La lógica de Alí, no es la lógica del pueblo…

Por • 9 Sep, 2011 • Sección: Tribuna Abierta

El camarada Alí Rodríguez se ha soltado una expresión que encierra, en sí misma, un alto contenido político, aunque no sabemos si esa fuera su intención, dijo: “El presidente Chávez no ha considerado prudente hacerlo en este momento, pero en su momento, al igual que en el caso de la gasolina, habrá que hacer esos ajustes que la propia lógica reclama” (Últimas Noticias, 08-09-2011). Por otra parte, redundaba sobre el mismo tema: “El también próximo secretario general de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) subrayó que en Venezuela “una botellita de agua” de un cuarto de litro “es tan costosa o más costosa” que el precio de venta de 50 litros de gasolina necesarios para llenar el tanque de un vehículo estándar de pasajeros. “Esto es irracional y en su momento habrá que hacer esos ajustes”, reiteró y destacó que la misma política de subsidio estatal existe en el caso de la energía eléctrica en el país petrolero. Insistió en que Venezuela también debe revisar los precios de productos y las tarifas de servicios energéticos, así como reducir su consumo, “por compromisos internacionales” asumidos, al indicar que el país forma parte “de acuerdos orientados a la reducción del consumo de energía y al uso racional de ella”. (Últimas Noticias, 08-09-11). Afirmando, según la misma nota: “esto lo entiende el pueblo” y estimó que “también pueden entenderlo sectores racionales de la oposición” al Gobierno de Chávez. “Los irracionales tendrán que ser reducidos y si se violentan habrá que someterlos”.

Toda una perla, que bien merece un análisis por parte de quienes nos aluden en dicha nota de prensa, el Pueblo; quien, según Alí, “entiende eso”, valga decir, que debe sacrificar su escaso salario en cumplimiento de “compromisos internacionales” que, por supuesto, no detalla el ministro de electricidad, cuáles son, se refería al FMI, como en la cuarta? Remataba Alí, en términos que nos llevaron la memoria al 12 de abril de 2002, y aquellas palabras del ex fiscal golpista y académico, Ramón Escovar Salom, quien era informado de la resistencia que ejercían el pueblo y el gobernador, en ese entonces, Ronald Blanco La Cruz, del Estado Táchira, en una entrevista, en vivo, desde ese canal vanguardia de la acción golpista como lo fue Venevisión. “Debe ser sometido por la fuerza y hacerlo preso”, ese era el talante “democrático” de ese académico que fue el ex fiscal general de la cuarta república, hoy difunto.

Como era de esperarse, la mediática burguesa, le dio la vuelta a las palabras del ministro de electricidad, a fin de que el lector tuviera una idea adversa a lo por él expresado: “El ministro venezolano de Electricidad, Alí Rodríguez, dijo hoy que “la lógica reclama” un alza de precios de la gasolina y de las tarifas eléctricas, algo que, admitió, el presidente del país, Hugo Chávez, no ha creído que sea “prudente”, con negrillas y todo, así lo rebota EFE, agencia de noticias muy activa en el caso de Libia y la invasión imperialista, desinformando.

Lo cierto es que la Lógica de Alí, evidentemente, anda por un lado muy distinto a la lógica popular que, como se aprecia, es la misma que la del camarada Hugo Chávez quien, como expresa la nota de prensa: “no ha considerado prudente hacerlo en este momento”. Pareciera que el ministro de electricidad se mueve en los estrechos márgenes de la lógica aristotélica, la lógica formal.

Siendo la lógica, la ciencia de los procesos del pensamiento, es evidente que la lógica popular se acerca más a la lógica dialéctica. George Novack, intelectual estadounidense, en su “Introducción a la Lógica Dialéctica”, nos da luces sobre el debate a que nos invita el ministro de electricidad: “La lógica aristotélica mantuvo su predominio en el reino del pensamiento durante dos mil años. No tuvo rival hasta que fue desafiada, derrotada y desplazada por la dialéctica, el segundo gran sistema de la ciencia lógica (…) Hegel, el titán de la escuela burguesa alemana revolucionaria de filosofía idealista, fue la cabeza rectora que transformó la ciencia lógica al ser el primero, como señaló Marx, “en exponer las formas generales de funcionamiento (de la dialéctica) en una forma amplia y totalmente consciente”. En el campo de la lógica Marx y Engels fueron discípulos de Hegel. A su vez efectuaron una revolución dentro de la revolución hegeliana de la ciencia lógica al expurgar su dialéctica de elementos místicos y asentarla sobre cimientos materiales concretos…”

