Todos lo saben, nadie lo quiere decir, o no se han percatado I

Por • 24 Nov, 2010 • Sección: Tribuna Abierta

Uno de los peores daños que la educación tradicional, e intervenida, después de los años sesenta en Venezuela fue la que impulsó la promoción del individualismo, la competencia desleal y el apego desmedido a lo material, tanto a nivel publico, como privado. De la misma manera, se indujo al educando hacia lo superficial, haciendo que se deseche lo básico y elemental de una cultura para su supervivencia, sustituyéndola por otros valores ajenos, pero que se forzaron a digerirlos mediante la propaganda sistemática y permanente por diversos medios, pero sincronizadamente. Así se le enseñó al medico para que su conocimiento y profesión fuera para elevar su estatus económico y social, ya no tanto para la cura o la atención al desvalido (función social). De esa manera la medicina se fue privatizando y la proliferación de las clínicas particulares floreció en todas partes. Lógicamente a esos centros de salud no va el pueblo, no va el pobre, no va el que necesite atención y no tenga dinero. Al educador le destruyeron la mística y el amor a la enseñanza, por el deseo de un gran sueldo, la parranda y la vanidad. Las escuelas, liceos y universidades privadas también tuvieron su auge en la Venezuela semi-rural, en las capitales de los estados más favorecidos por la neo riqueza petrolera, estas instituciones privadas, captaron a los hijos de quienes se convirtieron en elites sociales, gracias al dinero obtenido por la renta petrolera, que quedaba después del arrebato de las empresas transnacionales del ramo. Poco a poco, la educación dirigió su pensum a enseñar la historia y la geografía del país colonizador, y menos el del colonizado, se vendió como normal la existencia de dos Venezuela. Una representada por los que se llenaron los bolsillos, sin importar como y la que es explotada, también sin saber como en muchos casos. El mismo presupuesto nacional hacia la educación pública fue mermando, trayendo como consecuencia una disminución de la matricula de pobres estudiando educación básica y secundaria , mientras el de la defensa aumentaba. Este deterioro fue en aumento, hasta que finalmente lograron sacar la historia y la geografía de Venezuela como materia a estudiar en primaria y secundaria. La historia misma tiene sus detractores, pero también sus salvadores, unos, quienes la narran de manera sesgada y en proyección intencionada de falsos protagonismos que destacan a una clase social dominante por encima de la verdad y sus verdaderos protagonistas. Ese es el origen de Guillermo Morón. Otro, de Federico Brito Figueroa; uno (Morón) plastificado y acartonado, propulsado por la apariencia y el interés de favorecer a una burguesía, a la que le rinde tributo para que le hagan el favorcito de aceptarlo en sus hipócritas filas; otro (Federico Brito Figueroa) objetivo, relator interesado de la versión más cercana a la verdad de los hechos, que le añade la interpretación dialéctica de las condiciones existentes en el momento de los sucesos, a fin de tener una mejor aproximación de las causas y los efectos que condujeron a esos acontecimientos.

Este breve abreboca. Es para llegar al momento actual, donde existen unas mentes totalmente colonizadas, incapaces de darse cuenta de su condición de estar intervenidos en su voluntad, hasta incapacitarlos para reaccionar en su propio beneficio y en el beneficio de los suyos, menos aun, en beneficio y defensa de su país y su cultura. A eso obedece la obcecación conductual de hacer arrebatos de rabia por el hecho que un gobierno (al que les enseñaron a odiar antes de ser gobierno) les defienda sus intereses que están afectados por la marabunta de los saqueadores de toda índole que les distorsionan la realidad, apareciendo gracias a la inducción mediática, como sus benefactores. Que los convierte, de paso, en carne de cañón para la estafa y la burla

