USA en Venezuela

Por • 7 Sep, 2011 • Sección: Tribuna Abierta

El mundo presencia indignado el despliegue de criminalidad y desvergüenza con que el imperio yanqui y sus mandaderos subimperiales, todos en crisis sistémica y quiebra ética, están redondeando el hipernegocio de Libia, diseñado para robarle a ese país su petróleo, agua, reservas monetarias, oro y demás recursos, amén de destruirlo para luego atribuirse los contratos de reconstrucción y convertirlo en base militar. Si con eso, más los antecedentes de agresión, bandidaje y rapiña en todo el orbe y las amenazas en curso, hay quien no comprende la necesidad de procurarle seguridad mayor a nuestras reservas internacionales y de poner nuestro oro a buen resguardo en las bóvedas del Banco Central, ése debe de estar descerebrado o es un apátrida impenitente. Pero por si hiciere falta, recordemos algunos hechos de las andanzas de USA en Venezuela a partir del s. XX (obviemos las intrigas contra el Libertador).

1902-1903, gobierno de Cipriano Castro: Apoyo al bloqueo europeo por cobro de deudas. 1908: Ruptura de relaciones, maquinación del golpe del compadre Gómez y sostén de su brutal tiranía. 1945-1948: Derrocamientos de los presidentes Isaías Medina y Rómulo Gallegos, lo cual desembocaría en la dictadura de Pérez Jiménez, década de terror, latrocinio y entrega al dominio imperial, y en el cuadragenio adecopeyano, que en todos esos aspectos dejaría en pañales a su antecesor. 2000: Plan Colombia, instrumentado contra todo intento de independencia en la zona. 2001 hasta hoy: Hostilidad y acoso contra la Revolución Bolivariana. 2008-2009: La IV Flota en el Caribe y siete bases militares en la vecindad, para remachar la amenaza.

Con Gómez se inician: Apoderamiento del petróleo a precios viles; quema del gas en los mechurrios; saqueo del hierro y otros recursos naturales; penetración en la incipiente industria y control esencial del comercio; liquidación de los ferrocarriles para imponer el automóvil, más costoso como medio de carga y transporte, pero mucho más sustancioso para las ganancias de los consorcios.

A lo largo del s. XX: Manejo de la oligarquía y de sus gobiernos, políticos, militares, policías y medios desnacionalizados. Avasallamiento cultural. Conversión de Venezuela en semicolonia y, durante la “guerra fría”, en peón pugnaz al servicio del imperio. A fines de la IV R se pretende la privatización de Pdvsa, y más aún, el fin de la reserva venezolana del subsuelo, lo cual equivaldría a una segunda muerte del Libertador.

Y en eso, como Fidel, llegó Chávez. Significó para la voracidad imperial pérdidas enormes en lo político y lo económico, adiós al petróleo y las materias primas semirregaladas, disminución de la influencia cultural, salida de la Misión Militar, la Dea y otras agencias de intervención; y para nuestro pueblo, encuentro con un líder de excepción, recuperación de una Fuerza Armada patriótica, respeto del espacio aéreo y marítimo, puesta en evidencia de los minisantanderes, restauración del sentido de patria y del amor a Bolívar, empoderamiento para rescatar su soberanía y orientar su busca de la mayor suma de felicidad posible.

Y sobre todo, el ejemplo: Un pueblo acometiendo un proceso de liberación de manera pacífica y democrática, la política bolivariana de unidad nuestramericana desplegándose, la conciencia antimperialista y anticapitalista creciendo. Chávez se convierte en el principal enemigo al lado de Fidel.

La repuesta del imperio: Destruir a Chávez y el proceso revolucionario. Empieza así la actividad de financiamiento, organización y dirección de la acción política de los desplazados furibundos, que renuncian a toda ética patriótica. Satanización, paros, golpe militar, golpe petrolero, guarimbas, tanteo del magnicidio, manitas blancas, negación de todo, apoteosis de la mentira.

Golpe de abril: Venida de expertos golpistas como agregados militares y de Charles Shapiro como embajador; viajes de políticos y militares de Caracas a Washington y a Madrid, con su gobierno pro yanqui comprometido hasta los tuétanos y un embajador nuestro a su servicio; Carmona recibe la bendición imperial y se manda a confeccionar la banda de presidente; los militares made in USA James Rodgers y Ronald MC Cammon se mueven en Fuerte Tiuna (testimonio del general García Carneiro) durante el desarrollo del golpe; se detectan piezas de guerra gringas en posiciones de intervención: dos helicópteros en Maiquetía, tres naves en aguas territoriales y un avión en La Orchila; los primeros felicitadores son los embajadores de EEUU y España. Todo un aquelarre.

Ante semejante acopio de hechos, ¿cómo puede haber duda sobre la justeza de las decisiones de nuestro Gobierno?

Freddy J. Melo



Tu opinión es importante. Escribe un comentario