Constituyente de las organizaciones de los trabajadores/as para refundar El MINPPTRASS…

Por • 21 Sep, 2011 • Sección: Tribuna Abierta

Un solo clamor ronda por los senderos de lucha que libra, actualmente, la clase trabajadora: “Refundar el Minpptrass”. Es el clamor que el trabajador/trabajadora de la Patria, exclama al acudir a esas instancias de justicia laboral, pertenecientes al Minpptrass, que son las Inspectorías del Trabajo, en búsqueda de resguardo ante la arremetida patronal que lo/la despide sin justa causa y, una vez, que logra restablecer su derecho constitucional a la estabilidad laboral, no hay órgano del Estado que logre obligar al patrono a cumplir la providencia o mandato emanado de esas Inspectorías. Éstas, se han convertidos en órganos de injusticia en vez de justicia laboral, ya que, se ha llegado al extremo que su pronunciado burocratismo, conlleva al trabajador/trabajadora de la Patria que gana su reenganche, tener que esperar más de un año, para que, la providencia respectiva le restablezca sus derechos; tal como sucede en la “Pedro Ortega Díaz”, Inspectoría en la que se encuentran sacando los casos del 2009, imagínese compatriota si a usted le tocara dilucidar su caso en dicha Inspectoría y lo ganase, tendría que esperar quién sabe cuántos años para ser reintegrado a su sitio de trabajo; mientras, los burócratas de dicha Inspectoría, no terminan de poner al día su trabajo diario. En otras palabras, las Inspectorías del Trabajo, se han convertido en órganos del Estado, burocratizados en extremo, en las que reina tremenda morrocoya, con el perdón de estos animalitos, por utilizar su nombre.

La vigente Ley Orgánica del Trabajo, le otorga al Minpptrass la  Misión de: “promocionar el diálogo social con la finalidad de promover en el marco de una economía productiva y solidaria, el empleo, el trabajo digno y la protección a los derechos humanos y sindicales de las trabajadoras y trabajadores; el desarrollo de un sistema de seguridad social público y solidario; y la prestación de un servicio de calidad y eficiencia que permita la regulación de las relaciones laborales y sea accesible a todos los trabajadores y trabajadoras…”, para lo cual, la LOT (Art. 586), le asigna las siguientes funciones:

Recoger información necesaria para la intervención del Estado en Materia del Trabajo, y teniendo en cuenta la experiencia en la práctica de la Ley, las nuevas doctrinas, etc, realizar reformas a las leyes y reglamentos.
Presentar proyectos de Ley sobre el Trabajo y la Seguridad Social.
Mejorar las condiciones de vida y trabajo de los trabajadores y de sus familias, tomando las iniciativas y medidas que fueren procedentes dependiendo de cada caso en particular.
Un balance preliminar, nos permite acotar que, el Minpptrass al no cumplir en cabalidad con sus funciones legales, ha dejado desvalido a la parte más débil en toda relación laboral: al trabajador/trabajadora de la Patria. Esto, se puede evidenciar en la efervescencia que ha adquirido la lucha de clases en este período de transición que nos hemos propuesto recorrer para la construcción de un nuevo modelo societario: el Socialismo. Situaciones como las ocurridas en la empresa Mitsubishi, con la muerte de trabajadores de esa factoría; casos de hostigamiento a delegados de prevención, evitando su accionar en procura de mejores condiciones de seguridad y salud laboral, entre otros, son evidencias de hechos ocurridos, en los que, la función del Minpptrass  de intermediario en la conciliación de casos como ésos, fueron desbordados, y  la clase trabajadora puesta en actitud defensiva contra la arremetida patronal que, ante la pasividad del Minpptrass, ve el camino abierto para acometer su brutal ofensiva.