II

Les ruego que se detengan a escuchar las argumentaciones de estas personas para justificar su conducta. En esas razones, no encontrarán nada solido o de autentico valor ideológico o de real daño recibido (a menos que sea un delincuente estafador o narcotraficante). Fíjese que todas sus argumentaciones están basadas en consignas, inducciones mediaticas y slogans modistas. Son negados a reconocer lo que está allí, palpable. De lo que se benefician cotidianamente, usan puentes que niegan, sistemas de transportes a los que desconocen su existencia, medidas económicas que les dan beneficio, pero que no entran en sus bases cognoscitivas. Aceptan como verdades absolutas, las mentiras montadas en unos códigos sembrados en su subconsciente, pero que se activan al recibir los estímulos pre establecidos (seria bueno que se hiciera un seguimiento más psico técnico a las palabras y gestos de introducción de los programas televisivos y los escritos en la prensa pro yanqui, sobre todo cuando inician las campañas mediaticas). He ahí la razón de la inversión millonaria por parte del gobierno de USA, en ONG’S, grupos políticos sin bandera, partidos de derecha, canales de televisión fascistas, periódicos de circulación nacional y regional, medios web etc.

Tengo un conocido, que para argumentar en defensa de lo cree creer, se remite a lo que lee en los escritos del Nacional. Es sorprendente como se memoriza las razones que otro escribe y luego las recita como si fueran de su creación. Se entiende por que les preocupa a quienes dirigen ese titiriterico circo, cuando les intervienen un medio de difusión. Saben que están siendo desarmados. Es tanta la colonización mental, que hasta en nosotros mismos, surte efecto de vez en cuando. Por ejemplo, cuando la campaña mediática, “destaca como más importante”, que un delincuente sádico esté preso en cuba y se declare en huelga de hambre, que un millón de inocentes asesinados en Irak, usando la mentira como justificación para tal fin. O que sea mas destacable, el reclamo de un gobierno financiado por el narco trafico, que se queje ante la OEA, argumentando, le están invadiendo su territorio, cuando en vedad se trata de un acto de dragado de un rio, en los limites legales de Nicaragua; pero, se borre del acontecer, como una nación (Haití) está invadida por tropas yanquis, que usaron como excusa una desgracia (para algunos provocada por armas de nueva generación) para ejecutar el plan de ocupación. O el caso en el cual se protege un asesino terrorista como posada carriles y en cambio se haga una campaña internacional contra un gobierno y pueblo, que ampara a un ciudadano que vino a vivir en Venezuela por acuerdo de otros gobiernos hace más de 20 años.

III

Se debe emprender muy seria y urgentemente ( espero que esta propuesta no quede en el olvido, tan solo por que la hace un desconocido) un estudio profundo, con equipos de siquiatras, sicólogos, expertos en conducta, sociólogos, publicistas serios, personas de mentes abiertas, estrategas militares patriotas, y todo recurso que pueda aportar a desmontar el sistema de intervención mental que han establecido para colonizar la mente humana y que está tan perfeccionado, que hasta pasa inadvertido, aun para expertos en descifrar mensajes subliminales tradicionales. No creo que ese odio que se manifiesta en la oposición en Venezuela, en Ecuador, En Bolivia, en el mismo Brasil contra Lula, en Nicaragua contra Daniel Ortega, incluso dentro de los Estados Unidos contra lo que represente beneficio gratuito para el pueblo, sea un odio natural, esa, tiene característica de ser una conducta sembrada a partir de unos códigos muy bien elaborados y sembrados mediante vehículos sutiles pero de uso cotidiano. Tienen que ser codificados, por que son comunes en todas partes las reacciones a frases, acciones, palabras, colores, gestos y hasta color de piel. Creo que caemos en las ligerezas que convienen a quienes están aplicando este neo colonialismo mental, pues les permite seguir haciendo su trabajo demoledor sin obstáculos. Vean que las guerras comerciales que emprenden, son ahora más sanguinarias y dirigidas a afectar a la población civil, la reacción mundial, es tibia, como algo normal. Noten el cinismo de las palabras de los representantes de los gobiernos imperialista terroristas, nadie se inmuta ante semejante descaro, pese a tamañas mentiras. Observen el rostro de la secretaria de estado Norteamericano, detallen bien su rostro cuando declara sobre cualquier asunto de su interés y que esté afectado por reacciones justas de otros pueblos. Detallen la reacción cuando algún periodista se sale del libreto y pregunta algo no conveniente o pautado para el teatro. Todo, está metódicamente estudiado y dirigido a producir un efecto en la mente del receptor del mensaje.

