Las aguas revueltas de la hegemonía

Por • 17 Nov, 2010 • Sección: Un Grano de Maíz

En Venezuela estamos en medio de una feroz lucha por la hegemonía. Las diferentes clases y fracciones pugnan, la mayoría de las veces con sordina, por hacerse con la conducción de la sociedad.

Los últimos acontecimientos: las declaraciones de un General Patriota, la ira que en la derecha provocaron, y el pedido de destitución y juzgamiento, pusieron de manifiesto que la pugna llega a límites definitorios. La situación reclama precisiones ideológicas. Veamos.

En el fondo lo que se dilucida es la viabilidad de una Revolución en condiciones pacíficas, en el terreno del enemigo burgués, con sus leyes, su lógica y sus costumbres.

La historia señala que los oligarburgueses se mantienen en su legalidad mientras ésta les favorece. Así hicieron en la Chile de Allende y así hicieron aquí en Abril y en Diciembre. Allende no se salió nunca de la legalidad que heredó de la burguesía, y la derecha, los capitalistas, lo asesinaron en desigual combate.

No hemos resuelto el problema de la legalidad en las revoluciones pacíficas. Parece ser que la legalidad está determinada por la política, ésta decide el momento oportuno para romperla, sustituirla. La oligarquía ha sido más experta en el manejo de esta situación y ha derrotado a la cándida izquierda.

Aquí en estos días se presenta el mismo fenómeno: los oligarcas, los mismos que derogaron la Constitución, ahora a su conveniencia exigen que se respete. De esta manera artera buscan debilitar al gobierno para dar un golpe, lo anuncian con el descaro del que se sabe protegido por la impunidad que les otorga el legalismo.

Poleo, agente de la cia y de los terroristas de Miami, despliega el plan golpista. Ahora aparece con una receta para acumular fuerza, dice en su artículo ¿Qué quieren los militares?:

…“positivamente sé que los militares quieren salir de Chávez y participar en la reconstrucción del país (…) lo que no quieren es regresar al sistema de privilegios palaciegos que degradó a la Cuarta República (…) y lo que no van a aceptar es que los pongan en la picota como los culpables de lo que ha pasado y está pasando.”

El artículo, advierte poleo, tiene varias capas, invita a entender entrelíneas. Es así, podemos deducir que los tanques-pensantes gringos, los halcones del pentágono, están negociando adhesiones por “amnistía”. De pasada dejan claro que proponen un nuevo liderazgo, pero la misma estrategia subordinadora del país al imperio.

En este empeño golpista, poleo no está solo: marianela, carlosblanco, teodoro, fausto, etc, todos, unos más evidentes, otros más inteligentes, pero todos, son voceros de la intención golpista.

Parece ser que en la Revolución Pacífica, la oligarburguesía no contempla períodos de paz, sólo períodos de enfrentamientos cruentos y de acumulación de fuerza para el choque. Si los revolucionarios confunden esos períodos de acumulación con la paz, y bajan la guardia, si se dejan narcotizar con las fumaradas de una falsa democracia, entonces estarán cavando, con las herramientas heredadas del enemigo, la tumba de la esperanza revolucionaria.

¡Chávez es Garantía!



Tu opinión es importante. Escribe un comentario