Fusilamientos

Por • 22 Sep, 2011 • Sección: Tribuna Abierta

Ruralidades

Negro, me llama la gente. Negro, ese es mi color…indio es mi hermandad y a nuestras mujeres; a nuestros hijos, también los matan si no es que mueren por el disparo certero en el vientre de ella. Pero no podemos gritarle asesino porque tienen el rostro tapado  con la máscara “religiosa”. Además nos apabullan con la limpieza étnica en un mundo donde se respetan los Derechos Humanos cuando se trata de los escogidos.

Sí, a las mujeres de Palestina le tiran al vientre y no es cuento´e camino. A las de Libia a las tetas para que no amamanten. A las de Irak al cerebro para que no piensen y a las de Afganistán a la garganta para que no protesten. Pero ellos, los que disparan, no son asesinos. Son “religiosos” que dominan en la OTAN y en el Departamento del Tesoro y mandan al negro Presidente hasta que cambien de puntería, o se asqueen de esa negritud en la Casa Blanca.

Mataron a Kennedy (22-11-63) por transigir con el negro Luther King. Y a este por intransigente (4-4-68). A su correligionario, Isaac Rabin, mandado a matar el 4-11-95 por pedir una reunión con el jefe palestino Arafat. Pero esos no fueron crímenes. Por lo mismo, “ellos” no son criminales. Son “religiosos”.

Ahora mismo le pusieron la mano a la OTAN, con Kissinger como “asesor” principal. El mismo de la masacre en Chile y el asesinato de Salvador allende, a través del criminal dictador Augusto Pinochet. Pero él, Kissinger, no es asesino, es religioso asesor de la maquinaria de guerra del imperio. El asesor del Departamento del Tesoro norteamericano es una ficha dejada por “ellos” cuando se llevaron los dólares. Este personaje se ha convertido en provocador para que se desate una guerra contra uno de los aliados de Irán (Venezuela). Él tampoco es asesino, es “religioso”; y le escucha los chismes al que manda a matar a los guardias del tren de El Encanto llamado Teodoro Pettkoff, el lobista de Pablo Pérez, pre-candidato de la Mesa de la Unidad Derechista, que no han matado una mosca. Son “religiosos”.

Es que “ellos” son expertos en disfraz. En la Francia de Sarkozy está el mismo Priorato de Sión que no deja que se le escape ningún dinerillo acumulado  y por el que no le importa matar. Pero ¡qué va! Ellos no son asesinos. Son “religiosos” que tienen al que fue joven venezolano Ilich Ramírez en una mazmorra hasta que se muera por el delito de combatir el crimen.

Hace pocos días vimos por televisión al gestor de la mafia siciliana, apellidado Berlusconni cuando se jactaba de haberse “ganado” unos cuantos decenios de miles de millones de dólares de los que el país de Libia tenía depositados en los bancos italianos. Deducimos que esa mafia criminal a la que él pertenece, como también los mandantes de Inglaterra, tienen fuertes e importantes relaciones mafiosas con ese Priorato asentado en Francia. De allí que, al unísono, enviaran a Libia su poderío aéreo para “despejarle” el camino a los mercenarios y paracriminales israelíes para que sigan matando negros, indios, mujeres y niños en el país de Libia, robarse el petróleo, el agua y el dinero que, ingenuamente, Kadafi había depositado en esos países. Pero “ellos” no son asesinos, son “religiosos” dueños de la mentira y de los medios para informar sus tergiversaciones. Los que se dicen verdaderos representantes de la religión cristiana  callan de miedo o complicidad. Ni siquiera cuando los fariseos trataron de matar al Papa Juan Pablo II, con Alí Afca el 13 de mayo de 1981, mucho menos ahora que están asesinado al pueblo de la milenaria Libia.

Patria, Socialismo o barbarie. Venceremos!

Pedro Méndez
pedromendez_bna@yahoo.es



Tu opinión es importante. Escribe un comentario