Accionar más allá del verbo (primera parte)

Por • 1 Nov, 2010 • Sección: Tribuna Abierta

Seamos consecuentes. He aquí la oportunidad

Bueno. Allí esta la propuesta de los camaradas del equipo de Aporrea – http://www.aporrea.org/ideologia/n168440.html -, para servir de vehículo como una estrategia organizativa que, concrete en algo solido las preocupaciones, quejas y necesidades para conformar una corriente mayoritaria dentro del PSUV. Que de al traste con las desviaciones y obstrucciones que desde su seno han actuado para que el proceso avance a paso de morrocoy, en unos casos y, frenándolo en otros.

Debe ser una tendencia que, sin caer en los improductivos dimes y diretes de siempre, haga valer el necesario accionar para impedir que se sigan colando los amiguismos, compadrazgos, quintas columnas, y el burocratismo demoledor de la revolución. Todas esas alertas y quejas que se han expresado antes, desde y después de los diferentes procesos electorales y que delatan una tendencia indeseable dentro de la organización que, incluso desconoce las propias líneas del presidente y hace todo lo contrario, generando malestar y apatía en la militancia de base. No debemos olvidar que, esa iniciativa ha estado tratando de concretarse desde hace tiempo pero siempre fue neutralizada por el aislamiento de, quienes tratábamos de motorizarlas con otros factores con la misma inquietud a nivel nacional. Aquí tenemos entonces, la oportunidad de hacer lo que se ha debido hacer desde hace tiempo. Vayamos al encuentro nacional por la profundización de la revolución. Hagamos nuestras propuestas. Iniciativas que, además de ser aglutinadoras de la inquietud que nos convoca, sirvan de motor para darle el rumbo al proceso por el cual se debe transitar para demoler los vicios y obstrucciones que le sirven de oxígeno a los restos de la cuarta república, que no mueren aún.

De manera tal que, debemos empezar por ver con atención los Estatutos y Bases Programáticas del PSUV; valorar las normas y principios, e implementar mecanismos que impidan sus violaciones. Proponer de manera inmediata la restitución del derecho violado en caso que lo hubiere y, la sanción para los infractores, un mayor control por parte de las bases, de los candidatos y personas que vayan a ejercer funciones públicas claves. Crear una comisión nacional contralora anti burocratismo. Establecido en los principios del PSUV que dice:

“El Partido Socialista Unido de Venezuela debe ser propulsor de la participación directa del pueblo

Y su instrumento para la construcción del socialismo. Esa participación debe ser democrática y

plena, de trabajadores y trabajadoras, campesinos y campesinas, jóvenes, intelectuales, profesionales

Artistas, amas de casa, pequeños productores, comerciantes del campo y de la ciudad, pueblos indígenas y afro-descendientes, en la conformación y funcionamiento de todos los órganos del poder. En la elaboración, discusión y resolución de programas y estrategias y en la promoción y elección de sus direcciones, en igualdad de condiciones, para lograr la dirección colectiva del proceso revolucionario.”

Este principio es violentado descaradamente por funcionarios tales como gobernadores, alcaldes y otros de menor rango que, cabalgando sobre sus posiciones administrativas y políticas usan los recursos y medios a su disposición para chantajear a la militancia. Impulsando cuadros propios de sus intereses particulares que, en la mayoría de los casos son ajenos a la propia organización de la que se valen. Recuerden las elecciones internas de delegados del PSUV, las candidaturas para la Asamblea Nacional y legislativas regionales, y otros procesos internos. Nadie puede negar la burla que se hizo contra la militancia. Incluso se promovieron elementos ajenos a la propia ideología del partido, pero que responden a intereses de los “funcionarios privilegiados”. El descaro fue mayúsculo cuando de manera automática se les designa jefes de los comandos y de las campañas, generando malestar y descontento en la organización de base. Así mismo:

“Para ello, es tarea fundamental del partido elevar la conciencia revolucionaria de la masa, organizarla y formarla para la lucha por la conquista del poder. Elevar su nivel de conciencia filosófica, política, ideológica, moral y organizativa para lograr la transformación de patrones de representatividad en patrones de democracia participativa y protagónica. Significa formar al pueblo para el ejercicio del poder en las funciones de planificación, elaboración de presupuestos, toma de decisiones, ejecución y control orientados por valores socialistas. Así mismo significa, en lo ideológico, asumir el socialismo bolivariano como nuestro mayor ideal de sociedad, de modelo político y de Estado. Bajo estas orientaciones, el partido debe ser un instrumento de lucha para la emancipación, una herramienta política unificadora y un órgano de control político, económico,”

Este principio tampoco es acatado, y por el contrario, la militancia es usada como maquina de buscar votos, las comisiones ideológicas, solo se reúnen para discutir sus cuotas de poder dentro del partido, es inexistente la inducción de la conciencia y el sentido de pertenencia, lo sustituye la cuota de dadivas de cargos, o créditos, o beneficios a costa del partido, impulsando una dependencia militante de los que poseen el poder político, administrativo y económico. En realidad la opinión de los desvalidos militantes, es despreciada y si alguno se quiere hacer oír por medio de la denuncia, es amenazado con la expulsión o el despido del cargo que tenga. Hay circunstancias en las cuales no se pide militancia, si no sumisión. El control y la ejecución de obras están bajo la egida del amiguismo. Son miles y miles de obras inconclusas o mal acabadas que no pueden ser usadas por la irresponsabilidad de quienes contrataron, los contratados, dando como resultado ingentes cantidades de dinero PERDIDO, sin ninguna utilidad para e colectivo, pero que contrariamente sirven de base para que la oposición acuse al proceso de corrupto. Como ejemplo solo les pongo un puente construido hace 3 años en los Cañizos – Palo Quemao, en el Estado Yaracuy, pero que no se puede usar por la inclinación exagerada que no permite el paso de los camiones de carga pesada, pero que ya fue pagado en su totalidad, otro es el de los ríos corriendo por las guarda rayas de los parcelamiento, y las dragas y maquinas de canalización, ganado plata sacando arena de otros ríos como forma de hacer negocio que lucran a intereses ajenos al deber ser. Solo un ejemplo de miles.

Es así que debemos activar para que nazca la corriente que sirva de equilibrio y control dentro del proceso para profundizar la revolución hacia el deber ser.

Continuará

Javier Monagas Maita
Javiermonagasmaita@yahoo.es
javierdelvallemonagas@gmail.com



Tu opinión es importante. Escribe un comentario