El ser humano tiene la facultad dentro de su hermosa variedad (es decir de no ser uniforme), de reaccionar de maneras diferentes, ante fenómenos o situaciones comunes y no comunes. Es este es el motivo por el cual al imperio Sion yanqui se le pone cuesta arriba su proyecto de dominación global con ellos como único gobierno. A esta gente hay que saberla torear y hay que ser muy buenos en descifrar sus jugadas. Son muy dados a usar la distracción hacia intereses secundarios mientras están haciendo el daño por otro lado. Ellos entendieron el sueño nazi de Hitler, lo asimilaron, lo acataron, y lo adaptaron a sus intereses, usando para su implementación nuevos mecanismos sicológicos y materiales. Por eso fue que se llevaron el grueso de las cabezas pensantes y los ideólogos de esa loca pesadilla nazi, para protegerlos en USA. Ese es el secreto de la relación sionista USA – Israel. Para que estos últimos no protesten esa protección a los nazis, por eso son benefactores del estado forajido israelí. Por esa razón, el holocausto es usado como pretexto para masacrar a otros pueblos y despojarlos de sus tierras. Por eso el uso del veto yanqui en la ONU, cuando se busca condenar los crímenes del estado terrorista sionista.

IV

Hoy, la invasión va por la vía militar, después de fracasar por la vía ideológica o por la vía de la colonización mental. En Venezuela, y en el resto de América Latina, parece que la vía colonial – mental, les ha fallado en esta oportunidad, esa es la razón de procurar el control de las drogas y de usarla como arma de adormecimiento de la conciencia, esto, asociado al terrorismo, justificado por códigos ya establecidos ligados al narco trafico, les permite ejecutar acciones de guerra que aparentan ser delitos comunes. Esa es la razón de las solicitudes de extradición a su país de todos aquellos capos que les hicieron el servicio, pero que ya no son útiles a sus nuevas etapas de ataque. Esa es la razón de la cuarta flota. Así mismo es la razón de la existencia de la DEA. Nacida no para combatir el narcotráfico como pregonan, si no, para regularlo y usarlo en provecho de sus intereses económicos, políticos, geoestratégicos y militares (un cartel de la droga oficial, con apariencia de agencia federal). Esa es la razón del incremento del consumo en su territorio, esa fue la excusa perfecta para ocupar a Colombia e incrementar la producción, esa es la causa de la mortandad que están haciendo en México y que escudan detrás el hampa y la lucha de carteles, esa en la razón de la ocupación de Afganistán y del incremento de la siembra de amapola y la producción de Heroína, por eso se invade a Rusia silenciosamente bombardeándola con drogas y mensajes codificados subliminales y no tan subliminales, con promoción de la prostitución y el fortalecimiento de las mafias.

Volviendo a Venezuela, la oposición al gobierno es más de carácter sicosomático que de un sentimiento por convicción propia o, por una causa de carácter ideológico normal. Vean si no los argumentos: acusan los hechos del gobierno de comunistas, sin saber lo que es y lo que significa realmente el comunismo, repiten frases elaboradas sin entender o comprender el sentido, Castro comunista. Acusan de ser enemigo de la propiedad privada, sin detenerse, en que las acciones hasta ahora hechas, van a garantizarles a todos, el derecho a la propiedad de su vivienda, de su fuente de producción personal o colectiva.

