Propaganda, comunicacional cagalitrosa

Por • 22 Sep, 2011 • Sección: Tribuna Abierta

Auditórium

“Las tres cosas más difíciles en este mundo son: guardar un secreto, perdonar un agravio y    aprovechar el tiempo”
Franklin Benjamín…

Por ahora el mejor aliado que tiene la revolución  bolivariana es la oposición.  Sus métodos de lucha en contra el gobierno bolivariano, la conducen a su auto descalificación. La lucha por buscar un contrincante de peso para Hugo Chávez, en las venideras elecciones presidenciales, ahora con el caso de Leopoldo Lopez, ha hecho caer su proceso interno en algo folklórico, y cómico.

Las acciones de la oposición, en estos 12 años del gobierno bolivariano se caracterizan por torpezas tras torpezas, aunadas  a las estupideces de sus dirigentes.  El resultado de aquellas multitudinarias marchas hasta el 2002 ya no existen, si logran reunir más de un millar de personas en una protesta es demasiado hoy en día.

Pero así como la oposición anda de pifia en pifia, la propaganda oficial del gobierno bolivariano no se queda atrás por lo siguiente: el peor enemigo de la revolución, hoy rumbo a las presidenciales del 2012 son sus  propagandistas, parece que se ha pisado la concha de mango con el caso de Leopoldo López, Y la metida de pata de aliarse con el corrupto de Didalco Bolívar.
Hoy en día en el marketing electoral moderno, y de IV generación en lo comunicacional, se sabe que una propaganda repetida en exceso atosiga, logrando en la opinión publica un efecto u objetivo contrario al que se busca, como es  implantar una matriz de opinión publica, eso lo saben muy bien los expertos en mercadeo. Es imposible que un ser humano pueda estar las 24 horas al día frente a la pantalla de un televisor, ni estando preso lo hace.

Los canales de los medios de comunicación públicos,  dedican un 90% de su programación a una propaganda repetitiva  y cansona, sin una programación de interés que atraiga al televidente, a mantener  la sintonía en cualquiera de esos  canales públicos,  canales con ese tipo de programación sardina, no los sintoniza ni los ve nadie.

Los programas de corte político, deben de ser pocos, y de calidad.  Pero  jamás  deben ser de un  corte cagalitroso, y de jaladera de bolas diariamente, siendo lo peor,  y calamitoso, cuando los hacen repetir  enes  de veces a lo largo de las 24 horas de programación.

Los noticieros son unas latas de sardinas;  mas de lo mismo, los repiten hasta el cansancio que llegan a producir nauseas mediáticas.

No es posible mantener la sintonía de los usuarios de un canal, en donde la misma propaganda es mantenida durante horas en la programación diaria,  dentro de un supuesto esquema de una “programación” que no estimula a ningún televidente.  El  canal de TV donde en forma de monologo se habla sin un fin específico sobre: supuestas  obras, aunque estén ejecutadas, esto no interesa al público sino como información general, y sobre todo a un  grupo limitado de personas.

Un canal en donde no exista una programación interesante; en donde solo exista una  propaganda oficialista ‘atosigan te’ sencillamente no lo ve nadie, hay que recordar, que el televidente,  es el que tiene el control. La programación de un canal no debe ser hecha  para complacer a un gobernante nacional, estadal o municipal, menos a  dirigentes políticos para intentar llevar una imagen al público elector.

Se ha perdido  toda lógica en las programaciones oficiales de televisión, al poner los canales de TV,  al servicio de unos fines oscuros que nadie entiende, ni comprende  como no sea,  el de elevar el ego narcisista de algunos lidercitos de pacotilla.

Hay intereses muy mediocres que mantienen programas de televisión, y que no viene al caso definir,  donde le han vendido a ciertos mandatarios municipales y regionales la idea que la oposición es muy importante y peligrosa en ciertos municipios y regiones de lo que verdaderamente son, y que las estupideces que dicen en canales privados de inclinación opositora, le hace daño a la revolución en ciertos municipios, que el daño real  que presuntamente causan, y que por lo tanto, dicen ‘estas rémoras mediáticas’ de la revolución,  que la guerra mediática debe circunscribirse a pelear contra el canal o canales opositores locales y regionales, y que la mejor forma de hacerlo es repetir hasta el cansancio esas programaciones cagalitrosas, que desangran los tesoros municipales , en varios estados de la República Bolivariana de Venezuela, haciendo diariamente hincapié hasta en las cosas donde la idiotez misma se devuelve,  en donde hay que hacerlo obligatoriamente, porque eso ayuda  al “Comandante Presidente”, como si ejercer el  poder en la  Venezuela  Bolivariana, es  dedicarse a esas bolserías y pendejadas, y donde más nadie, sino Hugo Chávez, es el único capaz de bajar las líneas informativas, y algunos mandatarios se comen esos mojones.

De continuar estas  programaciones en los canales nacionales, estadales y municipales, solo nos  queda  preguntar: ¿Es que no existen funcionarios revolucionarios,  que sean capaces de emitir opiniones propias?  ¿O es que los peludos  asesores de propaganda buscan exacerbar el mesianismo de muchos mandatarios, hasta lograr la repulsa  del televidente?  ¿Y lo más aberrante de esto: es que estos  asesores de imagen, y propaganda son en verdad unos  revolucionarios  o son unos propagandistas  del ‘imperio mesmo’?  Porque  se la pasan escupiendo hacia el cielo, y a la larga, le están dando  argumentos suficientes a la oposición, para demoler a la revolución bolivariana.

El proceso bolivariano, y su intelectualidad en cara a las elecciones presidenciales del 2012 debe revisar su política comunicacional, y de imagen: “Internacional, nacional, estadal, municipal”. Buscando mejores asesores, que planteen una nueva imagen de la revolución bolivariana, porque no puede haber una “democracia socialista con miseria, y asimetría social”,  andamos por un  mal camino.

Toda mi vida he sido un estudioso de la política, pero veo hoy que pocos programas,  no están vendiendo como debe ser el producto revolucionario,  la programación oficial es cansona y repetitiva, los noticieros ocultan la información diaria de los sucesos, y por esta razón no los ve nadie. Hay que crear programas mas atractivos en: lo social, político, económico y cultural etc. que atraigan al común,  es la única forma en mi humilde opinión de consolidar la revolución en la opinión publica. En materia comunicacional sencillamente Presidente Chávez estamos raspados ¡Creo yo!

Edgar Perdomo Arzola
Percasita11@yahoo.es



Tu opinión es importante. Escribe un comentario