Anzoátegui: ¿montescos vs capuletos?

Por • 5 Nov, 2010 • Sección: Tribuna Abierta

Auditórium

“Es una desgracia cuando nos faltan, el ingenio para hablar y el tacto para callar” La Bruyere…

Romeo y Julieta es una obra de William Shakespeare. Sus protagonistas son considerados como los arquetipos del “amor Prohibido”. Es una historia desarrollada en Verona Italia, donde viven dos familias eternamente rivales, los Montesco y los Capuleto. Romeo, es el único heredero de los Montesco, llegando a entrar sin haber sido invitado a un baile de mascaras en la casa de los Capuleto, donde conoce a Julieta, la única hija de los Capuleto; ambos se flechan de amor saliendo a flote el amor a primera vista. Sus padres jamás permitieron esa relación, pero se casaron en secreto, con la colaboración de Fray Lorenzo. El mismo día de la boda, Teobaldo insulta a Romeo, a pesar de esto el joven se rehúsa a pelear. Pero Mercutio, el mejor amigo del joven de los Montesco, entabla un duelo a muerte con Teobaldo. Romeo intenta separarlos para evitar una tragedia, y aprovecha Teobaldo esta situación disuasiva, para herir mortalmente a Mercutio. Romeo, enfurecido reta a Teobaldo, para vengar a su mejor amigo, y entra en combate liquidando a su adversario. El Príncipe de Verona, indignado ante estos sucesos, le aplica como condena a Romeo el destierro. Romeo se encuentra desesperado, porque estará separado de Julieta, pero Fray Lorenzo le aconseja escape a Mantua, hasta que pueda ser publicado su matrimonio con Julieta y se reúna con ella. Romeo huye a Mantua después de una última entrevista con Julieta. El Conde Paris, pariente del príncipe, pide la mano de Julieta y le es concedida. Julieta se niega y pide auxilio a Fray Lorenzo, quien le aconseja que acepte la boda y le entrega un pequeño frasco con un elixir que la sumirá en un estado cataléptico, parecido a la muerte. Le indica tomarlo la noche anterior a la boda y se compromete a estar con ella cuando despierte en la cripta de su familia, acompañado de Romeo, después ambos jóvenes escaparían. Fray Lorenzo envía un mensajero a Romeo (Fray Juan) para que venga por Julieta en el momento de despertar. Sin embargo, el mensajero no encuentra a Romeo, ya que este avisado por su criado (Baltasar) de que Julieta ha muerto, sale inmediatamente hacia Verona. Romeo llega a la cripta de los Capuleto encontrándose con Paris, que iba a depositar flores a su futura esposa. El Conde se indigna al ver a Romeo, ambos se baten, resultando vencedor el joven Montesco.

Romeo se acerca a Julieta, la besa por última vez, y toma del mortal veneno, falleciendo a los pies de su amada. En ese momento llega Fray Lorenzo, quien se atemoriza al ver los cuerpos de Paris y Romeo. Julieta despierta y el fraile trata de convencerla para que huya con él, pero la joven se niega al ver a su esposo muerto. Fray Lorenzo se va y Julieta se acerca a Romeo, lo besa y se hiere con el puñal de su esposo, muriendo abrazando a su amado. Los guardias aprenden a Fray Lorenzo y a Baltasar. Fray Lorenzo revela la verdad ante el Príncipe de Verona, los Montesco y los Capuleto. Con la muerte de Romeo y Julieta, dejan sellada la paz entre ambas familias rivales.