Jamás un gobierno se había ocupado que los habitantes de este lindo país, tuvieran titularidad de las tierras donde construyeron su casa, la mayoría eran de propiedad municipal o de otros entes. Fue este gobierno el que propuso la legislación para que todos tuvieran la propiedad de sus casas legítimamente. En la cuarta república, el campesino fue despojado de sus tierras, bien por subterfugios y engaños o por la fuerza, fue inducido a desplazarse a las orillas de las ciudades para convertirse portadores de miseria, con lo cual se garantizaba la mano de obra barata y oportuna para los industriales explotadores. La Revolución Bolivariana revirtió esa injusticia, y hoy los latifundios están desapareciendo para dar paso a las cooperativas de productores o a los pequeños productores independientes, o a las comunas. En el campo ahora no se trabaja para un patrón, se trabaja para la comunidad y se obtiene mayor margen de ganancias para los trabajadores, la tierra es más protegida, los alimentos se producen de manera sana, sin contaminantes químicos. Eso lo desconoce premeditadamente la oposición invisibilizadora del bien, pese a que recibe esos alimentos en su mesa diariamente y a mejor precio.

Los niveles de pobreza y pobreza critica, eran obscenos antes de la revolución, hoy ha disminuido en mas de 40% una y en mas de 60% la otra, los niveles de inclusión o de acceso a los bienes y servicios básicos han aumentado hasta un 97% después de haber estado en una 48% durante los gobiernos de la cuarta República, los ingresos a la educación en todas sus etapas se aumentaron exponencialmente, al punto que la mayoría de la población está estudiando en estos momentos, la educación superior se municipalizó y el pueblo puede tranquilamente ir del trabajo a la universidad sin salir de su municipio. Pero esto no existe para una oposición descerebrada, y que incluso estudia con sus hijos en esos medios educativos y se beneficia de las misiones alimentarias. Lo viví en carne propia, conviví con un grupo de esos entes “negadores automáticos” por cinco años, que pese a estar estudiando, desconocen esa realidad. Eso fue lo que me indujo a deducir que no es un asunto de política o ideología, es asunto de una enfermedad inoculada por vía de la vista y oído. Mediante códigos programadores que desvirtúan la realidad. Eso se reconoce, cuando presentan explicaciones absurdas e irracionales a cosas sencillas y a la vista de todos. ¿Cómo se explica que se vean a unas personas incitando a un grupo de gente a atacar el palacio presidencial, se saquen unos videos por canales de televisión pertenecientes a los incitadores, acusando al gobierno de producir muertos antes que se desate la carnicería preparada por ellos mismos. Y luego defender con vehemencia, que no fue golpe de estado y que no fueron ellos los que desviaron una marcha a casi 15 kilómetros de distancia de su concentración original utilizando música excitante, cuidadosamente escogida lanzando consignas en tono estridente induciendo para atacar lo que se le atravesara con el color rojo, fueron preparados para ser llevados como borregos al matadero y sin embargo pese a las evidencias muy claras, niegan esa realidad.

Hubo un débil intento por descifrar esos códigos sembrados mediante el vehículo de los medios, en el programa la hojilla, pero se enfocaron en los métodos conocidos, no profundizaron hacia nuevas mitologías de desquiciamiento irreal, le cambia el sentido común a quien es inoculado y lo hace reaccionar en base a las inducciones contenidas en los nuevos programas mentales sembrados. Esa es la razón por la cual los camaradas dicen en sus análisis que la oposición está hipnotizada como comentario, pero en verdad se les hipnotiza y se les programa para reaccionar de acuerdo a los estímulos que les envían por los medios y que les dice cual será su actitud según lo considera el que tiene el control de los programas, que de paso, no está en Venezuela. Manejan los cerebros inoculados, como manejaban INTESA. No es ciencia ficción, es una realidad.

Javier Monagas Maita
Javiermonagasmaita@yahoo.es javierdelvallemonagas@gmail.com



Tu opinión es importante. Escribe un comentario