Una preocupacion andragogica estudiantil (Misión Sucre)

Por • 30 ago, 2010 • Sección: Tribuna Abierta

Pretender separar el discurso de la acción revolucionaria, es algo así, como pretender hacer creer que el agua está constituida o compuesta de solamente oxigeno, y eso, hasta el hijo mío que no ha sido concebido, sabe que eso es extremadamente imposible. Bueno; Algo así está sucediendo en algunas instituciones, tanto públicas como privadas, pero en el caso de las públicas se reflejan más el impacto de la acción, porque se supone que, las instituciones públicas deberían tener una mejor y mayor disposición en cuanto al respeto de las normas legales vigentes, y mucho más si estas normas están establecidas en la carta fundamental del estado, es decir, La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

En las misiones educativas existimos un grupo bien importante de personas de edades avanzadas que, atendiendo el llamado hecho por nuestro comandante presidente HUGO RAFAEL CHAVEZ FRIAS, decidimos retomar los estudios, para cumplir con el rol o los roles, que este proceso nos asigne, claro, nuestro comandante en jefe, también nos mostro la posibilidad de que, los estudiantes graduandos de las misiones educativas a nivel superior, una vez culminada nuestra carreras, seriamos adsorbidos por los entes del estados o sus organizaciones o instituciones autónomas de manera tal que, los estudiantes graduado de las misiones ocuparan los cargos que están vacantes en dichas instituciones u organizaciones; es decir, tenemos personas de edades avanzadas como arroz partido en la MISON SUCRE, que tienen o tenemos un sueño o que perseguimos un objetivo especifico.

Ahora bien; en ese mismo orden de ideas también existen y esta circundando un discurso, que si bien es cierto, es muy necesario para resaltar los valores y la importancia de la juventud para nuestro proceso político de cambios profundos, y el excelentísimo y extraordinario papel que representa y han jugado nuestras mujeres en nuestras luchas emancipadoras, no es menos cierto que, si ese discurso es muy importante, es menester que alertemos, sobre la peligrosidad de la mala lectura que se le otorgue a ese discurso.

Es una realidad que necesitamos enormemente contar con la presencia de los jóvenes y de las mujeres en nuestras luchas reivindicativas y sociales para poder conquistar las metas, pero una cosa es esa y una muy distinta, es pretender execrar, excluir, eliminar e invisibilizar a las personas de edades avanzadas, y mucho menos si esa personas se encuentran en un proceso o periodo de capacitación para la defensa de nuestro proceso en las trincheras del conocimiento, que nuestro proceso revolucionario a creado, para desarrollar su política SOCIALISTA; porque si no, estaríamos en presencia de un enorme, soberano y descomunal fraude político, es decir, estaríamos en presencia de un cuartorrepublicanisimo discurso, y eso, nos pudiera llevar por un despeñadero.

Yo; JESUS CHUA ESPINOZA, como miembro (ESTUDIANTE) activo y efectivo de una de esta misiones educativa en su nivel superior, específicamente de La MISIÓN SUCRE, con el más profundo de los respeto, les exijo, a las personas que manejan los discursos en las instituciones, para que vayan dosificando la verborrea emocionales en las palabras, porque nos llenan de muchas preocupaciones a los que venimos desde hace cuatro (4) años haciendo enormes sacrificios en las ALDEAS universitarias, para que luego vengan y nos digan, que nuestros esfuerzos han sido en vano. Es posible que los de avanzadas edades en las misiones educativas, no seamos muchos para poder llevar a cabo o activar una acción emotiva al momento de sentirnos burlado y humillados, pero podemos jurar que los jóvenes que son nuestros hijos y muchas mujeres de edades avanzadas haremos que se nos dé el puesto que nos merecemos por nuestros sacrificios y que se respeten nuestras canas, no se juega con los sentimientos.

OJO con los discursos excluyentes.

CHAVEZ es el camino

CHAVEZ es la razón

Sin CHAVEZ no habrá ¡Patria! ni Revolución

Jesús Chua espinoza



Tu opinión es importante. Escribe un comentario