Es contigo camarada

Por • 17 Jul, 2011 • Sección: Tribuna Abierta

No soy un tonto sentimental, ni un débil sensible, que se descompone ante cualquier síntoma de agresión o de cursilería dramática. Esa no es la condición de hombre, de quien creció en la miseria y que ha visto de frente el rostro del hambre y del dolor, tanto propio como ajeno; de crecer con una rebeldía contra una sociedad hipócrita y mediocre que te recordaba permanentemente no tener derechos que te protejan de las agresiones de una clase elitesca e inmoral que te humillaba junto a tu entorno, por cualquier razón, debido a que tu color de piel y tu status social no era respetado y no merecía ninguna valoración ni reconocimiento social.

Cuando tu diste el primer paso reconocido de rebelión y de intento de dignificación de tu pueblo y, a la vez pretendiste romper el esquema de dominación que convirtió a mi nación en una colonia más de las tantas que unos pocos malditos avaros poseyeron por obra y gracia de la cobardía de mis connacionales que detentaban el poder de turno y por la debilidad mental de no entender que los convertían en instrumentos de opresión contra sus hermanos de nacionalidad y de raza, a cambio de unos miserables privilegios que al final no representaban nada más que ser unos mediocres útiles para hacer el trabajo sucio que ellos (los amos) capitalistas no hacían para no ensuciarse sus garras (que no manos). Entonces llegaste tú. Pero yo ya venia desde antes en el intento, aportando mi grano de arena por cambiar el orden establecido, teniendo apenas 12 años de edad, pero para mi mala fortuna quienes tenían el liderazgo de conducirnos en el proceso de liberación eran unos malditos cobardes, que por miserables monedas y un poco de poder carroñero cedido por quienes decían combatir, se entregaron y vendieron a sus compañeros de lucha, como sucedió con Teodoro Petkof, Pompeyo Márquez, Américo Martin, Freddy Muños, este ultimo descaradamente nos recordaba que no se nos olvidara el olor de la pólvora, para luego apenas pisó el pasado congreso nacional, lo cambió todo por trajes de corte ingles, un habla amanerada y tragos de licor exuberantes, y hasta asumió unos muy sospechosos modos de hablar; y toda esa caterva de traidores del MÁS, Causa R, Bandera Roja, Podemos, que junto al enano siniestro de Andrés Velásquez, y la envidiosa conducta de Pablo Medina, casi nos devuelven a los pies de los gringos, si por ellos fuera ¿TE ACUERDAS PABLO MEDINA DE LOS CAÑIZOS PALO QUEMAO? Mírate ahora ¿eres el mismo? Te conozco pablo, te conozco Andrés, te conozco Freddy, te conozco Teodoro, te conozco Pompeyo. Pero también conozco al camarita. Y ese, ese camarita está a años luz de Uds. en dignidad, en grandeza, en gloria, en honestidad, en respeto a su pueblo, en respeto a los hermanos, en vergüenza y dignidad humana.

Por ese camarita, yo, hoy en este día, quien superó la miseria de la cuarta república, técnico en electrónica, abogado Bolivariano, sufro su dolor, padezco su padecer, vivo su vida, siento su alegría, amo a su pueblo, amo a su amor, amo su bondad, respeto su dignidad y desprecio a quienes lo desprecian, no tanto por mi. Si no por aquellos que fueron encerrados en cinturones de miseria por unos malditos oligarcas que derrochan en drogas, vicios y perversiones, lo que les arrebatan a los pueblos. Es ese ser humano llamado Hugo Chávez Frías, el pensamiento, la idea el proyecto de mundo y de país, la concepción de vida digna, se que también superará el trance y que le acompañan su pueblo y desde otras dimensiones andando por las anchas alamedas, junto a Salvador Allende: Marulanda, Raúl Reyes, García Lorca, Aly Primera, José Martí, Farabundo Martí, Alfredo Maneiro, Sandino, Jorge Rodríguez, Alberto Lovera, Argimiro Gabaldon, Pablo Neruda y todos los anónimos de los pueblos del mundo que han dado su vida por la libertad. Contra la traición y el engaño opresor. Adelante comandante, la vida te necesita para bien de tu pueblo y de la patria grande has lo que tengas que hacer. Es tu deber, nosotros. el pueblo, también cumpliremos nuestra responsabilidad colectiva más allá de las pequeñeces y egoísmos. ¡VENCEREMOS!

Javier Monagas Maita
Abogado Bolivariano
javiermonagasmaita@yahoo.es
javierdelvallemonagas@gmail.com
planetaenpeligro.blogspot.com



Tu opinión es importante. Escribe un comentario