Salmo venezolano

Por • 8 Nov, 2010 • Sección: Tribuna Abierta

Señor,
te apresuraste a socorrerme.

Viniste a mi encuentro en la angustia,
cuando se levantaron con falsedad
aquellos que quieren mi derrota.

Cayeron las mentiras que decían,
demostraste tu fidelidad y tu justicia,
me cuidaste en mi debilidad.

La intriga se volvió contra ellos,
tú eres amigo siempre fiel.

Has hecho morada en mi corazón,
desde mi niñez te he amado,
y guardado tus Mandamientos.

Eres Dios justiciero y poderoso,
proteges a tus hijos e hijas de todo mal.

Nada podrá prevalecer contra la verdad,
nuestro corazón permanece tranquilo,

tu Espíritu nos fortalece frente a la traición.
Por siempre serás mi Dios y protector,
¡Siempre respondes a tu Siervo!

Obed Juan Vizcaíno Nájera.

Maracaibo; 05 de Noviembre 2010.



Tu opinión es importante. Escribe un comentario