La realidad

Por • 27 Sep, 2011 • Sección: Un Grano de Maíz

La realidad construida por los medios de deformación, por la costumbre, se impone irrefrenable. La percepción de sólo lo aparente, la superficialidad, construye nuestro mundo, lo aísla de las causas profundas, lo priva de esencia.

Es el territorio donde la dominación capitalista manipula a los pueblos, obligándolos a acciones que simulan a la política, pero en realidad son actuaciones pueriles de un gran reality show con todo previsto, red de seguridad, garantía de nunca ir al fondo. Así, no habrá la comprensión que genera conciencia, narcotizados somos rebaño en sus manos.

Es suficiente observar los asuntos que ocupan la atención, y la manera como son tratados, para sentir que estamos en un gran escenario de teatro bufo. Veamos.

mariacorina machado, desempolvó el guión del anticomunismo, globovisión la secunda, deambulan por el escenario con el miedo en ristre, disfrazados de agentes de la inquisición, preparan la hoguera.

leopoldo lópez escondió su capa de fascista y entró en escena exultante. Un armatoste antichavista lo autoriza a participar en el sainete de la escogencia del candidato del pasado. ramos no se pronuncia, actúa como un villano, con jactancia.

capriles, pablo pérez, ledezma, fernández, oswaldo, y diez mil zamuros cluecos forman la escolanía. Es el mismo teatro de la cuarta: pelear, discutir, trivializar y que todo quede igual.

En la cuarta les dio resultados por medio siglo, ahora tienen la intención de hacer que la Revolución entre en este circo, que participe de la operación de embobamiento del pueblo, que renuncie a su fuerza, se prive de ir al fondo de los problemas, e impedirle buscar la verdad en lo profundo del mar de deformación. De esa manera la debilitan y pueden dar el zarpazo.

La contrarrevolución, la mesa, en el medio de sus vapores de mentiras, exageraciones y promesas falsas, tiene que mostrar algo de sus verdaderos planes, congraciarse con el imperio y con los capitalistas locales, mentir al pueblo y prometer a los oligarcas. Por eso sus proyectos tienen mucho de mentira y mucho de verdad: cuando hablan de mejoras para el pueblo, mienten, cuando prometen prebendas a los oligarcas, es cierto.

La Revolución debe desenmascararlos, demostrar que ellos defienden al capitalismo y que no pueden resolver ninguno de los problemas que hoy padecemos, al contrario, los profundizarán. Debe desmontar sus proyectos, develar las mentiras, sus promesas, sus ofertas engañosas.

Es necesario ir al fondo, a la esencia de los dos sistemas que se enfrentan hoy en Venezuela, el Socialismo y el capitalismo. Esta campaña no se gana sin ese enfrentamiento abierto.

Si la Revolución permanece en el escenario de la oligarquía le da ventaja a la contrarrevolución, pero si plantea la batalla en las causas, si promociona al Socialismo como la esperanza de la humanidad y como la única manera de conseguir el buen vivir, mantendrá la ventaja.

Esa es la manera de armar al pueblo ideológicamente, hacerlo capaz de resistir la campaña de desinformación, que arreciará a medida que nos acerquemos al 7 de octubre.

¡Con Chávez siempre!



Tu opinión es importante. Escribe un comentario