¡Dios nos libre de estos premios Nobel!

Por • 24 Nov, 2010 • Sección: Tribuna Abierta

Frase impactante del embajador venezolano en la OEA, (Organización de Embarazosa Actitud) al referirse a la nueva dentellada del imperio y sus lacayos investidos con el manto sagrado de la paloma con su ramita de olivo en el pico, que “tratando” de salvar el mundo de la guerra y la violación de los derechos humanos, han mutado en una especie de ave de rapiña, que busca incansablemente llevar en sus sucias garras la dignidad de pueblos enteros que quieren ser libres y no atropellados.

Buscando en la Internet, me conseguí con innumerables premios de la Paz, que desde su historia se le han otorgado a varios personajes relevantes en sus luchas por la Paz y los Derechos humanos, a los cuales respetamos, tales como: Jimmy Carter, Kofi Annan, Yasser Arafat, Nelson Mandela, Roberta Menchu, Mijail Gorbachov, Madre Teresa de Calcuta, Martin Luther King y otros, pero en esta lista han agregado desde tiempos remotos a enemigos naturales de la Paz, cuyas gestiones en sus respectivos tiempos impulsaron las políticas de asegurar que los gobiernos “interesantes” (importantes para los intereses de los Estados Unidos) en el extranjero debían ser depositados en manos de los “buenos” (es decir, favorables a aquellos intereses) aunque éstos no fuesen más que la representación de una minoría de la población. Destacan por sus méritos intervencionistas, Theodore Roosvelt en 1906, Thomas Woodrow en 1919, Oscar Arias en 1987 y el más reciente, Barack Obama, al cual, el Instituto Nobel de Noruega se lo concede por dar al mundo “una esperanza de un mundo mejor” con su iniciativa contra la proliferación de armas nucleares.

Justo ayer en la reunión de la OEA, la influencia de estos nefastos premios de la Paz, llevaron a una votación concertada entre los mismos embajadores invitados de piedra en estos casos tan decisivos para las naciones en conflicto, que ya una vez se hicieron a un lado en el Gobierno de Bush contra Irak, los hacen actualmente contra Afganistán y Palestina, bajo la angelical figura de Obama, lo hicieron contra la hermana Honduras, con el estupendo manejo del premio Nóbel Oscar Arias y hoy estos dos elegidos, consiguen influenciar con tonito pausado y una sonrisa angelical al decadente organismo de la OEA, para atropellar a Nicaragua, miembro del ALBA, que es en definitiva por donde vienen los tiros, confesado por las partes reunidas en Washington, donde se reunió la ultraderecha recientemente, por eso el de relevo de pruebas.

La Republica Bolivariana de Venezuela, enfrenta de nuevo la soledad, al buscar la solidaridad de pueblos hermanos en ese recinto de la OEA ineficiente, pero tristemente se abstuvieron, no votaron o votaron en contra en una emboscada diplomática para Nicaragua. Amanecerá y veremos……

Patria, Socialista o Muerte……Venceremos

eliasmar@cantv.net



Tu opinión es importante. Escribe un comentario