¿Saben a quién no quieren los maracuchos para presidir la Alcaldía?

Por • 29 Nov, 2010 • Sección: Tribuna Abierta

A escasos días de las elecciones municipales y conociendo a mi gente de Maracaibo, creo que el pueblo de esta localidad no quiere que gane la Alcaldía una persona:

1.- Que en lugar de trabajar con los consejos comunales tal cual lo demanda el proceso revolucionario que lidera el presidente Hugo Chávez, contrate para las obras municipales a empresas privadas como en el pasado… Así no sienta la sangre roja rojita, tiene que integrarse al proyecto socialista y de verdad verdad.

2.- Que se dedique a entregar bastones, sillas de rueda, andaderas, tratando de engañar y entretener al pueblo, mientras despilfarra a chorro limpio el dinero de los marabinos comprando haciendas, casas, camionetas lujosas, relojes, lentes, así como alfileres, prendedores, llaveros y medallas de oro, para hacer finos regalos con la plata de las comunidades.

3.- Que utilice la Polimaracaibo para multar a los choferes del transporte público, en vez de darle prioridad al combate de la delincuencia, ni que tampoco use al Cuerpo de Bomberos como caja chica, tomando la plata de su recaudación para fines diferentes a los de dotar a esa misma institución uniformada.

4.- Que mantenga a familiares (tanto por afinidad como por consanguinidad) en cargos claves o cerca de los dineros del pueblo, en vista de que estos podrían terminar haciéndose ricos con negocios en el país y en el exterior, a costillas de los recursos de los más necesitados.

5.- Que tome el aseo urbano como arma política, sin importarle llevar a la población al borde de un problema de salud pública y que en lugar de tomar en cuenta al pueblo desempleado, le deje el negocio a las empresas capitalistas, cuestión que ha sucedido toda la vida en este municipio.

6.- Que venda los espacios públicos en función de sus intereses particulares y en desmedro de la población en general, toda vez que Maracaibo está enmarcada dentro del proyecto socialista que se desarrolla en el país.

7.- Que ofrezca ahora en campaña lo que ha podido darle al pueblo y no le ha dado, porque eso huele a chantaje y los marabinos no merece tantas burlas ni que la sigan engañando. Estamos en revolución y, quieran o no, en esta nueva Venezuela hay que entender que a las personas no se les coaccionan, se les convence con hechos.

8.- Que se la pase acumulando riquezas y llegue en una caravana de súper camionetas, para seguir pidiéndole al pueblo que se sacrifique todavía más por la revolución, porque el sacrificio debe ser de todos. Si quiere que no ande en bicicleta como ha sugerido Chávez, pero que por lo menos de el ejemplo con vehículos modestos, que en una Alcaldía un vehículo corriente cumplen las mismas funciones que los lujosos.

9.- Que no sólo coja sol o se llene los pies de barros y bese niños hambrientos y desnutridos en campaña, sino durante la gestión municipal, porque la gente está cansada de ver que después que obtienen el triunfo parece que los hubiesen elegidos los aires acondicionados. No quieren salir de las frías oficinas y menos “embarrarse” de pueblo.

10.- Que ande despotricando del imperio si les fascina el norte, porque al pueblo lo enerva ver a furibundos críticos y “enemigos” de los EEUU en fotos que circulan por internet, dándose vida a todas sus anchas en Nueva York, Miami, Las Vegas y cualquier otra ciudad yanqui, en viajes de placer que generalmente se hacen con esos recursos que produce la explotación del hombre por el hombre.

11.- Que se la pase hablando de humildad, sencillez, modestia, austeridad, como aspectos esenciales en un sistema socialista y de pronto sorprenda en fotografías de fiestas, en las que el lujo, el derroche y la riqueza se observan por encima del whisky 18 años, que se compra con el cochino dinero que producen las fauces devoradoras del capitalismo.

12.- Que pregone casi de manera automática la aplicación de las tres “R” al cuadrado, cuando ha hecho una gestión signada por el neoliberalismo salvaje, con la misma ambición desmedida de como cuando existía el famoso Pacto de Punto Fijo.

13.- Que sea incoherente personalmente e ideológicamente, porque se tiene la experiencia de que teóricamente en un breve discurso o intervención pública hay quien haga la revolución más hermosa del planeta, pero en la práctica se vuelve billete y más billete, al mejor estilo de ese mercantilismo depredador que destruye al mundo.

Alberto Morán / Periodista

albemor60@hotmail.com



Tu opinión es importante. Escribe un comentario