Deslindar; de eso se trata

Por • 16 Nov, 2010 • Sección: Tribuna Abierta

Es abrumador las veces que Hugo Chávez, repite y repite las características del actual proceso político que se denomina Revolución Bolivariana.

Del carácter socialista, y de su vinculación con los humildes. Todo lo que se dice, lo que se ofrece es lo necesario para tener un mejor país; no hay duda y así lo quieren, así lo entienden las mayorías en Venezuela.

La situación se enrace en el aspecto de comprensión cuando toca llevar a la práctica las políticas para consolidar un camino de liberación y de justicia social.

Son muchas las trabas con que se encuentra la población para organizarse en defensa de sus verdaderos intereses; Nuestro Presidente a cada rato plantea la necesidad de organizarse, pero se siente y se ve que poco o casi nada ocurre al respecto.

Las estructuras del Estado son una gran traba para lograr éxitos organizativos, porque algunas veces por actitudes negligentes, otras por seguir pautas e ideologías reñidas con el avance de los cambios, muchos dirigentes al mando en cargos y en lugares de representación popular sirven a los intereses del pasado, los cuales les permiten jugar con los dineros y con las esperanzas de los humildes, que siguen siendo mayorías en esta Venezuela actual.

A los cambios se le acosa con saña y alevosía por los representantes de los más oscuros intereses, por los que hacen lo imposible para retraernos a un pasado criminal y vil, donde las injusticias eran tapadas con las complicidades de los medios bastardos.

Estos elementos organizados y financiados desde el exterior, son un peligro latente para los intereses populares…por eso es necesario cuanto antes dar una orientación contundente que aclare ante las masas la seriedad del gobierno para realizar los cambios necesarios.

Es necesario transmitir donde estamos los revolucionarios y donde están los reaccionarios; y lo más importante cuáles son nuestras diferencias con eso que son parte del pasado que quieren volver.

Si lo mediático es la principal arma ideológica que nos anteponen los enemigos del futuro, debemos hacer todo para derrotarlos en ese campo; pero es necesario colocar de verdad a revolucionarios que conjuguen inteligencia y compromiso; acá no se trata de ponerse una boina y llenarse de poses rimbombantes para ocupar cargos para los cuales no se esta preparado. Aportarle a los sitios alternativos una forma segura de financiamiento, para que dejen de ser indigentes mediáticos. No se puede entender y menos tolerar que los nichos mediáticos más feroces contra los intereses del pueblo gocen de presupuestos oficiales en sus pautas de propaganda.

Igual ocurre con los bancos dentro del sistema controlado por el Estado, ya que deben ser estos los receptores de todas las nominas y de los giros bancarios del Estado; porque si no se aprovechan su uso total; se dejan a dudas el manejo financiero del Estado.

Otra es lo relativo al nombramiento de determinadas personas en cargos ejecutivos o de representación, los cuales en la mayoría de los casos se desconoce su trayectoria profesional o política; esto viene porque se nombran a determinados funcionarios en cargos que al margen de su comportamiento político, nada pueden aportar a determinados cargos.

La eficiencia siempre es revolucionaria, es algo que se debe aupar, algo que se debe reconocer.

Debe el Estado en las nuevas empresas expropiadas, buscar aceleradamente, su traspaso a una cogestión obrera… debe ser de una forma seria y valiente; No se puede cambiar un PATRON POR OTRO PATRON.

Esto es igual para empresas como PDVSA, o las empresas básicas de Guayana, porque el verdadero socialismo por llegar es el que tiene que ver con la participación de los obreros en sus direcciones, no como convidados de piedra, sino como verdaderos dueños. El fracaso del socialismo soviético, es algo que se debe tener en cuenta para primero que nada no escuchar cuentos de algunos patriarcas que lejos de poder dar consejos están por ser receptores de estos.

La Verdadera Revolución bolivariana apenas está por comenzar, debe ser una sin dogmas, sin ataduras con personajes fracasados (que ayer fueron revolucionarios y hoy son vulgares reaccionarios), sin ataduras con estilos burgueses o pequeño burgueses; debe ser una donde el poder realmente este en las manos de los obreros, de los campesinos, donde se garantice la libertad de los que nunca tuvieron voz; debe ser uno solidario, humanista y ampliamente participativo.

Un socialismo, real, donde la propiedad individual se garantice, se preserve; donde se respete los derechos humanos, donde la salud y la alimentación, así como la educación sean un derecho único, respetables; donde salir y entrar a la Patria no requiera de permisos, ni de cortapisas algunas.… Ese es el Socialismo que todos queremos; Lo otro es copiar recetas fracasadas y ser más un demagogo que un revolucionario.

Enrique Garcia
garzaen2@gmail.com



Tu opinión es importante. Escribe un comentario