La canalla golpista ata cabos del Carmonazo contra sector eléctrico

Por • 9 Sep, 2011 • Sección: Tribuna Abierta

Las fuerzas de la contrarrevolución, que se han anotado algunas victorias como la salida que todos protestamos y que no tuvimos respuesta adecuada del camarada Eduardo Saman del Ministerio de Comercio y de Indepabis, están envalentonadas y ahora están asegurándose de clavar sus garras en el sector eléctrico que es más vulnerable que el petrolero, por supuesto sin dejar de lado esta fuente de energía a la que ya atacaron en 2002. Buscan hacer del Ministro Alí Rodríguez, un Eduardo Samán y convencer al alto gobierno de la inconveniencia de tenerlo allí y sobre todo ahora que se aproxima el proceso electoral.

La canalla viene con todo. Allí están los frentes de desinformación, manipulación y fabricantes de realidades virtuales, como son los medios impresos, los radioeléctricos, los televisivos y la autopista de la información que también está siendo capturada por los desestabilizadores, forjadores de miedos colectivos y satanizadores de todo lo que huela a pueblo.

La situación es preocupante. Cada día el espectro comunicacional al servicio de la canalla golpista se hace eco de manera seguida y aumentada de la desazón que está creando en el colectivo el problema del servicio eléctrico, al cual bueno es recalcar que el gobierno le ha metido el pecho y cuerpo con todo. La designación del doctor Alí Rodríguez Araque como titular del Ministerio del Poder Popular Para la Energía Eléctrica, no pudo ser más acertada luego de las demostraciones de apaga fuegos, con sus intervenciones en la Cancillería, para ponerla a tono con el proceso revolucionario, luego con la Organización de Países Exportadores de Petroleo (OPEP), que la recibió por el suelo y la devolvió dignificada y con valor agregado, despúes el rescate de Petróleos de Venezuela Sociedad Anónima (PDVSA), que había sido herida en el corazón, con el sabotaje que comenzó el 4 de diciembre de 2002 y que gracias a la estoica voluntad y valentía del pueblo venezolano y de los patriotas petroleros, se quebró en febrero de 2003. Valga decir, que los mentores de esta traición a la patria, son los mismos que hoy vienen por el sector eléctrico, con la misma receta la alianza de sindicaleros, con los grupos económicos, la CIA a través de la embajada norteamericana, la derecha europea, comandada por la rancia derecha española y la derecha endógena que hace vida dentro del proceso, que en el 2002, la representó Luís Miquilena “El Pelo de Oro” de los sindicatos del transporte caraqueño y que ahora tiene caras nuevas, pero que están haciendo el mismo trabajo, que el Miqui, aquel que respondía a la prensa: ¿Con que se come eso?, cuando le hacían una pregunta embarazosa.

Ese personaje aunque no logró engañar a quienes lo conocíamos desde sus andanzas en URD y su infiltración en el movimiento revolucionario de los 60, para articular estrategias que permitieran su quiebra, logró engañar al presidente Hugo Chávez, quien muchas veces en público con ese afecto característico del llanero, lo llamó “Padre”, en las lides políticas, sin pensar que tenía a su lado un filicida, que estaba preparando el escenario para darle la puñalada trapera.

Así están hoy los grupos que no abandonan la idea de insurgir desde adentro, quizás haciendo uso del principio leninista: Si el enemigo es más fuerte unete a él para debilitarlo desde adentro. Por eso el Ministro Alí Rodríguez, que es un avezado en la lucha política debe tener mucho cuidado con esa persecución rabiosa, de jauría, contra los funcionarios, que se presume le son leales dentro del sector. Hoy son ellos, mañana será el propio ministro, contra quien ya han montado franco escribidores, que comienzan a lanzarle lodo, preparando el terreno para exigir al presidente Chávez, que lo destituya y en su lugar coloque uno de la misma cofradía, de quienes aspiran ejecutar el Carmonazo contra La industria eléctrica.

Encajonar a los trabajadores en la jaula de lo crematístico, de lo economicista, es una vieja trampa de la canalla sindicalera venezolana, heredera de Augusto Malavé Villalba, José González Navarro, Antonio Ríos, Hugo Soto Socorro, José Mollegas y toda esa pléyade de personajes, de la IV República que dejaron un amargo sabor en la clase obrera venezolana. Los trabajadores del sector eléctrico debemos estar muy atentos frente a esas arengas contra funcionarios honestos, contra la empresa y sus directivos. Contra las campañas desmedida de algunos medios, porque eso es parte del libreto sde la canalla internacional, con sus cabezas de playa aquí en el país.

Las tácticas de calentar la calle con marchas, con denuncias sin justificación, los mensajes vía telefonía celular para enaltecer supuestas victorias de su parciales y para denigrar de compañeros trabajadores, son tretas para engañar, manipular y colocar a la clase trabajadora al servicio de intereses bastardos, de quienes han vestido de rojo rojito a las cúpulas corruptas sindicaleras para hacernos creer que son socialistas, bolivarianos y que están con el proceso, cuando en realidad son: socios listos y bolivareros, que aupan el Carmonazo contra el sector eléctrico

Cástor Díaz
Periodista
CNP 2414
cd2620@gmail.com
cadiz2021@yahoo.es



Tu opinión es importante. Escribe un comentario