Esta historia la traigo a colación porque en Anzoátegui, el asunto relacionado con las elecciones del 26-S de esta entidad federal, se ha desatado un fraccionamiento de parte de unos “llamados radicales de la revolución” en contra del gobernador Tarek William Saab. Resulta ser que existe una controversia por los resultados de esas elecciones, dichas resultados, son únicamente utilizados por estos “faccios” en la entidad federal para joder, como lo han hecho eternamente, emulando a los “Montesco y a los Capuleto”, para vilipendiar, injuriar y descalificar la gestión del gobernador Tarek. Pero desde hace algunos años tienen un conflicto mental, por las continuas derrotas sufridas, tantos internas como externas cuando dirigieron el extinto MVR, en esta entidad federal, pues en principio han demostrado ser malos gerentes políticos, son expertos sembradores de cizañas e intrigas politiqueras, son una hilera de plantas de guaritotos, jala pa’ tras y bolas e’ gato etc., resulta que ahora son los ultra revolucionarios que vienen a salvar la revolución en Anzoátegui. A partir del 26-S, han desatado pleitos y rencillas, las cuales heredaron de un nazista coronel, y ex canciller bolivariano, y de un comandante aviador burgués ultroso, políticamente de eso viven, muchos exhiben en sus prontuarios denuncias penales, algunos fueron detenidos, pelean utilizando la envidia y la zancadilla, aún a estas alturas envejecidos muchos de ellos la siguen utilizando. He estado reflexionando sobre esta situación muy atípica, y pensé que cuando se tiene éxito en una gestión de gobierno (como la de Tarek), se compra la envidia y la intriga del adversario interno en forma gratuita, porque para ellos es lo más confortable posible en cuanto a la maldad se refiere, pues es su refugio o su guarida después de sus fracasos en el trabajo político regional, cuando se les dio la oportunidad; además dichos individuos son muy anacrónicos y egoístas, pues Anzoátegui se está convirtiendo en una zona residencial y turística, poco a poco como atractivo para el turismo internacional.

Una revolución democrática genuina persigue un cambio radical del sistema, no la destrucción violenta del orden. Y tiene entre otros cometidos primordiales, “inculcar a las minorías el deber de aquiescencia a la voluntad de la mayoría; y a las mayorías el respeto a los derechos de la minoría”. Que los anarcos reaccionarios y los revolucionarios hagan caso omiso de esta regla esencial en la revolución bolivariana, nos puede costar una vergonzosa y absurda derrota en el 2012, así como la extinción hasta hoy de todo vestigio de democracia participativa y protagónica. No es el odio de clases, sino el amor a la libertad, la igualdad, y la concordia lo que otorga grandeza a un pueblo, y la legitimidad moral en la lucha para lograr la anhelada liberación. Toda revolución inspirada por el odio y el resentimiento podrá cambiar de tirano, pero jamás conseguirá erradicar la tiranía.

Ahora imaginémonos después de un arduo trabajo del gobierno revolucionario de Anzoátegui en estos seis años, las desavenencias, con un ultroso o con el egoísmo envidioso, tengas que llegar a desatender tu obligación de gobernante, esperando no encontrar molesto al “radical”, o pensando ¿ahora qué problema estarán planeando ahora? ¿Darían ganas de dialogar? A mí no (el que escribe esta crónica), no importa lo que planeen, en su proyecto político, programas y demás adherencias; prefiero un debate modesto pero con calidad y dignidad. Soy de la idea, como se lo he dicho a mis compañeros del psuv, de convivir cortésmente con muchos de ellos, y relacionarse lo menos posible en la diatriba de baja estofa, así se evitarán conflictos mayores.

En fin, todo el problema de años entre las dos familias arriba mencionadas, el cual heredaron los hijos, fue derivado, aunque no lo crean, “por la mierda de un perro”, es probable que los hijos o los nietos ni sepan cuál fue el verdadero motivo del inicio de ese conflicto, pero si sabían que eran enemigos acérrimos. Creo que sería fácil resolver el conflicto pero el orgullo y el rencor generado con los años no lo permitían.

Ahí dejo esta reflexión, y Dios me libre de tener a unos “Capuleto o Montesco” por compañeros en el PSUV de Anzoátegui, pues amargarían el sueño de mi militancia, y la de muchos otros, así como mi salud, y mi tranquilidad militante. Como siempre El gobernador Tarek sabe campear estos temporales; espero que los otros hagan lo mismo.

Edgar Perdomo Arzola
Percasita11@yahoo.es



Tu opinión es importante. Escribe un comentario