Se cae la gran mentira

Por • 12 Sep, 2011 • Sección: Tribuna Abierta

El mito que desde mucho tiempo atrás nos vendieron como la gran solución de la problemática social y la convivencia humana se cae. La denominada democracia burguesa, resultó ser un simple parapeto con el cual le metieron un contrabando a las clases pobres y explotadas del mundo.

En la medida que los pueblos hemos despertado y se descubre que tomando el poder político en ese sistema, se puede utilizar para nuestro beneficio de clase, entonces el enemigo burgués, ataca esa democracia y la declara inoperante si ésta no cumple los requisitos de mantener los privilegios de los ricos explotadores. De esa manera los gobiernos populares conseguidos con las reglas del poder burgués, dejan de ser legítimos cuando su acción se dirige a la solución de la problemática del pueblo. Entonces entran en acción los mecanismos de propaganda que distorsionan la realidad y, acusan a los gobiernos del pueblo de ser apoyadores de terroristas, del narco tráfico, de no cooperar con los instrumentos de dominación del enemigo imperialista. Esa es la verdad verdadera de la aplicación del dominio elitezco sobre las mayorías empobrecidas.

En los días actuales, dada la conciencia global de las mayorías populares sobre como ante la escases de alimentos, de fuentes de energía barata, de agua. Les aplican políticas restrictivas muy dolorosas, mediante legislaciones inconsultas, que les restringen el acceso a bienes y servicios básicos, que inclusive les impiden el acceso a viviendas y alimentos, mientras a los más ricos les exoneran de pagar impuestos y les subsidian y aseguran sus capitales y las ganancias, mientras los pobres se quedan sin empleo, y sin seguridad social, viviendo en un limbo interminable.

La guerra de Libia, es el anuncio de la nueva estrategia mundial del gran capital, por instaurarse como gobierno global. Ya no necesitan las apariencias del pasado para justificar sus invasiones y robos. Cualquier mentira difundida por los medios de comunicación a su servicio es suficiente. No importa si es creíble o no, lo importante es decir algo que sirva de retorica verbal a sus títeres. Se auto atacan y destruyen unas torres que ya les resultaban dañinas a sus intereses económicos, debido al costo de mantenimiento; para ir a la guerra y despojar a Irak de su petróleo y establecer bases militares más cerca de China, Rusia e Irán (de paso matan a un montón de emigrantes que para ellos no tienen valor humano, que eran, sospechosamente, los únicos dentro de las torres gemelas. No hubo gerentes ni judíos, solo pendejos y obreros), mas adelante con la excusa de salvación humanitaria, asesinan a un pueblo, al cual penetraron previamente con mercenarios pagados por la OTAN, para crear las condiciones (en complicidad con el secretario general de la ONU) para luego intervenir y coser a Libia a punta de bombas de Uranio empobrecido. Esta es la primera guerra en la cual los mercenarios son os que intervienen directamente en el campo de batalla terrestre, mientras desde el aire, las aviaciones de los terroristas de la OTAN, vuelven a aplicar la misma estrategia de cuando destruyeron y destrozaron a Yugoeslavia.

La democracia popular por lo tanto es inviable para ellos. Ahora los pueblos recibirán una alta dosis de terrorismo armado. Cualquier país que posea riquezas naturales y minerales, que se resista a entregarlos a los terroristas será invadido y despojado a la fuerza. Para eso solo necesitan cómplices internos en esos países, y la ayuda de las empresas privadas de mercenarios asesinos a sueldo. Propiedad de Halliburton, Donald Rumsfeld, etc.

Las últimas declaraciones de la sionista secretaria de estado Norteamericano son muy claras. “no basta que se ganen elecciones limpiamente para ser legítimos gobiernos” eso lo dice todo. Gústeles o no, las monstruosidades imperialistas, solo pueden ser detenidas por la fuerza. Cualquier estupidez al estilo Mahatma Gandhi es un suicidio. Les pongo como ejemplos de ambos sentidos a Libia y Vietnam. El primero cedió al chantaje de los colonialistas, desmanteló sus defensas arreas creyendo que con eso calmaría la sed de sangre de los agresores. El otro, peleó, combatió hasta con las uñas. El primero está en ruinas y su población masacrada y siendo perseguida y torturada, aplicando terrorismo a los extranjeros, sus riquezas repartidas por los enemigos franceses, ingleses, yanquis, y la traidora llamada coalición de mercenarios. El segundo se encumbra como estado libre y soberano, después de vencer a la bestia imperialista. Su resistencia es ejemplo en el mundo, de coraje y dignidad. En Venezuela no estamos exentos de sufrir la agresión armada, pues las otras ya las tenemos, incluso dieron un golpe de estado, afortunadamente fallido y no podemos confiar en otros pueblos, aunque se que reaccionaran. Todo depende de nosotros, del pueblo. Ya la democracia no es valida para el imperio capitalista burgués. Al ponerse del lado de los pueblos, pierde valor para la oligarquía así de sencillo el imperio ya no cubre apariencias. Solo campañas mediáticas y nada más.

Nota: ruego a los hermanos, camaradas, que pueden utilizar mis escritos libremente. No tengo problemas con eso, pero por favor, no los pongan como de su autoría, al cambiarles dos o tres líneas, eso es deshonesto. Estoy seguro Uds. pueden crear. Es una pena que tenga que decir esto

Javier Monagas Maita
Abogado Bolivariano
javierdelvallemonagas@gmail.com
javiermonagasmaita@yahoo.es



Tu opinión es importante. Escribe un comentario