Enemigos del proceso revolucionario

Por • 21 Sep, 2011 • Sección: Tribuna Abierta

Los enemigos del Proceso revolucionario no son los escuálidos agrupados en la MUD; sólo hay dos enemigos: el Imperialismo, los rojo-rojitos y la quinta columna infiltrada, tan o igual de peligrosos que los mismos imperialistas. La burguesía, la “social-democracia” y los social-cristianos y sus derivados es el nombre de una fracción del Capitalismo, una de sus formas, la última de las que puede adoptar en nuestro país. Somos enemigos de estos grupos, sí; pero en tanto y cuanto ellos son imperialistas-capitalistas.

¿Ha llegado el momento de reflexionar en cómo deben transcurrir los procesos integracionistas? Todo esto también es manifestación del nuevo modo de pensar, que es el que nos permite concebir la cooperación humanitaria como parte inseparable del sistema nacional de seguridad paralelamente con la cooperación política, económica. Pero el estado de ánimo social del pueblo también necesita protección, pues el pueblo debe sentir que sus libertades no son ficticias, que el Estado realmente lo necesita, necesita su trabajo y sus conocimientos, que el Estado no lo abandonará en la desgracia, le garantizará la vivienda, no le dejará morir de hambre, cuidará de la educación de sus hijos, le asegurará sus conquistas. Pensamos que es aquí donde podríamos establecer un común denominador a los diversos enfoques de los derechos del pueblo, de la esfera humanitaria y social en su conjunto.

La política de la reconciliación nacional, que el Comandante Presidente viene promoviendo desde abril 2002, encierra los elementos necesarios para esa solución política a la situación interna del país. Claro está, ese proceso debe llevar a un arreglo de los aspectos externos del problema. Nos referimos al cese de la injerencia desde el exterior. Se avanzaría en los aspectos internos y externos. Si determinadas fuerzas no entorpecen este proceso, suministrando grandes cantidades de dólares a los oposicionistas. Pero, hablando de la esencia y de la base conceptual del arreglo político de este problema, a este respecto el punto principal es obrar con justicia: deben ser reconocidos los legítimos derechos del pueblo a la autodeterminación, se le debe garantizar en firme la posibilidad de vivir en paz.

Todo esfuerzo por conseguir una paz más sólida y segura no surtirá efecto, si, al mismo tiempo, no se da justa solución a los problemas económicos, sociales. El creciente papel que el Gobierno Revolucionario le asigna al factor humano, está estrechamente vinculado a la democratización más profunda de la vida del pueblo en todos sus aspectos. Sin democracia participativa y protagónica no existe iniciativa, sin democracia participativa no existe participación directa en la administración de la producción, sin democracia participativa no existe justicia social, sin democracia no existe compromiso de cada uno con toda la sociedad.

En cuanto a las transformaciones en la economía, debemos decir que renunciamos a los métodos autoritarios para, fundamentalmente, acogernos a los métodos de gestión a partir de intereses económicos, e introducimos la autogestión completa. En la planificación estatal y en la política financiera planteamos garantizar un desarrollo de las empresas de producción, de las cooperativas y el trabajo comunal. Será preciso eliminar los infundados obstáculos que existen en las relaciones monetario-mercantiles e introducir la autofinanciación de las empresas de propiedad social: la remuneración del trabajo debe depender directamente de los frutos del mismo. Empeñando los esfuerzos principales en crear un mecanismo que acelere el desarrollo económico sobre principios y ventajas socialistas.

¿Qué tenemos en cuenta al hablar de la resistencia a la autogestión? Los viejos enfoques, la inercia de las viejas costumbres y el burocratismo. Pero es cierto que las reformas se desarrollan en profundidad. Todos los sectores del pueblo se vienen involucrando en este proceso que afecta, virtualmente, los intereses de la totalidad de la población. En conversaciones e intervenciones, el pueblo expresa su apoyo y exige no detenerse, continuar la autogestión y llevar hasta el final la obra iniciada. Otro camino no hay. Significa esto que estimamos obligatorias, determinadas resoluciones, una parte de las cuales requiere medidas drásticas y, con toda probabilidad, pondrá al descubierto profundos contrastes con la burguesía y los rojo-rojitos.

En nuestro país, el socialismo todavía no pudo demostrar todas sus posibilidades, ni la riqueza de su contenido, no sólo por motivos subjetivos, sino debido a una situación histórica. Demasiado complejas, son las condiciones objetivas en que por primera vez en la Historia,  comenzamos a construir una sociedad socialista: el golpe económico, el golpe de estado, el sabotaje petrolero, la conspiración, las provocaciones bélicas, la constante presión del imperialismo. Estos planes expresan objetivamente la  necesidad inaplazable de acelerar grandes cambios radicales.

Las divergencias existentes con la burguesía tienen que ver más con cuestiones relativas a la envergadura, profundidad y ritmo a que se desarrolla este proceso. Por lo visto, la burguesía sostiene que el pueblo venezolano no puede asimilar una dosis demasiado fuerte de democracia participativa y protagónica. El objetivo no es otro que vigorizar consecuentemente el poder del pueblo, ofrecerle plena libertad de crear, ampliar las garantías de libertades y derechos políticos y civiles. La democratización tiene un valor independiente, pues ella —junto con la formación de las premisas materiales— ofrece la posibilidad de crear condiciones para un desarrollo armonioso del pueblo, de su protagonismo social y responsabilidad.

“Porque de pronto podré irritarme contra el que me viene con la pretensión de salvarme, aun a mi pesar, pero luego que reflexione, habré de agradecérselo, viendo que me considera como hermano, y, en cambio, jamás cobrare afecto al mercader que me deja ser como yo sea y respeta hasta lo que en mi cree más pernicioso para mí mismo, con tal de explotarme y tenerme de cliente”.

¡Gringos Go Home!
¡Libertad para Gerardo! ¡Libertad para los cinco héroes de la Humanidad!
Hasta la Victoria Siempre. Patria Socialista o Muerte ¡Venceremos!

Manuel Taibo



Tu opinión es importante. Escribe un comentario