Rusia y China dicen ´´No´´ a Obama

Por • 13 Nov, 2011 • Sección: Imperialismo, Política Internacional

Para ejercer acciones en contra de Irán

El presidente de EE UU Barack Obama, intentó este domingo, sin que se evidenciaran ningún progreso, recabar el apoyo de Rusia y de China para presionar a Irán y su programa nuclear, en sendas reuniones al margen de la cumbre de la APEC en Honolulu.

En una jornada dominada por el comercio, tras el anuncio de un acuerdo sobre las líneas maestras del pacto de libre comercio para la región de Asia Pacífico conocido como TPP, Obama dedicó también buena parte de su tiempo a abordar la seguridad nuclear e Irán, un asunto que trató en sendas bilaterales con sus colegas ruso, Dmitri Medvédev, y chino, Hu Jintao.

Sin embargo, no pareció lograr más progresos que un compromiso a continuar los contactos.

En la reunión con Rusia, Obama indicó que ambos reafirmaron su “determinación a trabajar para dar forma a una respuesta común de manera que podamos”, dijo, “mover a Irán a cumplir sus obligaciones internacionales en lo que respecta a su programa nuclear”.

Pero Medvédev no corroboró este extremo y se limitó a confirmar, sin más detalles, que los dos hablaron sobre Irán.

EE UU se plantea la posibilidad de imponer nuevas sanciones a Irán después de que el Organismo Internacional para la Energía Atómica (OIEA) emitió esta semana un informe en el que apunta a que la República Islámica busca la fabricación de armamento con su programa nuclear y que Washington asegura que despierta “seria preocupación”.

La versión de la AIEA es negada por Teherán y a juicio de observadores independientes forma parte de una intensificación de esfuerzos por justificar una agresión al país islámico.

Rusia como China han mostrado su oposición a una nueva ronda de sanciones internacionales, y Medvédev ha expresado dudas sobre la credibilidad del informe.

En el caso de China, Obama mencionó que abordaría con Hu “esfuerzos para garantizar conjuntamente que países como Irán respetan las normas internacionales”.

Según apuntó más tarde el consejero adjunto de Seguridad Nacional de la Casa Blanca Ben Rhodes, en ambos casos los líderes acordaron continuar sus consultas sobre el asunto.

Obama también trató con sus dos homólogos asuntos como la situación en Siria o Afganistán.

Pero buena parte de las conversaciones se dedicaron a cuestiones comerciales y a la economía mundial.

En el caso ruso, Obama y Medvédev abordaron el inminente ingreso de Rusia en la Organización Mundial de Comercio (OMC), una vez firmados esta semana los documentos de adhesión tras 18 meses de negociaciones.

Obama planteó que ha llegado el momento de “consultar estrechamente con el Congreso acerca del fin de la aplicación de la ley Jackson-Vanick”, que se retrotrae a la Guerra Fría y que limita el comercio de EEUU con Rusia.

Tampoco faltó uno de los grandes contenciosos en la relación bilateral, la defensa antimisiles y el escudo que EEUU pretende levantar en Europa, al que Moscú se opone rotundamente.

El presidente ruso declaró que ambos países continúan su búsqueda de posibles soluciones pero “entendemos”, apuntó, “que nuestras posturas siguen muy alejadas”.

En la bilateral china, Obama y Hu abordaron la relación comercial y asuntos como la cotización del yuan, la protección a la propiedad intelectual o el trato en las licitaciones gubernamentales chinas.

Previamente, el mandatario estadounidense había advertido de que EE UU demandaba “reciprocidad” en la relación comercial y que China cumpliera “las reglas del juego”, pues de lo contrario no cabe esperar que Washington permanezca “parado” sin tomar medidas.

Ambos mandatarios enfatizaron la necesidad, y la voluntad, de cooperar y consultar entre los dos países.

“La cooperación entre EEUU y China es vital, no sólo para la seguridad y prosperidad de nuestros pueblos, sino también del mundo”, declaró Obama antes de comenzar la reunión.

Hu, a su vez, afirmó que “la situación internacional afronta cambios complejos y profundos. Hay una inestabilidad creciente en la recuperación económica mundial”.

Por ello, apuntó, es aún más importante que los dos países “aumenten su comunicación y su cooperación”.

Un asunto que no se abordó en esta reunión, según subrayó Rhodes, fue el TPP. China no ha mostrado interés en unirse y se ha lamentado de no haber sido invitada, pero EE UU considera que “el TPP no es algo a lo que uno es invitado. Es algo a lo que uno aspira”.

La Radio del Sur /Agencias



Tu opinión es importante. Escribe un comentario