Agresión israelí podría abortar diálogo indirecto con palestinos

Por • 31 May, 2010 • Sección: Nota del día, Noticias Internacionales

El secretario general de la Liga Árabe, Amr Moussa, afirmó hoy aquí que las conversaciones de proximidad entre Israel y los palestinos “no van a ninguna parte”, tras el ataque sionista a una flotilla humanitaria.

“Toda conversación o negociación necesita de un clima (propicio), creo que ahora hay una atmósfera muy negativa, y el mensaje es claro: Israel no desea la paz con los árabes”, expresó Moussa sobre el ataque en que murieron 19 pacifistas y más de 40 fueron heridos.

En otras declaraciones a periodistas, paralelo a las sesiones del Foro de Doha abierto hoy, el titular del ente panárabe fue claro en que hay que “reconsiderar la política a seguir a la luz de estos nuevos desafíos” impuestos por Tel Aviv.

Apuntó que los árabes aprecian los esfuerzos del gobierno de Estados Unidos -que lamentó, pero no condenó el ataque-, pero el ejecutivo judío se ha puesto por encima del derecho internacional.

Prosiguió que actos como el de hoy “no ayudan a la política de Obama (cuyo gobierno es mediador en el diálogo indirecto), más bien, “castran el proceso de paz”, acotó.

Moussa insistió en calificar de “criminal” la fuerza letal contra civiles desarmados que iban en seis barcos cargados de alimentos, medicinas y material de construcción para una población agobiada por un bloqueo implacable de los propios israelíes.

El incidente de esta madrugada generó condenas oficiales y populares en Egipto, Yemen, los Emiratos Árabes Unidos, Libia, Siria, el Líbano, el Consejo de Cooperación del Golfo Arábigo-Pérsico, Sudán y Jordania, entre otros.

El ministro de Estado para los Asuntos de Prensa y Comunicaciones de Jordania, Nabil Sharif, y el canciller, Nasser Judeh, condenaron en duros terminos el “flagrante ataque”, y lo describieron como un “crimen abominable, injustificable y de beligerancia no provocada”.

Según el reino hashemita, 34 de cuyos ciudadanos viajaban a bordo de los barcos cargados con unas 15 mil toneladas de ayuda, mantiene contactos en la ONU para presionar a Israel y que responda por sus actos.

Por otro lado, en Egipto cientos de personas se congregaron en la sede del Sindicato de Periodistas y en los alrededores de la cancillería, así como de la embajada israelí en El Cairo para exigir el fin del bloqueo y reclamar castigo por la matanza.

Mientras el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y su ministro de Defensa, Ehud Barak, justificaron y apoyaron plenamente la acción de los militares judíos, el presidente de Irán, Mahmoud Ahmadinejad, pronosticó que el régimen sionista “se acerca a su fin”.

Según Ahmadinejad, la agresión es “un símbolo de la debilidad de Israel”, que -opinó- se “autodestruirá”, al tiempo que la cancillería persa calificó lo ocurrido de “acto de terrorismo marítimo”, y “reminiscencia de las antiguas acciones de los piratas”.

lgo/Ucl
Prensa Latina



Tu opinión es importante. Escribe un comentario