La huella bicentenaria

Por • 17 Jul, 2011 • Sección: Opinión

Algo igualmente importante son los hallazgos que, producto de las nuevas investigaciones en documentos de la época, comienzan a ser conocidos. Veamos un primer ejemplo. La historia nos ha enseñado, desde la elemental del hermano Nectario María hasta la constitucional de Gil Fortul (“evacuada la guarnición, los vecinos siguieron a los españoles”), que cuando la expedición de Miranda llegó en 1806 a las costas de La Vela y Coro, la gente abandonó esos poblados. La verdad es que hubo muchos que desafiaron las órdenes que dieron las autoridades españolas de abandonarlas, se quedaron y prestaron ayuda a Miranda y sus expedicionarios.

El Centro Nacional de Historia y el Archivo General de la Nación organizaron una investigación de las llamadas causas de infidencia donde se está demostrando, pues el trabajo no ha concluido, como en al menos 10 de esos juicios fueron acusados igual número de personas de algún tipo de colaboración, desde quien les prestó una mula hasta quien les preparó comida y lavó la ropa, o quien se atrevió a irse con Miranda hasta Aruba.

Ninguno de estos hechos “menores” se conocían, hasta que apareció el libro Memorias de la insurgencia, que no sólo recogió los referidos a la reacción de corianos y veleños con la llegada de Miranda, sino otras actitudes de patriotas de todo el país, incluidas varias mujeres, que colaboraron activamente con el proceso de independencia, pero que hasta ahora la historia había ignorado.

También relacionados con la expedición de Miranda se publicaron dos tomos (un tercero espera editor) De Ocumare a Segovia, Juicio militar a los expedicionarios mirandinos, 1806, que confirma la conducta de los mantuanos contra Miranda, de su cooperación económica al imperio español para su persecución, y de la participación de algunos en los juicios que terminaron colgando a veinte ciudadanos.

El Centro Nacional de Historia investiga la participación popular en los sucesos del 19 de Abril de 1810, que han sido presentados como obra exclusiva de militares y de mantuanos. Sucede que Domingo Monteverde, cuando toma Caracas en julio de 1812, ordenó abrir juicios a todo aquel sospechoso de haber intervenido en los mismos, así como en apoyo al Congreso y al gobierno de la época. Los expedientes de esas “causas de infidencia” están conociéndose ahora, y entre las primeras revelaciones está que el papel del padre Madariaga no fue tan importante en la agitación popular, como el de algunos “agitadores” anónimos que estuvieron esa mañana movilizando en la plaza mayor contra las autoridades españolas.

Terminados esos estudios de expedientes que estuvieron archivados sin que nadie se preocupara por indagar sus contenidos, es seguro que caerán algunos mitos de nuestra historia. Resulta probable que estas investigaciones al calor del Bicentenario nos permitan saber, por ejemplo, la verdad de la confección de las listas de candidatos al Congreso de 1811. ¿Cómo fueron escogidos y quiénes participaron en esa selección? ¿Por qué hombres como José Félix Ribas, Francisco Salas, José Felix Sosa, Gabriel de Ponte, tan activos el 19 de abril, el joven coronel Simón Bolívar, no fueron incluidos? ¿Cómo se explica que Miranda haya sido seleccionado a última hora y en representación del desconocido poblado El Pao?

La estrategia para la toma del Rodeo II contemplaba cuatro fases: a) desgaste; b) negociación; c) rendición, y d) intervención armada, si había una matazón entre ellos. La combinación del proceso de desgaste con las posteriores negociaciones, permitió una solución pacífica después de tantas tensiones, mientras hubo quienes trataron de estimular la resistencia de los jefes de los grupos más violentos. Pero la crisis tuvo un desenlace sorpresivo, cuando un grupo de los presos, comandados por uno de los más violentos y agresivos, el llamado pran “Oriente”, logró fugarse. Una extraña fuga dentro de unas condiciones de cerco de ese penal que hacía imposible ninguna evasión. Ya se establecerán las responsabilidades.

En este año Chávez tiene las mejores opiniones de la mayoría de los venezolanos. Su gestión de gobierno la veían positiva sólo 37,7% en enero, hoy está en 54,5%; y si las elecciones fueran mañana, 54% votaría por él (en febrero eran 36,5%) , y 23% por el candidato de oposición. Otro 23% quiere saber quién es el candidato, según revela GIS XXI.

La Democracia Cristiana de Alemania, de la premier Mérkel, y el Partido Liberal se unieron para reformar las leyes electorales, de manera que “un partido pueda aumentar el número de escaños gracias a la pérdida de votos”. Es decir, que con menos votos sacarán mas diputados. Tanto que les extrañó eso aquí a los democristianos y socialdemócratas.

La Comisión Económica para América Latina (Cepal) había estimado el PIB de Venezuela para este año en 2, pero algo los hizo reflexionar y ahora será de 4,5; más del doble. Debió picarle el mismo bicho que llevó al FMI a subirlo de 1,8 a 3,3. En general, según Cepal, América Latina sube de 4,2 a 4,7 y el único país en baja es Brasil: 4,6 a 4. Raro.

El presidente Chávez dijo hace poco en la Academia Militar: “Hay que cuidar la unidad de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, por eso he ratificado al alto mando”, y dirigiéndose a sus compañeros de armas les pidió derrotar “200 años después al síndrome de Santa Marta, al síndrome de la traición, al síndrome del hundimiento”. Una y otra frase habrán tenido diversas lecturas e interpretaciones, tanto en el mundo militar como en el político-partidista.

No había que esperar el exhorto presidencial al Poder Judicial para otorgar beneficios a los llamados “presos políticos” por razones de salud. Se debió haber resuelto antes, siguiendo lo dispuesto en el Código Penal cuando un procesado está gravemente enfermo. Es el caso de Lázaro Forero. Imposible que reciba tratamiento adecuado en prisión.

Razonable la demanda de independentistas de Puerto Rico para que la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac) admita a representantes de ese país como observadores. Aún es tiempo de abrir espacio en los estatutos que están en consulta.

La percepción del equipo reporteril de ÚN es que los consejos comunales siguen persuadidos de que el Presidente no conoce sus problemas, y por eso no se resuelven. Es cuestión de democratizar el centro del poder.

Por supuesto que es bastante probable una victoria de Venezuela sobre Chile. Otras veces se dio ese resultado y desde entonces el fútbol venezolano ha seguido superándose.

Eleazar Diaz Rangel
17 DE JUL DE 2011



Tu opinión es importante. Escribe un comentario