Pero, lo que denota con mayor claridad el carácter inoperante del Minpptrass es, sin duda, el incumplimiento de su obligación estipulada en el 586 de la LOT, ordinal (d): “Presentar proyectos de Ley sobre el Trabajo y la Seguridad Social”. Además de ser un mandato constitucional, incumplido por ese ministerio, en complicidad con la Asamblea Nacional: “Dentro del primer año, contado a partir de su instalación, la Asamblea Nacional aprobará: 3. Mediante la reforma de la Ley Orgánica del Trabajo, un nuevo régimen para el derecho a prestaciones sociales reconocido en el artículo 92 de esta Constitución, el cual integrará el pago de este derecho de forma proporcional al tiempo de servicio y calculado de conformidad con el último salario devengado, estableciendo un lapso para su prescripción de diez años. Durante este lapso, mientras no entre en vigencia la reforma de la ley seguirá aplicándose de forma transitoria el régimen de la prestación de antigüedad establecido en la Ley Orgánica del Trabajo vigente. Asimismo, contemplará un conjunto de normas integrales que regulen la jornada laboral y propendan a su disminución progresiva, en los términos previstos en los acuerdos y convenios de la Organización Internacional del Trabajo suscritos por la República…” (Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, Disposición Transitoria Cuarta).
Urge refundar el Ministerio del Trabajo y la Seguridad Social, sobre nuevas bases que permitan constituirlo en una herramienta que dignifique el “Trabajo como un hecho social que gozará de la protección del Estado…”;  tal cual, manda nuestra Constitución y para ello, urge acompañar ese proceso, de una nueva Ley Orgánica del Trabajo que de cumplimiento al mandato constitucional: “La ley dispondrá lo necesario para mejorar las condiciones materiales, morales e intelectuales de los trabajadores y trabajadoras…” (CRBV, Art. 89).
Al respecto, el camarada Casiano Díaz Duran de Unete-URT-Carabobo, ha propuesto: “el ADECENTAMIENTO DEL MINISTERIO DEL TRABAJO (…) En función de concretar lo antes posible tan deseado adecentamiento de las referidas instituciones del Estado, debe hacérsele honor a la insistente política obrerista que promueve el Pdte. Chávez, de darle PODER AL OBRERO, promoviendo el CONTROL DEL TRABAJADOR en cada una de esas instancias gubernamentales…”, añadiendo, palabras más adelante, su criterio de cómo hacer realidad esa propuesta: “Según las instancias administrativa locales, regionales y nacionales; establecer una CONTRALORÍA DE GESTIÓN, integrada por: a) VOCEROS INSTITUCIONALES DE CONTROL DE GESTIÓN, según el nivel administrativo anteriormente señalado y electos por la masa trabajadora correspondiente; b) VOCEROS SINDICALES locales, regionales o nacionales, electos, según su nivel, por las CENTRALES OBRERAS correspondientes; y c) VOCEROS SINDICALES SECTORIALES, electos en asamblea de trabajadores de los respectivos gremios…” Propuestas para el debate, que van surgiendo del seno de nuestra clase trabajadora, interesantes por demás.
El Minpptrass, no puede seguir  siendo lo que, hasta el presente, ha sido, el ministerio de una sola tendencia de nuestro movimiento sindical, la FBT y sus derivados, la nueva burocracia sindical. Urge democratizar su accionar, para impedir que su actuación esté marcada por ese vicio que ha venido denunciando, insistentemente, el camarada Chávez: el sectarismo. Así es, desde ese ministerio vienen emanando prácticas antisindicales que propician en el seno del movimiento de los trabajadores/trabajadoras pugnas, que en muchos casos, rayan en la violencia intersindical.
Las Inspectorías se han convertido, en agencias de la nueva burocracia sindical, impidiendo que nuevos actores del movimiento sindical emergente, surjan y lideren, con amplia libertad, grupos de trabajadores/trabajadoras en sus sitios de trabajo.  Desde allí, se les traba la legalización de esas nuevas organizaciones sindicales, con todo tipo de argumentación, mientras a las coaligadas a la FBT, se les facilita y acelera su inscripción o cualquier otro trámite de carácter sindical.
El camarada Chávez, lo ha expresado con total franqueza: “quiero insistir hoy a nombre del Gobierno Revolucionario, y además cuando insisto es porque quiero pedir a todos los miembros del Gobierno, los Vicepresidentes, Ministros, Procuradora, todos, y pedir a los gobiernos locales, gobernadores, alcaldes, a todas las instituciones del Estado, al gobierno todo, pedir que cada día seamos de verdad, cada día más un gobierno obrerista, como hace años lo estamos señalando. No puede ser una frase, una retórica. No, no, tiene que ser un gobierno que marche al ritmo de la Clase Obrera, un Gobierno que se ponga a disposición de la Clase Obrera…” (Teatro Teresa Carreño, 30 de abril de 2010).
Sólo que, camarada Chávez, para que esos buenos deseos sean realidad, usted también debe dar pasos certeros en esa dirección, acompañar a la clase trabajadora, en la concresión de esa estratégica tarea de la Revolución Bolivariana.

DECRETE  LA REESTRUCTURACIÓN DEL MINPPTRASS Y TODOS SUS ORGANISMOS ADSCRITOS. CONVOQUE LAS ORGANIZACIONES SINDICALES MÁS REPRESENTATIVAS DE LA CLASE TRABAJADORA  PARA QUE, EN CONGRESO CONSTITUYENTE LE PRESENTEN EN EL CORTO PLAZO: UN NUEVO MODELO ESTRUCTURAL DEL MINPPTRASS Y SUS ORGANISMOS ADSCRITOS. MÁS DEMOCRÁTICO Y PARTICIPATIVO, SOLO ASÍ, SERÁ CREÍBLE, SU MANIFIESTO DE SER: UN GOBIERNO OBRERISTA!!!
Usted, tiene la palabra camarada…

Henry  Escalante
Caracas, 18 de septiembre de 2011



Tu opinión es importante. Escribe un comentario