraflores. Y que no nos vengan con el cuento del “dictador Chávez”. Pueden competir con él en buena lid, la Constitución del `99 tiene la pauta.

Arriba dijimos que al final hablaríamos respecto a lo de “…salpicaron…el coco del cáncer…”. Sabemos que, a diferencia del carare, el cáncer no es contagioso pero los “científicos” que quieren acabar con la “raza no deseada” han inoculado el SIDA entre los negros de África que se les devolvió a los escogidos, ladrones adinerados, en la misma plasma que le compraban a cambio de miserias a los negros. Recordemos la gripe porcina, las vacas locas y pare de contar.

Entonces en todo esto cabe una pregunta, ¿No será que esos mismos diablos han inventado un aroma que, sin ser licuado, lo absorba el ser humano por el olfato y penetre al torrente sanguíneo hasta alojarse en algún órgano interno? Lugo de Paraguay, Lula de Brasil, Cristina de Argentina y Chávez de Venezuela. No sabemos si los tres primeros tuvieron conversa con gente distanciada de sus despachos, lo que si sucedió con Chávez el jueves 16 de septiembre de 2010, un año antes que se le detectara la terrible y ya vencida enfermedad, que no pudo doblegar al corajudo Hugo Chávez Frías.
Patria, Socialismo o barbarie,

Pedro Méndez
pedromendez_bna@yahoo.es



Tu opinión es importante. Escribe un comentario