¡Qué bolas… las de Fedecamaras!

Por • 4 Nov, 2010 • Sección: Tribuna Abierta

Uno puede entender que en esta democracia participativa y protagónica, como nunca antes existió o hubo en nuestro país, se garantiza la libertad de expresión y más allá incluso, la libertad de pensamiento, porque de otra forma no podría entenderse, lo cual enmarca las opiniones, críticas y acciones de las ciudadanas y ciudadanos que puedan disentir o no estar de acuerdo con el planteamiento básicamente político del gobierno que preside el Comandante-Presidente Hugo Chávez, recordando que el mismo se fundamenta en un mandato otorgado por la mayoría del pueblo venezolano en elecciones libérrimas, siempre y cuando ese disentir y especialmente las acciones que se desprendan del mismo, estén acordes con lo establecido en la Constitución y las leyes, pero lo que no podemos entender nunca son esas posiciones que asume generalmente el oposicionismo, individual o colectivo, llámese Petkof, MUD, Poleo, Ong’s, Fedecamaras, etc., ante cada acción que asume el gobierno.

Ante las últimas decisiones tomadas por el presidente y anunciadas en el programa “Aló Presidente” del pasado Domingo, dirigidas, por un lado, a defender los derechos de muchos compatriotas de clase media que han sido engañados, estafados y sorprendidos en su buena fe, aprovechándose de la manera más vil y cobarde de sus necesidades mas urgentes, especialmente la vivienda, por inescrupulosos “mercaderes de la construcción”, y por el otro, para acabar con el inconstitucional e ilegal proceder de algunas empresas, industrias, etc., en su actividad, que a veces está en connivencia con los primeros, y que la misma se puede considerar como estratégica en términos de lo que debe significar su participación en la solución de los problemas más apremiantes de la población, especialmente la de menores recursos, hemos visto como este sector oposicionista de Fedecamaras, a la que pertenecen como afiliados aquellos señores, han respondido en contra de esas decisiones.

De la respuesta dada por ese sector nos llama la atención, la intención de convocatoria general a una protesta en contra de las expropiaciones y en defensa de sus agremiados… ¿Qué habrá detrás de la misma?…

Ahora, me imagino cuales serán sus mensajes, consignas y pancartas: “Con mis constructoras y administradoras, no te metas”; “Viva la propiedad privada”; “Acabemos con este Castro-Comunismo”, etc., etc., etc.

Pero ellos saben y están conscientes mejor que nadie, que lo defendido realmente mediante sus probables protestas es: El “derecho exclusivo” que ellos pretenden tener aun, de asumirse como los poderosos e intocables amos del valle, con potestad de atropellar, abusar y pisotear la dignidad del pueblo y, en ese marco, defender el monopolio y oligopolio de actividades o servicios de primera necesidad y estratégicos para el país; la usura; el acaparamiento; la especulación; el fraude; la estafa; el boicot, en fin, toda actividad ajena o al margen de la Constitución y las leyes de la República. Y pensar que sus posiciones de poder económico las han logrado, en su gran mayoría, no precisamente por actividades productivas reales que impulsen el desarrollo del país, sino, mediante aquellas prácticas que convirtieron como algo normal desde la denominada IV República… ¿Qué tal?…

Si siguen actuando de esa manera, lamentablemente seguirán la senda de Chacumbele…

Omar Ramírez



Tu opinión es importante. Escribe un comentario