Leopoldo

Por • 21 Sep, 2011 • Sección: Un Grano de Maíz

El caso leopoldo es delicado, merece estudio, no puede pasar a la ligera, es señal de un gran cambio en la geopolítica planetaria. Veamos.

Los Estados Nacionales están siendo rebasados por organismos internacionales, poco a poco se va instaurando en el mundo, de facto y de manera abierta, una nueva legalidad imperial, respaldada por su poderío militar.

Libia es un ejemplo, allí la otan derrocó a un gobierno legítimo, reconocido por la ONU, y puso en su lugar a un gobierno neocolonial. El verdadero gobierno, sarkozy y cameron, fueron hasta allá para legitimar al nuevo cónsul. Con descaro anuncian nuevos bombardeos a las fuerzas leales a Gaddafi.

diego arria, milagros socorro y teodoro reconocen un gobierno supranacional y amenazan con juzgamientos en esas instancias judiciales, tienen la desfachatez de prometer reclusiones en las tenebrosas cárceles tipo Guantánamo, donde se violan los más básicos derechos humanos y se evacuan los sadismos más abyectos de los gobernantes imperiales.

El caso de leopoldo no es aislado, se trata de una señal del nuevo orden que el imperio capitalista instauró en el mundo.

¿Qué deben hacer los Revolucionarios?

La respuesta debemos buscarla en la historia. Bolívar, ese gran visionario, percibió con claridad que frente al enemigo imperial agrupado bajo una sola bandera, había que unir a los patriotas bajo un solo estandarte. La Patria para Bolívar era la América, entonces, se trataba de, frente a los imperios colonizadores, unir a gobiernos y a pueblos insurgentes.

Más adelante Martí comprendió que la unión debía ser de todos los que se enfrentan a la esclavitud, y decretó: “Patria es humanidad”. Y el concepto fue ampliado por los clásicos y abarca a la intención liberadora mundial, hoy “Patria es Revolución”.

De aquí que la respuesta al caso leopoldo no puede quedar confinada a los límites de Venezuela, se trata de hacer frente al polo capitalista imperial. Debemos preparar la resistencia revolucionaria mundial. Unir pueblos y gobiernos insurgentes en una nueva legalidad, en una nueva geopolítica.

Ya la etapa de la multipolaridad fue superada, ahora sólo son posibles dos polos: de un lado el imperio agresor, del otro la insurgencia que resiste las tropelías de los capitalistas. Un polo capitalista y un polo anticapitalista. Esta debe ser la meta, no hay lugar para terceras posiciones.

Venezuela tiene la responsabilidad de impulsar ese Polo, debemos dar ejemplo de la posibilidad de construcción de una nueva manera de relacionarnos entre nosotros y con el mundo. Ya Chávez coloca a nuestro gobierno a la vanguardia de la resistencia. Nuestra posición frente a la agresión a Libia es valiente y ejemplar. La construcción de la ALBA es preludio de ese nuevo camino. Hemos hecho bastante, pero el reto exige más.

Es imprescindible que todo el gobierno, el partido, tomen conciencia del reto que enfrentamos, que el pueblo entienda que en las elecciones del 2012 decidimos si volveremos a ser colonia, si Bolívar verdaderamente aró en el mar, o si este pueblo conserva el ímpetu libertario que nos llevó a los confines del continente.

¡Con Chávez habrá Patria!



Tu opinión es importante. Escribe un comentario