Dice Alí: “en el caso de la gasolina, habrá que hacer esos ajustes que la propia lógica reclama”, la vuelta dada por la media burguesa, lo expresa a su manera: “la lógica reclama” un alza de precios de la gasolina y de las tarifas eléctricas”. Ambas connotaciones se mueven dentro de la estrechez de la lógica formal, “si todas las mercancías han subido sus precios y la gasolina y la electricidad no lo han hecho, lo lógico es que suban sus costos también, son mercancías al fin y al cabo”. La Ley de Identidad, se expresa en esa deducción ministerial, nos explica Novack: “El contenido esencial de la identidad formal “una cosa es siempre igual a sí misma” es equivalente a asegurar que bajo cualquier condición permanece una y la misma”, Alí observa, en su silogismo, que gasolina y electricidad, en fin de cuentas, son mercancías, como éstas han subido, y vaya que lo han hecho este año, lo lógico es que éstas también suban, es de sentido común. Olvida Alí, que si bien, la Ley de Identidad abstracta afirma que nada cambia; la dialéctica asegura que todo está cambiando constantemente, como dice Hegel en su Fenomenología del Espíritu: “El pimpollo desaparece cuando se abre la flor y podríamos decir que el primero es negado por la segunda; de la misma manera cuando aparece el fruto, la flor puede ser considerada como una forma falsa de la existencia de la planta, porque el fruto crece como verdad natural en lugar de la flor…”

La lógica que expresa Alí, es incompatible con la lógica popular e incluso, la misma que manifiesta el camarada Hugo Chávez cuando, en palabras de Alí, sentencia: “no ha considerado prudente hacerlo en este momento”, valga decir, está consciente que hay que ajustarlos, el problema se concentra en cuándo hacerlo. Más aún, cuando en mayo se ajustaron los costos del factor trabajo: salario mínimo en 25% y el resto en promedio 40%. Obteniendo como respuesta del factor capital, incrementos que oscilan entre 100% (pasajes del Metro de Caracas), “En un recorrido por farmacias y departamentos de limpieza en supermercados, el equipo de Últimas Noticias observó que sólo por los productos básicos de higiene personal y doméstica se puede gastar en promedio 480 bolívares al mes”, “Hasta el mes de agosto la inflación de este tipo de productos fue de 1,9%, según el último reporte del Banco Central de Venezuela (BCV). Pero anualmente el incremento de precio para artículos de cuidado personal fue de 29,7%”, “El presidente de la Confederación Nacional de Agricultores y Ganaderos de Venezuela (Confagan), José Agustín Campos, aseguró que a los ganaderos “les urge” un ajuste de precio de la leche cruda”. “Me encontré que mi pen modem de movilnet rechazaba la conexión y me dirigí a una oficina de atención al cliente…. pues sorpresa el plan mas económico de 6 bsf paso a 12 bsf 100% de aumento el plan de 2 gb mensual de 80 bsf paso a 120 bsf  50 % de aumento. Esto es algo raro muy raro…un aumento de 40% en el salario que una empresa del estado con un aumento de esta naturaleza lo convierte en menor poder adquisitivo para la población.” (Aporrea, 08-09-11). La ofensiva del capital contra el factor trabajo, ha hecho que dichos aumentos salariales, tendientes a mejorar la calidad de vida de nuestra población, se vuelvan nada. Toda una contraofensiva bestial. Una liberación de precios, ahora formalizada por los entes del Estado.

La lógica nos dice, en el momento presente, paralizar dicha contraofensiva, congelar precios, analizar costos; de allí, la importancia de la Ley de Precios y Costos. Incluso, más allá, un nuevos ajuste de salarios que reivindique al factor trabajo sobre el capital. Por eso afirmamos, la lógica de Alí Rodríguez, es antagónica a la lógica del pueblo, son contradictorias.

Frente a la lógica formal que pretende imponernos el ministro Alí Rodríguez Araque, como bien expresa Novack, en contraposición: “La dialéctica surgió como resultado de una revolución social, que perturbó todos los aspectos de la vida. En política los representantes de las masas en ascenso, guiados inconscientemente por una comprensión dialéctica de los hechos, golpearon las puertas de las monarquías absolutas y tronaron: los tiempos han cambiado, reclamamos igualdad. En el espíritu del formalismo, los defensores del absolutismo replicaron: ¡Se equivocan, son subversivos! ¡Las cosas no cambian o no pueden cambiar tanto! El rey es siempre y en cualquier lado el rey; A es igual a A; la soberanía no puede ser igual al pueblo que no es –A. Este razonamiento formal no frenó la marcha del progreso, el triunfo de las revoluciones populares democrático-burguesas, el destronamiento y la destrucción de las monarquías. La dialéctica revolucionaria y no la lógica formal prevaleció en la práctica política…” (Introducción a la Lógica Dialéctica, George Novack).

Henry Escalante
Caracas, 08 de septiembre de 2011

 



Tu opinión es importante. Escribe un comentario