“Hacia el atajo”: José Vicente Rangel DIXIT

Por • 1 Sep, 2011 • Sección: Tribuna Abierta

El editorial del programa: “José Vicente hoy” del domingo 28 de agosto, próximo pasado, su conductor, José Vicente Rangel (JVR, en adelante), expresó su preocupación, indignación, su denuncia ante la invariable actitud que las derechas venezolanas vienen “gatopardiando” desde su fracaso golpista el 11 de Abril del 2002 en la continuidad de alcanzar sacar del poder a Hugo Rafael Chávez Frías no solo como Presidente Constitucional de la República Bolivariana de Venezuela sino como líder fundamental y guía de la Revolución Bolivariana tanto a lo interno de la Patria de Simón Bolívar como por las tesis propuestas por El Libertador sobre la Patria Grande. Es de fácil demostración el impacto histórico que el liderazgo de Chávez Frías tiene y ejerce globalmente y ello es “la contradicción” del sistema capitalista en su superestructura, fundamentalmente, acompañado por los impactos que las leyes sociales en sus praxis políticas sustentadas en la Constitución Bolivariana se vienen expresando en perfectibilidad y ejerciendo profundos cambios en la estructura del Estado burgués.

JVR, quien ejerciera funciones gubernamentales como Vicepresidente, Canciller y Ministro de la Defensa de la República Bolivariana de Venezuela, además de ser un político de larga trayectoria y profunda experiencia, consideramos, tiene la autoridad moral para expresar y exponer realidades políticas que contravienen el normal desarrollo de la Revolución Bolivariana en perfectibilidad democrática participativa cuando reitera su denuncia sobre actitudes de sectores de la oposición como lo son las expuestas en su columna “ElEspejo” en “Últimas Noticias”, titulada: “La irresistible atracción del atajo” (lunes, 29 de agosto, 2011, pág. 18, El País) donde, tras continua lectura, percibimos la importancia de cada vocablo en las ideas claramente propuestas conjuntamente con pensamientos en entrelíneas del político-periodista (¿o viceversa?) Ideas expresadas en frases que obligan a la reflexión pausada y serena para su análisis, conclusión y decisiones; pero ¿de quiénes? ¿Está la dirigencia de las izquierdas y agrupaciones socialmente comprometidas con las profundas transformaciones de la Patria como lo son los líderes, cuadros, militantes, burocracias, independientes socialistas, nacionalistas, militares leyendo y releyendo los contenidos expresados en la columna referida asumiendo así sus compromisos revolucionarios y nacionalistas de desarrollar la conciencia del compromiso social? Si contrastamos lo expuesto por JVR en su editorial y reafirmado en su columna referida “sin hipocresías”, con las expresiones públicas de quienes representan a las derechas internacionales en Venezuela, es decir, “la oposición”, como las denomina JVR, inmediatamente, nos retrotraemos a los hechos históricos previos al 11-A. Permítasenos un simple ejemplo publicado como noticia por el matutino arriba referido.
El título de la noticia: “Discrepan en la MUD sobre acciones en Libia” (Idem, pág. 16elpaís). El texto referido explica las divergencias entre los grupos políticos que componen la Mesa de la Unidad Democrática –MUD- y uno de sus miembros: “Bandera Roja” sobre un acordado comunicado donde la MUD reitera “…su amistad hacia el pueblo libio, hace votos por la paz y solicitan al Consejo Nacional de Transición (CNT) iniciar el proceso de reconstrucción nacional y convocar a elecciones en los plazos anunciados…” (Ibidem). Interesante contenido del comunicado que, al tiempo, le solicita al CNT libio que “…hagan público los convenios bilaterales suscritos entre Libia y Venezuela…” (Idem) Es decir, la MUD ha suscrito todas las decisiones políticas, militares, financieras e ideológicas alcanzadas por Washington, Londres, París, Roma, Berlín, Madrid en conjunción con la OTAN, en violación constante y permanente de todos y cada uno de los Derechos Humanos del pueblo libio que han sido consecuencia de los acuerdos suscritos por los referidos y avalados por el Consejo de Seguridad de la NNUU; pero la MUD profundiza aún más su compromiso con las derechas internacionales intervencionistas cuando se dirige, directamente, al CNT libio solicitándole la publicación abierta y pública de los acuerdos internacionales suscritos por el Estado venezolano y el Estado libio cuando, la MUD, a través de sus representantes-diputados ante la Asamblea Nacional, en cuanto miembros de la Comisión Permanente de Política Exterior, de Soberanía e Integración de la Asamblea Nacional, pueden y deben elevar la solicitud, directamente, al Presidente de dicha Comisión para que la Cancillería venezolana, en su respuesta, proceda a informar sobre los tratados y sus contenidos firmados por ambos Estados referidos mas arriba. Nos extraña que Ramón Guillermo Aveledo se haya dejado “meter ese strike” tan balurdo cuando es de conocimiento público que ejerció como Vicepresidente de dicha Comisión en el antiguo Congreso Nacional ya que con dicha solicitud elevada al CNT libio lo que está expresando y reafirmando la MUD es su “kowtow” al Imperio estadounidense, a los sub-imperios-dependientes de Washington, al tiempo que la MUD reafirma su adhesión al Imperialismo, según las tesis de Vladimir Ilich Lenín, a la “neo-Dependencia” post-crisis financiera en el marco de la reingeniería del sistema capitalista, su adhesión a las tesis sustentadas por el Tea Party del repensar “la modernidad” en su superestructura-cultural y la reafirmación de su estructura capitalista más conservadora, es decir, para decirlo con palabras de Umberto Eco: “el retorno de la Edad Media”.
¿Se equivoca, políticamente, JVR, cuando expone sus preocupadas ideas ante el país sobre la real situación que se estaría viviendo en el mismísimo seno de la MUD cuando “…los encargados de hacer la política en una democracia, los partidos, vuelven a ser rebasados por otros factores…”, es decir, aquellos cuales precisa en su escrito como serían los “…grupos económicos, dueños de medios, asociaciones de militares retirados, ideólogos del antipartidismo y antipolítica…” ante cotidianas expresiones y evidencias provenientes del “antinacionalismo” de los referidos o es que las derechas criollas no tienen Patria?

