El gran reparto del Botín

Por • 1 Sep, 2011 • Sección: Tribuna Abierta

Zarcosy se engalana ante los medios rodeado de los verdugos que han sometido al pueblo libio.

Es la escena final, donde decoran el pastel antes de repartirlo, todos los cómplices de la OTAN y el imperio se muestran como los grandes luchadores humanitarios que han salvado de nuevo a un pueblo. ¡Mentiras!

La gran estrategia de dominación hace su fiesta final, países vendidos al imperio pretenden escribir una historia distorsionada, hablan de un pueblo que se hizo libre: ¿alguno de ustedes lo vio? Fue un ejército mercenario y una manada de bombarderos que han exterminado la libertad y el destino del pueblo libio con una sola intención: repartirse el botín del petróleo y el agua que subyace bajo el suelo de la patria de Libia. La hora es la de las fotos, la de las condecoraciones, la de los aplausos entre esbirros, la de repartirse la ganancia y la de pagar a los mercenarios su tajada.

Que tarde se levantan los pueblos para entender la vil trampa que hoy triunfa. Que valga entonces para que no se vuelva a manipular la humanidad en manos de los poderosos de los medios, que el engaño no se repita para apoderarse de otras tierras petroleras y abatir las victorias de otros pueblos. ¿Quién podrá dar fe al discurso de un vendido burgués como el presidente de la Francia? La humanidad no es tan idiota. La indignación es la suma de todas y cada una de estas trampas descubiertas, de cada avasallamiento contra otro pueblo, de cada dominación por el poder maldito de las armas. ¡Que tarde para impedir lo que ocurre! ¡Despertemos los pueblos!

Que otros pueblos estemos alertas, Cuba y Venezuela sobre todo, podemos seguir en la lista que Obama ejecuta sin piedad. El libreto imperial se debe detener a tiempo en el caso de un nuevo intento de dominación, nuestra denuncia ante el mundo por la descarada intervención de Francia en contra de la libertad Libia no se debe detener, los miles de asesinados por las bombas de la OTAN no pueden salir hoy a las pantallas a ver a sus asesinos recibir el aplauso de la comunidad mundial, señoras y señores se acaba de exterminar un pueblo, se acaba de destruir el destino de un país que libremente escogió su camino. Se está imponiendo un supuesto gobierno provisional que esta conformado por mercaderes de petróleo y mercenarios bastardos.

Que no vuelvan a incendiar otra patria ni a destruir otro sueño. ¡Que se levante invencible la furia del continente americano ante la historia y derrumbe de una vez al enemigo que intenta hacerse perdurable, que la fuerza de la verdad y la justicia, la razón y la pasión libertaria, abran el camino para la verdadera victoria.

Libia, hermana, estamos contigo.

Patria independiente y socialista: Venceremos!!!

Raúl Bracho



Tu opinión es importante. Escribe un comentario