Hace 83 años nació el poeta, periodista y humorista Aníbal Nazoa

Por • 12 Sep, 2011 • Sección: Cultura, Personajes

Fundador del semanario humorístico El Morrocoy Azul, redactor de las columnas de opinión “Aquí hace calor”, que muchos recortaban y coleccionaban, autor de libros pícaros como Obras incompletas y Las artes y los oficios, el periodista guaratareño Aníbal Nazoa hoy estuviera cumpliendo 83 años de vida.

Nazoa, quien murió hace una década, es punto de referencia del periodismo con humor en el país. Su trabajo es reconocido en la actualidad por lectores, pupilos y colegas que recuerdan su incisivo verbo.

Otros humoristas como Luis Britto García o Roberto Malaver reconocen su fanatismo por los artículos y ensayos que Nazoa escribía en la clandestinidad del seudónimo Matías Carrasco.

Mientras Britto García confiesa que de adolescente disfrutó los lúcidos ensayos de Matías Carrasco, Malaver es más exacto y apunta que tenía doce años cuando empezó a recortar de El Nacional la columna “Aquí hace calor”, por la que recibió el Premio Nacional de Periodismo en 1969.

“A partir de allí empecé a admirar la escritura de Aníbal. Su manera alegre, sarcástica y humorística de ver la política”, dice el conductor del programa Como ustedes pueden ver, que transmite Venezolana de Televisión los domingos.

En la hoja de vida de Aníbal Nazoa su nombre está estampado, además de en El morrocoy azul, en el semanario literario-satírico Fantoches y en los periódicos humorísticos El tocador de señoras, Dominguito, El Fósforo, La sápara panda, La pava macha y El infarto. Además colaboró en las revistas El gallo pelón, Cascabel, Elite, Momento y Semana.

En un foro en el Ateneo de Caracas, reseña Britto García, declaró que “sin humor no hay literatura posible ni puede ser escritor alguien que carezca de él”

Su colega, y autor de Abrapalabra y Rajatabla, resume la personalidad de Aníbal de la siguiente manera: “concilia erudición con gracia, ternura con acidez, compromiso con libertad de conciencia, densidad con levedad, altura con profundidad”.

Su humor ácido le causó muchos problemas. Cuentan que un juez expidió orden de detención contra Aníbal porque éste denunció que “en una sentencia [el juez] violaba salomónicamente tanto las leyes de la República como las del castellano…”.

Recientemente la editorial Monte Ávila Editores publicó su libro Obras Incompletas, y en la colección de autores venezolanos también resalta uno de sus títulos: Las artes y los oficios.

AVN



Tu opinión es importante. Escribe un comentario