Pero ¿cuál es la idea central del preocupante texto que nos propone JVR? Nos basaremos en nuestra propuesta respuesta en no solo el contenido del texto mismo sino de incontables editoriales y escritos realizados por JVR en continuas oportunidades sobre el tema de los comportamientos de la “oposición venezolana” frente a la Revolución Bolivariana y sus desarrollos “aguas abajo”, comentarios sobre la persona de Hugo Rafael Chávez Frías, de dirigentes adscritos al proceso revolucionario. JVR siempre ha expresado, públicamente, que “…cree en el diálogo…”; ante tal afirmación consideramos que está expresando, públicamente, su preocupación porque los sectores democráticos de la oposición criolla se “dejan arropar” (¿controlar, subyugar, acallar?) por aquellos sectores contrarrevolucionarios de extrema derecha que buscan salidas anti-constitucionales ante las decisiones constitucionales democráticamente alcanzadas en sus expresiones más íntimas y personales no solo por el derecho ejercido con el voto sino en sus participaciones en asambleas, foros, consultas populares, intervenciones, decisiones en propuestas, de cada miembro –ser creado/ser social- de aquella sociedad invisibilizada y negada durante la 4ta República.

En ese contenido, nos preguntamos: ¿estaría dividida, profundamente, la oposición criolla y su representación democrática-visual, la MUD, no solo en lo ideológico sino en los objetivos fundamentales de su proyecto de país burgués?

Queda de usted alcanzar sus propias conclusiones a favor de Venezuela y de la Patria Grande.

Miguel Ángel del Pozo
delpozo14@gmail.com



Tu opinión es importante. Escribe un comentario