Ahora sí es verdad

Por • 14 Sep, 2011 • Sección: Piedra de Tranca

AHORA SÍ ES VERDAD. Como dice el refrán la gata se subió a la batea. Resulta que cuando la oposición venezolana clama, grita desesperada, se rasgas las vestiduras, se tira al suelo con violentas convulsiones, reclamando luchar contra la corrupción, contra el terrible flagelo, contra el gobierno más corrupto de la historia del país, contra los boliburgueses, contra los saqueadores rojos rojitos del tesoro público, esos mismos voceros arremeten contra la inhabilitación de los corruptos. Sin duda que otra vez Galeano, el eximio escritor uruguayo, tiene razón: el mundo al revés. Porque se comprueba que no hay mejor manera de ser corrupto que enarbolando la bandera de la lucha contra la corrupción. Lo mejor que puede hacer un corrupto para defenderse, es metiéndose en el burladero de la denuncia en contra del fenómeno.
000000000000000
ES ESA LA HISTORIA DE VENEZUELA. Sin ir muy lejos, durante la corruptocracia puntofijista, en esas cuatro décadas de despojo, de raterías de todo tipo, de ministros y funcionarios de todas las escalas forrados, de nombres emblemáticos en el saqueo de la nación, de jueces, de magistrados de la Corte Suprema de Justicia, de los tiempos de las emblemáticas “tribus”, de los diputados y senadores que cobraban peaje por todo, de los grandes contratos militares que le llenaron los bolsillos a almirantes y generales que hoy andan conspirando, siempre esos personajes pontificaban a favor de la lucha contra la corrupción, desviaban los debates, distorsionaban las denuncias y revertían las acusaciones que se les hacían.
000000000000000
LA ESTRATEGIA SE REPITE EN IGUALES TÉRMINOS, mejorada por la vasta experiencia acumulada en la materia; por el dominio de las nuevas tecnologías por parte de los herederos políticos, ideológicos y biológicos de los capos de aquella época. Por eso es posible observar en este momento la campaña contra la inhabilitación administrativa de los corruptos. De quienes llegaron a los Concejos Municipales, a las Alcaldías, a las Gobernaciones, a los altos cargos públicos a llenarse. La ley de la Contraloría consagra la inhabilitación de los transgresores y la mejor demostración de que las decisiones adoptadas por el órgano contralor no tienen tinte político, es que en la lista hay más gente del sector oficial, del chavismo, que de la oposición. Pero hay casos emblemáticos que le duelen a la oposición, cuyos voceros optan por descalificar la sanción de manera inescrupulosa contrariando el discurso anticorrupción que a diario emplean y apelando a rabulerías.
000000000000000
¿ES QUE ACASO NO SE DAN CUENTA DEL PRECEDENTE que se sentaría si la Corte Interamericana echara por tierra las inhabilitaciones, que no sólo tienen que ver con casos venezolanos –son los menos–, sino con miles en toda la región? ¿Cómo queda, por ejemplo lo establecido en la Convención Americana sobre la Corrupción? ¿Acaso se le puede imponer a la nación la decisión inmoral, apañadora de graves delitos contra la cosa pública, de un organismos internacional colocado por sobre el ordenamiento jurídico nacional a base de presiones y manipulaciones?
000000000000000
MAÑANA ESOS ORGANISMOS, sirviendo a oscuros intereses y en nombre de los derechos humanos, podrán imponer a los países de la región las más insólitas decisiones.-



Tu opinión es importante. Escribe un comentario