Una cosa es de turista y otra cosa es residente

Por • 26 Sep, 2011 • Sección: Tribuna Abierta

Un sexólogo  de Ministro de salud

Estaba saliendo de viaje para la hermana república de Argentina y de refilón leí estas declaraciones de Fernando Bianco, a quien he conocido en algunos bares, donde he disfrutado de su comicidad como interlocutor, por lo que me queda la duda de si lo que está haciendo, es una joda más entre whisky y whisky o de verdad el tipo se ha obsesionado con promocionarse para ministro.  Sus planteamientos acerca del elefante blanco me hacen recordar un cuento que traigo en el morral de este viaje a Argentina, me lo contó un viejo amigo argentino que vivió muchos años en Venezuela. Decia el dicho que un cristiano que se moría de aburrimiento en las nubes del cielo, va donde san Pedro y le pide un permiso para ir unos días al infierno, lo que inmediatamente le es concedido. Al llegar al infierno, baja unas largas escaleras y se planta ante una gran puerta roja, al tocarla una sexi chica le abre y quien es. El cristiano entrega el pase que le dio San Pedro y la sexi chica le abre la puerta: entra a una gran sala disco llena de chicas, de música, de camas, de música y todo tipo de placeres. Al terminar la semana, el tipo regresa al cielo. Al tener una semana en su vieja nube celestial, se levanta una mañana y decidido regresa donde San Pedro: ¡Dame mi traslado, me voy al infierno! Luego de algunos minutos recibe de San Pedro su orden de remisión y sale veloz hacia el infierno nuevamente, baja corriendo las escaleras y toca la puerta, cuando ésta se abre se encuentra la misma sala pero llena de olores pestilentes, salas de torturas, gente mutilada, gritos y llantos. Camina, sube, baja y todo se le presenta cada vez más dantesco. Al final regresa a la puerta y pregunta a la sexi chica: ¿Yo estuve aquí hace solo unas semanas… que paso??? A lo que la sexi chica le responde: Mire señor, entiéndalo muy bien, una cosa es de turista y otra cosa es residente!!!

Hago estas reflexiones por varias razones, la primera es por ser yo un defensor a ultranza de la excelente gestión de la coronela Eugenia Sader, la segunda porque conozco por dentro el elefante  blanco y la tercera, porque  durante esta semana en mis días en Argentina, en mis tiempos libres, ciertamente llegué a pensar que Bianco tenía razón, el problema de la salud en Venezuela es netamente sexual: nadie le hecha bolas, pocos son los que son ardorosos y excitados funcionarios, la mayoría se las echan al hombro y a todos les sabe a chocolate la vaina. No resulte pues que Bianco de ministro de la Salud, declare como política pública el tirar tirando y suplante nuestro concepto de vivir viviendo.La verdad es que me dio cada día más risa y como siempre las expresiones alicoradas de Bianco me volvieron a hacer reír, el tipo tiene bolas, lo que no sabe Bianco es lo que dice mi historia: una cosa es de turista y otra cosa es  residente. Yo le invito a que sea más consecuente con su condición de izquierda y antes que torpedear a nuestra coronela, súmese a ella. No resulte después que esa obsesión que se le ha metido en ese cuerpo le haga sacar a la huelga a su gremio y le haga tan mal servicio a nuestra revolución. Usted camarada Bianco es excelente los domingos en la noche, pero la verdad que me asusta la idea de verle entrompado como ministro, con todo el respeto que se merece.

Eugenia Sader está al frente de una batalla en la que todas y todos debemos sumar y no restar, pues en juego está el futuro de la salud y de la revolución. La derecha, y sus medicuchos, que muchos son de su gremio doctor Bianco, son los que se roban los insumos que manda la coronela, los que pagan para que saboteen los equipos médicos y los que se la pasan llorando mas real por no hacer nada, los que se las pasan en las puertas de las emergencias diciéndole al pueblo que no los pueden atender. El peo es ese, camarada Bianco, los médico escuacas, no la Ministra.

Eugenia Sader, coronela, siga adelante, que con sexo o sin sexo, este pueblo antes que otra vaina, va a tener salud revolucionaria y socialista.

Venceremos y viviremos!!!

Raúl Bracho



Tu opinión es importante. Escribe un comentario