El daño político del ataque israelí a la flotilla de ayuda

Por • 31 May, 2010 • Sección: Nota del día, Noticias Internacionales

El ataque israelí contra la flotilla que transportaba ayuda a Gaza ha sido condenado en todo el mundo.

El incidente en aguas internacionales no sólo dejó al menos diez muertos, sino también una serie de imprevisibles consecuencias políticas y diplomáticas negativas para Israel, según los analistas.

El presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) condenó el operativo militar, al que calificó de “masacre”. En Washington, el portavoz de la Casa Blanca dijo que Estados Unidos lamentaba la pérdida de vidas.

Por su parte, el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, se declaró profundamente afectado por el hecho. La Unión Europea está exigiendo una investigación exhaustiva, mientras que la Liga Árabe planifica una reunión de emergencia.

Embajadores israelíes han sido convocados a las cancillerías de diversos países para dar una explicación de lo ocurrido.

Y esto parece ser sólo el comienzo, afirma el analista internacional de la BBC, Jonathan Marcus. Según él, el operativo militar entrañaba un riesgo ineludible para Israel en términos de reputación y repercusiones diplomáticas, además de alejar aún más las postergadas negociaciones de paz en Medio Oriente.

Marcus añade que tomar por asalto una nave en alta mar no es tarea fácil, incluso si las unidades que llevan a cabo la misión están bien entrenadas. Para él, los muertos amenazan con convertir lo que iba a ser un potencial desastre de relaciones públicas en una calamidad política.

El factor Turquía

Turquía, que era un tradicional aliado de de Israel en el mundo musulmán, ha condenado enérgicamente el hecho.

Ha llamado a su embajador en Tel Aviv, mientras se registraban multitudinarias manifestaciones en Estambul.

Una institución de beneficencia de Turquía jugó un papel central en la organización de la flotilla y muchos activistas a bordo eran también de nacionalidad turca.

La cuestión palestina pesa de manera importante en la opinión pública del país musulmán, donde -según Marcus- la marea ya se estaba volviendo altamente crítica hacia Israel: este episodio sólo puede empeorar las cosas.

Es que la política turca está cambiando. Sectores como los militares, que siempre respaldaron un vínculo estrecho con Israel, tienen ahora menos peso político.

Marcus dice que las relaciones turco-israelíes han ido cuesta abajo, que no hay muchos grupos presionando en la sociedad del país musulmán para imprimirles un cambio de dirección y que el ataque a la flotilla parecer alejar todavía más esta posibilidad.

Gaza en el horizonte

El ataque en alta mar vuelve a colocar a la Franja de Gaza en el escenario político de Medio Oriente, junto a los esfuerzos de Israel y Egipto para controlar el acceso al territorio.

Estos países, junto a Estados Unidos, están de acuerdo en tratar de aislar al gobierno del grupo radical Hamas.

Pero, como afirman las organismos internacionales de ayuda, este aislamiento tiene un precio que paga la población de Gaza y el ataque israelí a la flotilla no hace más que poner sus tribulaciones en primer plano.

Redacción
BBC Mundo



Tu opinión es importante. Escribe un comentario