Encuestas

Por • 16 Sep, 2011 • Sección: Piedra de Tranca

DE NUEVO EL GROTESCO ESPECTÁCULO en torno a las encuestas. En éstas hay que creer o no creer. Pero aceptarlas cuando a uno lo favorecen y rechazarlas cuando no lo favorecen es una payasada. Así me lo comentaba un avezado líder de la Cuarta. Hombre de gran olfato electoral que casi nunca se peló. Inclusive pronosticó la catástrofe del puntofijismo. Él me decía que el único de esa época que tenía claro lo que se les venía encima fue al “caudillo” Alfaro Ucero. Leyó el futuro electoral jugando dominó y cuando le hablaban de pagar una encuesta, respondía “Para qué, si yo jugando una partida y comiéndome un cruzado con mis compadres en Maturín sé lo que va a pasar”. Pero eran otros tiempos. De los cuales sólo queda la nostalgia. La misma que transpiran los herederos del puntofijismo. Que no levantan vuelo. Que están más perdidos que Ramella Vegas. Que no saben qué hacer con el chavismo.
000000000000000
¿POR QUÉ EL TEMA de las encuestas? Porque todas las que se hacen últimamente, del signo que sea, quien quiera que sea el propietario de la empresa, favorecen a Chávez. Las encuestas chimbas de lado y lado, y las que no son chimbas, también de lado y lado. El promedio de ventaja que Chávez le saca a la oposición está por encima de 50%. Este porcentaje no desciende; por el contrario, está en ascenso. Y lo más grave de este porcentaje para el antichavismo, es que se trata de una tendencia, y en materia de encuestas lo que vale son las tendencias -a la baja o al alza.
000000000000000
PERO LAS LUMINARIAS de la oposición que se niegan a aceptar la realidad, no digo que públicamente sino hacia adentro, descalifican globalmente a las encuestas como ocurre en la actualidad. Como les fallan los encuestadores comprometidos, los Keller y Luis Vicente León -más otros que no vale la pena mencionar-, entonces se desesperan y caen en el ridículo.
000000000000000
UN CASO CONCRETO: Enrique Mendoza, a quien no se le puede negar experiencia y que, además, patea barriadas populares, declaró muy molesto contra la encuestadora GIS-XXI de Jesse Chacón. Acusó a éste de manipular cifras porque en el último trabajo de campo el ex funcionario chavista le daba 57% de popularidad al Presidente. Lo atribuía al hecho de que Chacón es rojo rojito y, por tanto, no puede ser objetivo. Si bien es cierto que la objetividad -considera este escribidor- no existe, y menos en un país polarizado como Venezuela, no lo es menos que en uno y otro campo hay gente que puede acercarse a la verdad y recoger lo que depara la realidad. Ese sería el caso del director de GIS-XXI y quizá de algunos dentro de la oposición.
000000000000000
PERO HAY ALGO que echa por tierra el cuestionamiento que Mendoza le hace a la encuesta de Chacón. Resulta que la encuestadora Hinterlaces, de Oscar Schemel, persona vinculada a la oposición, le acaba de dar a Chávez en la medición de agosto 58% de popularidad; o sea, un punto más que GIS-XXI. Y explica que, respecto a la medición de julio, el presidente pasó de 44% al 58%. Que lea bien Mendoza: Resulta que en un mes Chávez aumentó 14 puntos. Por cierto, el comentario que Schemel hace acerca de la aceptación que Chávez tiene en el país, es de que “no hay oposición”. Razón de peso que debería obligar a los mandarines opositores a reflexionar seriamente.-



Tu opinión es importante. Escribe un comentario