Que estratega es Maria Machado

Por • 20 Jul, 2011 • Sección: Tribuna Abierta

Nuevamente la volvió a pegar el Presidente Hugo Chávez: María Corina será la candidata impuesta desde Washington a la oposición.

Eso, ya lo sabíamos de boca del primer mandatario nacional. Lo que no nos imaginábamos los venezolanos es que María Corina fuera una suicida. Al lanzar su candidatura presidencial en medio de la mayor distracción nacional: el futbol. Su lanzamiento empezó muy mal, así, que terminara muchísimo peor.

Si el pobre pulpo Paúl, quien murió de tanto predecir los triunfos del mundial Sudáfrica dos mil diez, aún anduviere vivo, hubiese muerto de un infarto.

Pues a quien se le ocurre lanzar su candidatura cuando el país entero solo quiere saber los resultados de la Copa América que juega desde Argentina, y con el veloz triunfo de la oncena nacional, ubicando a Venezuela como posible ganador.

Definitivamente, María Corina necesita una escuela completa de politólogos para que asesoren sus aspiraciones presidenciales. Y después otra escuela completa de psicólogos para que tranquilicen sus locuras.

Leer, es a lo que debiera darle parejo, pero como eso es lo que menos hará, entonces debe prepararse con unas cuantas cajitas de Tafil, Balium, Lexotanil, y Rophinol. Pues su locura terminara enloqueciendo a la mesa opositora.

La oposición entera debe estar repitiendo que el dinero peor gastado de todas las campañas electorales que han perdido, es este. Y el Departamento de Estado norteamericano debe andar lamentando de cómo sus fondos se desviaron para apoyar a esta suicida, más ahora que la recesión en su país está por estallar.

María Corina exploto de locura, ¡que estratega!, justo, cuando mundialmente los medios de comunicación anuncian a todo color que el equipo venezolano de futbol le gano a Chile dos a uno, la desesperada precandidata lanza su loca candidatura.

María, toma vino tinto y tranquiliza tu derrota.

Miguel A. Jaimes N.
lamucuyandina@gmail.com
lapetrolia@gmail.com



Tu opinión es importante. Escribe un comentario