Computadoras

Por • 11 Dic, 2011 • Sección: Piedra de Tranca

UN DIARIO QUE VIENE de regreso de un hermoso pasado de dignidad y decoro y que formó parte del combo golpista del 11 de abril de 2002 y del sabotaje contra la industria petrolera, que no pierde oportunidad para escarbar en el estercolero, le ha cogido el gustico a trabajar con el supuesto material de algunas computadoras que pertenecieron a jefes de las FARC colombianas muertos en acción. Este escribidor goza mucho con el esfuerzo, con la ímproba tarea que desarrollan los dueños y directivos del diario de marras. Gozo mucho, lo confieso, porque me imagino la creatividad que tienen que desarrollar. Si es que existe en un trabajo que consiste en recolectar basura. ¿Recolectar basura? En efecto, de eso se trata. Porque si algo está en duda en cuanto a autenticidad se refiere, es el material que la especulación mediática convierte en prueba, no por arte de magia sino por sinvergüencería. Y escribo prueba porque nada más distante de la verdad, de la realidad, de la autenticidad, que aquello que los organismos de inteligencia dicen extraer de esas máquinas.

000000000000000

PARA EMPEZAR, toda la tramoya que se montó con las computadoras de Raúl Reyes por el gobierno del más inmoral de los presidentes que ha tenido Colombia, Álvaro Uribe, la deshizo el más alto tribunal de esa nación, cuando en fallo memorable descalificó su contenido y consideró que la cadena de custodia había sido violada, que el material no era confiable, y que, por consiguiente, no hacía prueba. Pero de esos materiales se siguió hablando, y cada cierto tiempo, cuando los organismos de seguridad e inteligencia del vecino país querían joder a algún enemigo, enlodar alguna reputación o afectar la relación con un país hermano, sacaban de esa podrida caja de Pandora algún correo. El DAS, por ejemplo, que acaba de ser disuelto por la cantidad de delitos en que incurrió -en la cárcel y el exilio están varios directores del organismo-, usó documentos provenientes de esas computadores como le dio la gana.

000000000000000

CUANDO MURIÓ EL MONO JOJOY, pasó igual. De inmediato se habló de la gravedad de los documentos hallados en sus computadoras. Pero quizá por la experiencia acumulada con el caso Reyes, rápidamente se apagaron los rumores. Los medios de comunicación de la ultraderecha se quedaron con las ganas de publicarlos, pero el chasco anterior y la poca confiabilidad en la nueva camada de chismes, lo impidió. Lo último se plantea con la muerte de Alfonso Cano. Reaparece el rumor en torno a sus computadoras. Se multiplican las conjeturas y se aprovecha el episodio para desenterrar viejas versiones. Por supuesto: En la mira está Venezuela. Su presidente, Hugo Chávez, candidato en un proceso electoral sobre el cual la derecha mundial tiene puesta la mirada. El material que trabaja el inefable medio cipayo es tortuoso y su contenido configura un delito de traición a la patria, que si no fuera porque es tan fantasioso, bien valiera la pena querellarse contra los siniestros personajes que los mueven: entre otras estupideces afirman que Chávez le ofrecía cuotas de petróleo a las FARC para sus finanzas; o bien que el Gobierno venezolano se disponía a comprarle kilos de uranio a la guerrilla.

000000000000000

LO QUE QUIZÁ no sospechan los traficantes de basura, es que hay otras computadoras con material confiable, veraz, que los involucra y que en cualquier día les explotará en las manos. ¡Dios mediante!



Tu opinión es importante. Escribe un comentario