El moderador (la hojilla) de la ofensa

Por • 19 Jul, 2011 • Sección: Tribuna Abierta

Auditórium

“Las palabras tienen un peso, una luz y una sombra, un efecto que puede llegar a ser devastador”
Jorge Edwards….

Muy deprimente y bochornoso es el discurso ofensivo de algunos moderadores de TV, y de ciertos seguidores de éstos, en el actual proceso revolucionario venezolano. Recibí unos curiosos correos donde se me llama “INFILTRADO HIJO DE PUTA” por el articulo ‘La hojilla y el ajedrez’ www.aporrea.org/medios/a126875.html, de parte de los ‘seguidores’ de la intolerancia, a los cuales le digo como Jesús en la Cruz: “perdónalos señor que no saben lo que hacen”, además quiero aclararle al disparo por banda de Un Grano De Maíz que no pertenezco a ninguna derecha endógena ni exógena, soy un humilde militante socialista que quiere seguir “Viviendo y Venciendo”, y mis criticas a los errores de la revolución es para evitar que siga en la vía expresa al barranco de la derrota. Quien esto escribe es un humilde militante que esta siendo sometido a un tratamiento de Quimioterapia, con escasos recursos, con mi necesidad a cuesta y mi dolor en ristre para poder seguir viviendo. Me causó mucha hilaridad cuando ayer 18/07/20011 a la media noche, alquien pronuncio el nombre del Siniestro Fiscal estalinista Andrei Vichinsky en forma balbuceante, además insinuó que con el regreso del Presidente Hugo Chávez había que bajarle la Santa María a la Pagina de www.aporrea.org , bueno ante todo esto lo que me toca decir es que Dios nos agarre confesados, para seguir con el relato de esta crónica de hoy.
La efervescencia y las pasiones políticas desbordadas se han apoderado del espacio mediático político. Es muy cotidiano escuchar insultos y descalificaciones personales por parte de ciertos moderadores de TV.
El festival de insultos y ofensas se ha adueñado del presente proceso de cambios, esto parece ya no tener límites, llegando a tal punto que muchos camaradas de ayer, son los enemigos de hoy.
Es lamentable, pero no deja de ser una realidad palpable que en la mayoría de los programas políticos de Radio Y Televisión, los moderadores usan como estrategia política las descalificaciones, ofensas e insultos para promover el ‘socialismo del sigloXXI”, haciendo mayor énfasis en los ataques personales, que en los debates de propuestas e ideas, de cómo utilizar verdaderos recursos a fin de convencer a la población electoral indecisa o NINI, en las elecciones presidenciales del 2012, para lograr la reelección de Hugo Chávez.
Es muy entendible el uso de esos argumentos y discusiones estériles, ya que muchos moderadores carecen de programas doctrinarios y filosóficos, y con este recurso de la ofensa lo único que pretenden es desviar la atención del pueblo.
En la actividad política podemos disentir, sin que esto nos de el derecho de insultar y ofender a nuestros adversarios y camaradas, usando epítetos, apodos o un lenguaje cloacal que lo único que hace es mostrar la pobreza de sus argumentos, la capacidad intelectual, al igual que la intolerancia en sus actitudes, creando conflictos innecesarios, alejamientos y enemistades con muchos militantes.
En mucho sentido, los fraternos camaritas de hoy, se convierten en los enemigos de mañana, y en ocasiones se echan al saco del olvido muchos aportes dados en momentos determinados, convirtiendo a muchos en personas amnésicas, yo creo que esto no debe seguir siendo así.
Hay que saber ser decente, no importa, el escenario o las circunstancias en que se encuentre, el ciudadano.
Hoy con el estado de salud del presidente Hugo Chávez hay que mantener la cordura, manteniendo el compromiso de no descalificar o insultar con improperios al adversario interno y externo, mucho menos creer de que se esta por encima del otro, creyéndose superior, y menos aún cuando se trate de alguien conocido, un humilde militante nuestro, hijo de nuestra patria querida.
La política pasa y las instituciones quedan, pero a pesar de todo seguiremos siendo venezolanos, y muchos seguiremos viéndonos la cara, más no los corazones.
El fanatismo político junto al calor de un debate sobre ideas, y planteamientos políticos pueden romper una amistad militante, provocando divisiones y problemas en la militancia.
Hay que valorar y saber distinguir entre la amistad militante que debe durar toda una vida, y teniendo mucho cuidado al expresar nuestros puntos de vista, evitando que no sean ofensivos ni lacerantes.
Todos hemos sido testigos del discurso, la campaña sucia y la subida de tono de nuestros moderadores/políticos , caracterizados por la arrogancia, la mentira, el irrespeto, el uso de expresiones groseras y vulgares, usando un léxico insultante e injurioso, carentes de cortesía y de civismo, producto de la desesperación, y de las presiones de la propia contienda pre-electoral.
El pueblo venezolano, en su gran mayoría, se siente cansado de los discursos demagógicos, vacíos y sin futuro; al igual que el comportamiento que exhiben ciertos líderes nuestros, y es por ello que hay que pedir moderación y armonía, modificando el lenguaje hasta ahora utilizado.
Desde esos programas de Radio y TV, hay que hacer propuestas viables y realizables capaces de enfrentar y solucionar los grandes retos, desafíos y problemas que afectan a todo la nación, donde hace falta mucha confianza y credibilidad. La inseguridad ciudadana, y la agresividad en el verbo de nuestros políticos/moderadores en todo este proceso de cambios, esta provocando decepción en la inmensa mayoría de la opinión pública venezolana.
Pienso que el pueblo venezolano, al igual que los medios de comunicación, tienen la responsabilidad de jugar un papel más activo en el proceso de cambio, implementando una cultura del debate como forma de hacer política de forma civilizada, que sea capaz de producir cambios en positivo y no en negativo, aprovechando los avances de la tecnología de punta en materia comunicacional.

Edgar Perdomo Arzola
Percasita11@yahoo.es



Tu opinión es importante. Escribe un comentario